Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

El cóctel molotov que provocó el cierre de dos empresas navieras históricas

Cacciola, que traslada pasajeros a Martín García y Uruguay, deja de prestar servicios este domingo; y Catamaranes del Sol, que hace turismo por el Delta, despidió a todo su personal y nadie sabe qué pasará con su futuro.

Pablo Maradei

Publicado

|

Las aguas bajan turbias en el Delta de Buenos Aires, y no precisamente por la mugre debido a la consabida falta de cuidado medioambiental: la histórica empresa Cacciola, que hacía viajes a Martín García y Uruguay, dejó de operar este domingo. Cerró luego de más de 50 años de servicio: desde octubre empezó un proceso de desgüace y despidos sin retorno. Así se lo informó este viernes la empresa a la Dirección Provincial de Islas.

Pero hay más: vecinos a Cacciola en el muelle del río Tigre, la empresa Catamaranes del Sol SA, que hace 40 años realiza paseos por el Delta argentino, cerró la semana pasada y despidieron a los más de 30 trabajadores que quedaban y todas son dudas respecto a su futuro. Este lunes, se presentarán a trabajar en las oficinas acompañados de un escribano que avale que se presentaron ya que nadie les informa que les depara el futuro.

Lo cierto es que dos empresas históricas cierran en un combo letal que mezcla política, contexto económico adverso (en los últimos seis meses cayeron las ventas de pasajes en el Delta un 30%) y entramado empresario que, llamativamente, finiquitan estas empresas en los mismos días.

Veamos: de ex trabajadores y fuentes municipales consultadas para esta nota, Catamaranes del Sol se liquida, y por lo que reconstruyó Mundo Gremial se reconvertirá en una SRL o bien en una cooperativa. Pero con un agravante: la empresa intentará desconocer antigüedad, derechos y esquivará el Convenio Colectivo de Trabajo ya que su idea es que los trabajadores facturen.Tampoco pagará indemnizaciones. La puja de siempre: preservar fuentes de trabajo o todos en la calle. En otros términos: precarización o trabajo.

El clima de época que pregona el Gobierno con sus políticas y la reforma laboral siempre respirando en la nuca del sector trabajador abonan el laissez faire que corre para los empresarios.

Desde el SOMU -sindicato de obreros marítimos- indicaron a Mundo Gremial: “Todo esto nos preocupa, y no vamos a permitir esta precarización del trabajo”. Prometen acompañar a los trabajadores este lunes cuando se presenten a trabajar.

El otro gremio involucrado en el conflicto es el Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo. Mundo Gremial intentó sin éxito contactarse con el titular del gremio Julio Insfrán para conocer su análisis de la situación.

Del futuro se sabe poco, pero lo que sí se conoce es la historia de esta empresa llamada Catamaranes del Sol. Hace dos años se armó una sociedad entre el dueño originario de la compañía, que se llamaba Catamaranes Interisleña y cuyo dueño era Pedro Rodríguez, y el empresario naviero, Hugo Sturla (se terminó alejando a los pocos meses). Cerraba el trío de inversores Hugo Schwartz, ya de por sí una mala noticia para los trabajadores ya que éste el que continuará explotando el negocio de los paseos por el Delta.

¿Por qué los trabajadores consultados no tienen buenas expectativas?

Porque el multimillonario Schwartz tiene prontuario penal más que antecedentes empresarios: fue procesado y embargado por 35 millones de pesos en 2011 por la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, junto a varios funcionarios de los municipios de Tigre y San Fernando. Fue por violentar el ecosistema del Delta al dragar y hacer excavaciones en el megaemprendimiento inmobiliario isleño Colony Park sin hacer los estudios previo de impacto ambiental lo que destruyó buena parte de esa sección de ríos. Más cerca en el tiempo desoyó el pedido del Municipio de San Fernando de desalojar, por tener la concesión vencida, la Marina del Norte para dejar parte de ese predio como espacio público. Terminaron en juicio y ganó el Municipio.

Y una más: Arroyo Salgado investiga la desaparición del financista Damián Stefanini que tenía vínculos con Schwartz (aparentemente tenían inversiones conjuntas en el mundo de la náutica) y uno de los últimos llamados fueron entre ellos.

Cacciola, política y crisis económica: cóctel radioactivo

Empleados y funcionarios de Tigre consultados por Mundo Gremial comentaron que Cacciola empezó a irse a pique hace un año y medio cuando su dueña desde 2012, ERSA Urbano -que es propiedad de Juan Carlos Romero -de ascendencia con los Romero Feris-, y a quien la Justicia, en febrero de este año, le prohibió salir del país y le aplicó una inhibición general de bienes- designa como gerenta general a Sabrina Wagner. Ahí empieza el desgüace: de las cuatro embarcaciones disponibles empieza a utilizar dos: en mayo de 2017 al catamarán Deltacat no le renuevan el certificado de navegación y no se le hace el mantenimiento en el astillero. Al tiempo, a la nave Corrientes la sacan de circulación porque aducen que no hay fondos para repararla.

Luego vendrían los despidos: en octubre una primera tanda de 10 trabajadores.Luego, el 22 de diciembre despiden a tres mas y finalmente en estos últimos días de junio recibieron sus telegramas las 30 personas que aún mantenían su fuente laboral.Solo recibieron su indemnización completa los despedidos en octubre. Al resto se les ofreció pagarles el 50% de lo que les corresponde y mensualmente.

Según reconstruyó Mundo Gremial de fuentes políticas municipales, “el tema empezó a decaer mal hace un año y medio: nosotros lo vemos como una jugada política porque esta gente está con Kirchner y Macri le sacó el reparto del Correa a ERSA por lo que tuvo que despedir a 1000 empleados”. Pero ERSA Urbano es mucho más que Cacciola y el correo: es dueña de más del 80% del servicio de colectivos en Córdoba y, además, tiene la recolección de basura en esa provincia y en Corrientes Corrientes. También tiene líneas de colectivos acá en Capital.

A propósito de peleas políticas: Cacciola dejó de recibir el subsidio de orden nacional para funcionar lo que la fue llevando a la quiebra. De hecho en el documento enviado al Director de Islas arguyen “los avatares de la economía nacional” sumado a los juicios laborales y costos de mantenimiento”.

Desde el SOMU confirmaron que este lunes estarán presentes en la audiencia que tendrá lugar en el Ministerio de Trabajo.

Un dato: el servicio de transporte a la Isla Martín García lo suple, con mucha menos frecuencia, Interisleña por lo que no quedó, valga la paradoja, aislada. Y una duda: ¿el cierre de Cacciola abrirá la puerta a que este negocio lo explote una empresa uruguaya en detrimento del trabajo argentino?

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Carlos Acuña: “La CGT nunca fue escuchada”

Así resumió el estacionero y binomio de la CGT estos años de convivencia con Cambiemos. Del salto de Sergio Massa al kirchnerismo dijo que “es necesario buscar la unidad para ganar, pero fundamentalmente para gobernar”.

Pablo Maradei

Publicado

|

Con la agenda política concluida luego del cónclave tucumano realizado el miércoles y del que Alberto Fernández hizo partícipe a la CGT, gobernadores y empresarios, Carlos Acuña partió a Salta a una misión más espiritual: participar de la procesión de la virgen del Milagro, ritual que cumple desde hace 20 años. En un stop del periplo rutero que realiza en auto habló con Mundo Gremial. En clave espiritual comentó: “En la vida somos seres humanos y estamos de paso. A mi se me alegra el alma cuando le puedo dar una mano a alguien”. La reflexión anticipó la daga (política) al corazón de Mauricio Macri: “Está muy bien lo que le tocó al Gobierno que viven pensando solamente en el negocio que pueden hacer sin escuchar a la gente. Muchos que se han quedado sin trabajo y hoy tienen que ir a un comedor. Toda esa gente quiere volver a trabajar que recobró esperanzas luego del resultado de las elecciones”.

¿Qué se llevaron de la reunión con Alberto Fernández?
—Con la presencia de todos los sectores se habló de un compromiso para sacar al país adelante. Yo considero que el sector que no aportó hasta ahora fue el empresario. Hay que tirar todos para el mismo lado, tenemos que ordenar la casa recuperando el poder adquisitivo y con eso el consumo interno. Hay que entrar en la dinámica productiva para que el país empiece a funcionar; después veremos qué podemos hacer para exportar o abrirnos al mundo. No hay que permitir que el mundo entre a casa y nos invadan de productos. Resumo: cuando te aplauden los de afuera es que te están jodiendo y a este gobierno lo elogiaron mucho los de afuera.

En esa premisa de compromiso de los sectores, ¿qué debe ceder el sector sindical?
—Será motivo de debate en el Consejo Directivo de la CGT; ver cómo y con qué nos posicionamos en esa discusión.

Lo corro de la institucionalidad, a nivel personal ¿qué podría ser sometido a discusión dentro del movimiento obrero? ¿Los convenios colectivos?
—Veamos lo de los convenios colectivos de trabajo, de los que tanto habló este gobierno de querer modificar. Por ejemplo, el sector metalmecánico como el textil hoy están rogando que no les cierren las fábricas por lo que tienen una problemática distinta a otros sectores a los que por ahí no les va mal. Con esto quiero decir que cada sector debe discutir lo que pasa en el suyo por lo que no tiene que ser una cosa generalizada porque no va a funcionar.

Vuelvo a la política: ¿cómo le cayó que Sergio Massa, el líder de su espacio, el Frente Renovador, se haya pasado a las filas de Cristina Kirchner?
—Es necesario buscar la unidad para ganar, pero fundamentalmente para gobernar. Me parece que está bien: lo que hay que pensar es en el país; acá no hay que discriminar a nadie. Las cosas que han sucedido sirven para ir hacia adelante. Si vamos a recordar las discusiones del pasado, no avanzamos y ahora hay que pensar en grande. Después de esta política que tuvo este gobierno todos aprendimos. Y te cito a Perón: de vez en cuando es bueno que gobiernan los radicales, y yo agrego que en este caso fueron los radicales con los empresarios de este gobierno, como para que muestren su incapacidad e insensibilidad para gobernar.

¿Se esperaba ese resultado en las PASO?
—Los resultados son los resultados y están a la vista y la única verdad es la realidad, después está la tecnología que la gente la ve, la escucha y todo lo que los comunicadores de redes del gobierno quieran, pero la verdad y la realidad es lo que nos dejó las elecciones. Quedó demostrado que el que viene de la política tiene respuestas. Este gobierno negó la realidad.

Lo llevo al terreno sindical. La conducción tripartita de la CGT nació en agosto de 2016 cuando Macri llevaba nueve meses de gobierno; casi convivieron todo este tiempo: ¿cómo describe ese vínculo con el Cambiemos?
—La CGT nunca fue escuchada, solo escucharon a una minoría que le fue muy bien dejando a la sociedad empobrecida. No solo desde lo material sino empobrecida en la enseñanza pública y en la salud, que quedamos muy mal ya que no existe el sistema de salud para aquellos que van a los hospitales públicos. En cuanto a lo laboral está empobrecido también, con Pymes y pequeños comercios que cierran todos los días. Y hay un pequeño sector que ganó todo que es el financiero, que tiene que existir, pero no a costa de los trabajadores.

Siguiendo su pensamiento crítico, ¿está conforme con el accionar de la CGT a lo largo de estos años de convivencia? ¿Hubiera deseado una CGT más en la callejera?
—Tampoco hay que ir al caos, ni llevar a la gente al caos: la democracia se consiguió y costó mucho. A la vez tenemos un sector que está trabajando y que no puede ir todos los días al paro porque le descuentan el día, el presentismo; y es por eso que cuando se hace una medida se busca la solidaridad de aquellos que trabajan para con los que no.

¿Cómo se imagina la próxima CGT, con conducción colegiada o unitaria?
Lo que más me gustaría es tener una CGT que tenga un gobierno que la escuche y que lleven adelante políticas que encuadren un equilibrio entre Capital y trabajo, todo lo demás es secundario.

Otra vez la situación del país nos encuentra discutiendo un bono; que ya se expresaron los empresarios que será difícil de pagar…
—Como te decía antes, los que no han puesto nada son los empresarios. Al primer año de asumir este Gobierno firmamos un acuerdo y después salieron a decir que no era un compromiso asumido sino algo voluntario.

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Dante Camaño: “Al kirchnerismo no lo voy a votar nunca”

El gastronómico apoya a Macri “como opción a los K”. Piensa, aunque “duela” que la única salida es dolarizar la economía. Considera que muchos gremios desaparecerán “por truchos” y solo quedarán los fuertes.

Pablo Maradei

Publicado

|

Dante Camaño es uno de los pocos dirigentes sindicales que se ha expresado, desde que Mauricio Macri llegó al poder, en favor de que avance en otro periodo de gobierno, posición que sigue sosteniendo “como una opción a los K”. Tajante en sus declaraciones no teme que lo crucen desde otros sectores sindicales. Para el gastronómico actualmente “no” hay peronismo.

–¿Sigue siendo un sindicalista PRO?
–Primero aclaro que yo no soy parte de Cambiemos ni integro el PRO; simplemente digo que Macri es una opción ante los K. Tenemos un país pobre, sin peronismo. El aparato estatal es tan pesado que pagamos el doble de la carga tributaria que se paga en Chile por turismo y gastronomía. Así vamos a seguir cerrando negocios, empresas y emprendimientos lo que implica cada vez menos puestos de trabajo.

–Se lo planteo de otra manera: ¿sigue apoyando la reelección de Macri?
–Sí. Yo no me anotó al carro de ningún vencedor. No le debo nada a ningún Gobierno, quiero que hagan algo para el país. Al kirchnerismo no lo voy a votar nunca. Hay algo que se llama ética y honestidad, ya sea con uno mismo y con lo que propugna. No soy un resultadista: es de cobarde y haragán. A nuestro gremio ningún gobierno nos benefició; desde Menem para acá, todos los gobiernos que pasaron nos vienen debiendo plata de las obras sociales. Es más, ni cuando Graciela Camaño (su hermana) fue ministra de Trabajo recibimos un trato preferencial; todo lo que hicimos con el aporte de los afiliados.

–Mencionó que no hay más peronismo. ¿Alberto Fernández tampoco representa al peronismo?
–Para que quede claro: de ninguna manera voy a apoyar a la fórmula K. El verdadero peronismo es el pregona que lo que se produce es lo que consume: en este país son muchos los que consumen y mucho menos los que producen y es por eso que tenemos los problemas que tenemos. Estoy en contra de las políticas que llevaron adelante los Kirchner y a favor de la libertad de comercio y de un sistema económico equitativo. Estoy totalmente en contra que más del 50% del valor de los bienes sea carga tributaria.

–En lógica de grieta: ¿votará a Macri?
–Acá no se trata de un gobierno o de una persona. Lo que esperamos que hiciera el Gobierno no lo hizo: yo no vi los cambios que prometieron y seguimos siendo los mismos que trabajamos siempre. Sigue habiendo mayor cantidad de empleados públicos: el problema es profundísimo, con un montón de cuentapropismo. También te digo que el Gobierno no ha sabido explicar. No se puede tener una economía sin moneda; el argentino se desespera por el dólar; hasta el más pobre piensa en dólares par a comprar una casita.

–¿Habría que dolarizar nuestra economía?
–Duele mucho, pero no le veo otra salida: no hay forma de evitar eso. La gente especuló con las tasas para invertir en pesos y luego se la llevó afuera en dólares. En dólares estamos más caros nosotros que Estados Unidos, ellos tienen precios relativos normales. Te cuento, nosotros hicimos un relevamiento a ver a qué precio le habían bajado la docena de huevos, un insumo esencial en nuestro rubro, y vimos una dispersión de entre 35 y 90 pesos la docena según el proveedor. Esto es una locura.

–¿Cómo imagina un escenario con Cristina Kirchner nuevamente en el gobierno?
–¿De donde va a sacar la plata para repetir lo que hizo?: ya no tiene más la soja a 600 dólares, entre otras cuestiones. Lo que se viene es un despelote peor: acá hay que buscar soluciones de cuajo; pero son medidas impopulares. En estos momentos tenemos más jubilados que aportantes; porque los aportantes no son tal cantidad porque, por ejemplo, muchas empresas no pagan las cargas sociales. Es indignante que estemos así con tatnos recursos que sobran… es la administración de hace muchísimos años. ES maravillosa la capacidad de autodestrucción que tienen los argentinos.

–Le cambio el ángulo, ¿cómo ve el futuro CGT teniendo en cuenta el cambio de conducción el año próximo?
–El movimiento obrero argentino tiene 130 años y en ese periodo tuvimos siempre peleas intestinas y siempre sobrevivió porque el sindicalismo argentino no existe en otra parte del mundo. La propia existencia de las redes va a ser que se reorganice; a futuro algunos sindicatos se eliminarán porque son truchos y quedarán los más fuertes y organizados. Necesitamos optimizar los fondos de recaudación porque no alcanzan; hacer gremialismo para que cada vez más gente se sindicalice. Los afiliados de ahora piden cosas que no pedían hace 50 años.

–Justamente por eso de que ´el sindicalismo argentino no existe en otras partes del mundo´es por lo que según dice este Gobierno no llegan inversiones
–No es así. Los sindicalistas acá son prudentes y tenemos buena relación con la patronal, lo que no vienen son inversiones; estamos lejos del mundo pensando, por ejemplo, en turismo. Los sindicalistas no somos populares, fíjate que cuando vamos a elecciones en alguna boleta nadie nos vota.

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Futuro del Trabajo: aprendiendo de Chile

En el medio de la crisis laboral local, Christoph Ernst, experto en empleo de la OIT, y legisladores chilenos expusieron en la comisión del Senado que trata el impacto de las nuevas tecnologías.

Pablo Maradei

Publicado

|

“Robots, inteligencia artificial, objetos conectados a internet, bioeconomía, Big Data y plataformas digitales”: de todos estos conceptos ya se habla a nivel gubernamental en nuestro país, aunque suene a una entelequia en estos tiempos de crisis política y económica, y que a lo largo del gobierno de Cambiemos, se perdieron más de 200.000 puestos de trabajo. En el medio del tembladeral, se reunió la comisión plenaria del Senado que aborda el “Futuro del Trabajo”. Además de legisladores, participó la regional argentina de la OIT en calidad de miembro permanente de este espacio de diálogo social cuya misión es la de acompañar, proponer posibles soluciones y moderar los debates con todos los sectores. Participó el doctor en economía y especialista en empleo y desarrollo productivo, Christoph Ernst. En un apartado del encuentro compartió con Mundo Gremial una entrevista.

En esta coyuntura que atraviesa la Argentina, ¿cómo encaramos una discusión como la del Futuro del Trabajo?
El futuro es ahora, en Argentina ya es un hecho hablar de plataformas digitales, robótica e inteligencia artificial. El futuro del trabajo se encuentra presente y no depende de la situación coyuntural, por eso es importante prevenir. En la última comisión que estuve presente, el Senado argentino ha invitado legisladores chilenos a exponer cómo trabajan en estos puntos allá. En la OIT miramos el escenario de manera global y estamos dialogando con todos los sectores sobre ideas y políticas que permitan crear un futuro más inclusivo.

¿Estamos preparados como país a sortear este impacto?
Lo que debemos hacer es preparar a nuestros trabajadores a partir de la educación. Según muestra un estudio de la OIT, el impacto de la inteligencia artificial aumenta la productividad del trabajo y complementa el empleo que ya tiene la persona. A su vez, crea nuevos tipos de trabajo. Aún no está claro cómo serán los resultados porque eso depende más de nosotros: lo que hacemos con políticas activas, proactivas y no solamente reactivas para incluir estas nuevas tecnologías.

¿El Futuro del Trabajo generará más desempleo o no?
Hay muchas cuestiones que no podemos prevenir porque el mundo es dinámico, no creo de manera dogmática en las cifras que tratan de predecir cuántos empleos se pueden perder o ganar. Tomemos el caso de la computación: fue instintivo pensar que muchos iban a perder el empleo; pero el empleo cambió. Vino internet y ahora las redes sociales. En definitiva, cinco años atrás nadie se imaginaba cosas que están pasando ahora como en estos momentos no podemos imaginar qué será lo próximo.

Reunión de la comisión plenaria del Senado sobre “Futuro del Trabajo”, con presencia del senador chileno Francisco Chahuan, la vicepresidenta Gabriela Michetti, senador Federico Pinedo y Guido Gerardi, vicepresidente del senado de Chile.

Mencionó Chile previamente. Un país con tantos recursos como el nuestro versus Chile que cuenta con mucho menos recursos tiene índices de crecimiento sostenidos y generación de empleo genuino desde hace años. ¿Cómo explicar esas diferencias?
El éxito chileno resulta por la continuidad de las políticas; no es tan disruptivo el proceso político y económico en ese país. La última crisis fuerte que tuvo Chile fue a mediados de los años 80. Luego, con la recuperación democrática, hubo una continuidad de crecimiento. Es un ambiente económico favorable para los negocios porque se puede planificar. Esta estabilidad hace falta en Argentina; esta es la razón principal. Argentina tiene potencial porque hay recursos naturales, humanos, trabajadores calificados; pero se necesita estabilidad y continuidad de políticas de Estado.

¿Cómo es la situación de desempleo a nivel mundial? ¿Vemos una situación similar a la de nuestro país?
La discusión del desempleo a nivel mundial no pasa por la cantidad desempleados porque pueden estar sin empleo un tiempo y contar con protecciones ante esa condición o hay apoyo familiar. Lo que sí observamos a nivel mundial es que muchas personas tienen empleos precarios, informales o bajo condiciones de vulnerabilidad. También los trabajadores pobres, que muchos de ellos viven con menos de un dólar o dos dólares. Estos valores a nivel mundial son mucho más importantes. Muchos países de África tienen un desempleo del 2% porque la gente tiene que trabajar para sobrevivir; no pueden quedarse desempleados.

Cuál es su posición o de la OIT respecto al trabajo migrante: ¿fronteras abiertas o cerradas?
Voy a dar mi posición personal. La Organización Mundial del Comercio promueve la libre circulación de los bienes y servicios pero, contradictoriamente, esa premisa no aplica a los trabajadores. Entiendo a los jóvenes que no ven un futuro en su país y migran desesperados, por ejemplo, para Europa arriesgando incluso sus vidas. No obstante, cuánto puede absorber un país y bajo qué reglas: debe ser claro. Pongamos el ejemplo de Estados Unidos. Es un país con alta inmigración que históricamente ha aprovechado mucho del dinamismo de los migrantes. Lo mismo ocurrió en ciertas épocas en la Argentina. Es un problema complejo en el que también juega un tema cultural. Muchas veces se ignoran los aspectos positivos de la inmigración; aunque debe hacerse bajo controles. Sí es cierto que a los trabajadores migrantes les cuesta encontrar trabajo estable y no vulnerable.

Seguir Leyendo
Aviso

LAS MÁS LEIDAS

Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno