Contactate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

La CGT como columna vertebral del peronismo

Por Nicolás Alberio, columnista de Mundo Gremial.

Mundo Gremial

Publicado

|

Desde aquel histórico 17 de octubre de 1945, el movimiento obrero organizado fue la columna vertebral del peronismo. Tras 70 años y, con mucha agua que pasó debajo del puente, la intervención del PJ Nacional por la Justicia y la designación del sindicalista Luis Barrionuevo como nuevo titular abre el interrogante sobre si este axioma sigue vigente.

Como no es novedad, el peronismo es un proceso político complejo de analizar. Sus inicios estuvieron atravesados por  las características inusuales en las que se ha constituido la Argentina.

En esta malgama, se combinó el sindicalismo anterior a 1943 (anarquistas, socialistas y sindicalistas revolucionarios), impulsado por la inmigración europea masiva, las nuevas migraciones internas del siglo XX, la sustitución de importaciones desarrollada a partir de 1930, el auge de las empresas estatales que venían desde el 20, y el “nacionalismo obrero” que venía evolucionando desde la década de 1910.

En este contexto nace el peronismo en la década del 40, y con ello, la transformación del  Partido Peronista en Partido Justicialista. El marco de situación en ocasiones no es tenido en cuenta, pero para comprender su evolución a lo largo de los años resulta imprescindible observar que a mediados del siglo XX los obreros se percibían como tal. Eran metalúrgicos, ferroviarios o la actividad que realizaban.

Desde hace 30 años a esta parte, esta situación mutó. El ciudadano de a pie `va a trabajar´ a tal lugar. Ya no ve el mundo desde el espacio laboral. Se definen como cordobeses o correntinos, como hinchas de Boca o River, católicos o ateos, pero no como obreros en primera instancia. Ante la pregunta sobre `vos qué sos´, trabajo en tal lugar responden.

De este modo, las identidades sociales cambiaron, a ello se suma la inmensa cantidad de gente que directamente no trabaja formalmente. El mundo de las changas crece y crece, la informalidad se ha convertido en un tercio de la sociedad y de ahí no se mueve.

En este escenario, a pocos puede sorprender que muchos  de los obreros calificados votaran a Macri en las últimas elecciones. Es que el peronismo se ha convertido en el partido de los pobres y ya no es quien representa a los trabajadores.

Cristina Kirchner desde su presidencia profundizó esta situación al no resolver el pago de Ganancias que debe afrontar un camionero, por ejemplo, y convirtió al peronismo como el portavoz de quienes reciben planes sociales y las clases medias juveniles urbanas, que es donde tiene más arraigado su electorado.

A lo largo de la historia el peronismo supo olfatear el aroma de época, pero desde hace años se encuentra atravesando un inocultable cuadro de anosmia, es decir, la incapacidad de oler las necesidades de la gente.

Entonces, ¿el peronismo está muerto? ¿Llegó a su fin? Los hechos mostrarán la verdad, pero se podría apostar sin miedo a perder que la respuesta es un no rotundo.

Lo que sí necesita para volver a constituirse como alternativa de poder, es encontrar un nuevo discurso y para ello le resulta imprescindible un nuevo líder, sea mujer u hombre. Alguien que marque el rumbo y que le diga a las bases por dónde marcha la cosa.

Mientras tanto, Luis Barrionuevo cambió la cerradura de la sede de la calle Matheu y Gioja y Scioli junto La Cámpora  resisten la intervención de la Justicia.

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Seguir leyendo
Anuncio

ANÁLISIS Y OPINIÓN

¿La paritaria nacional docente no existe?

Por Pascual Daniel Persichella, columnista de Mundo Gremial.

Mundo Gremial

Publicado

|

Es claro que la inexistencia de esta Paritaria ha sido la consigna política del Gobierno Nacional, para dividir la lucha docente, bajarla a las Provincias, sacar el problema de los medios que creen o hacen creer, que la realidad total es la que se ve, escribe o dice alrededor del Obelisco. Ello, después que en 2016 este Gobierno asumió su existencia y Bulrrich y Triaca acordaron por tal vía con los docentes sindicalmente organizados (Expte. 1243441/07-MTEySS; acuerdo del 25-02-16, ante la Cartera Laboral Nacional).

Si fuera sincero el alegato de querer resolver el conflicto docente, simplemente el Ministro Triaca hubiera convocado a Conciliación Obligatoria Nacional, por que hay un conflicto colectivo de trabajo Nacional o al menos pluri provincial; pero ello se daría de patadas con la estratagema oficial; y el primero que se tendría que sentar a conciliar sería el Ministro de Educación de la Nación, desbaratando la política de mano dura, división y provincialización, diseñada en Casa Rosada. Además: la paritaria nacional docente existiría entonces.

Desde lo jurídico el tema es claro y la mentira evidente, pero ello importa poco, sobre todo cuando se invisibiliza esta cuestión y se sostiene el discurso oficial, concentrando la agenda mediática, en la ropa, cabello y barba de un dirigente sindical ejemplar.

La Constitución Nacional garantiza a los gremios concertar convenios colectivos de trabajo (art. 14 bis). La primera ley sobre negociaciones colectivas docentes (23929), allá por 1991 ya preveía dos niveles de paritarias, el Federal y el Sectorial. El Federal comprendía a las provincias y al gobierno nacional como patronales; y el Sectorial podía comprender a alguno de los subsistemas, nacional, universitario, provincial o municipal. El nivel Federal debía negociar un marco general de carácter laboral aplicable a todas las jurisdicciones.

En enero de 2006 entra en vigencia la Ley 26075, llamada de Financiamiento Educativo, cuyo artículo 10 establece que: “El MINISTERIO DE EDUCACION, CIENCIA Y TECNOLOGIA juntamente con el Consejo Federal de Cultura y Educación y las entidades gremiales docentes con representación nacional, acordarán un convenio marco” sobre: condiciones laborales, calendario educativo, salario mínimo docente y carrera docente. La Ley de Educación Nacional (26206; 12-2006), en su artículo 67 inciso l), reconoce a todos los docentes el derecho a la negociación colectiva nacional y jurisdiccional.

Ya en 2006 el Estado Nacional no tenía docentes bajo su dependencia laboral, por lo que el argumento actual, que no hay paritaria nacional docente porque la Nación no tiene ni escuelas ni docentes, es falaz; pero muy conveniente.

Debe quedar claro que, desde la formación de los Estados Nación bajo el modelo de Estados de Derecho, una de las funciones esenciales de estos es la EDUCACION. Y desde la Organización Nacional en 1853 hasta la fecha, al margen de la relación de empleo público de los docentes (Nacional, Provincial o Municipal), siempre LA EDUCACION HA SIDO UNA COMPETENCIA CONCURRENTE ENTRE LA NACION Y LAS PROVINCIAS. Ello está receptado hoy en el artículo 75 inciso 19 de la CN, que impone como competencia del Congreso, “Sancionar leyes de organización y de base de la educación que consoliden la unidad nacional respetando las particularidades provinciales y locales; que aseguren la responsabilidad indelegable del Estado… y que garanticen los principios de gratuidad y equidad de la educación pública estatal…”.

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Culturales y Sociales, que es de rango constitucional (artículo 75, inciso 22, CN), en su artículo 13, establece que Argentina reconoce que “…con el objeto de lograr el pleno ejercicio de este derecho:…” (a la educación), “…e) Se debe proseguir activamente el desarrollo del sistema escolar en todos los ciclos de la enseñanza, implantar un sistema adecuado de becas, y mejorar continuamente las condiciones materiales del cuerpo docente…”. Condiciones materiales de los docentes pueden ser varias, pero no pueden dejar de ser entre ellas, las “…condiciones dignas y equitativas de labor” y “…retribución justa…” (art. 14 bis, CN). ¿Cómo es justo el mínimo docente ($ 12.000) que no llega a la línea de la pobreza, que ronda los $ 17.000?

La Ley de Educación Nacional Nº 26206 establece que la Nación y las Provincias tienen responsabilidad principal e indelegable en la materia (art. 4); que la Nación garantiza el financiamiento del sistema educativo nacional (art. 9); que Nación y Provincias de modo concertado y concurrente son responsables del financiamiento del sistema educativo nacional (art. 12); que los docentes tienen derecho a un salario digno y a la negociación colectiva nacional y jurisdiccional (SIGNIFICA PARITARIA NACIONAL Y PROVINCIAL) (art. 67).

Es falso que no existe la Paritaria docente nacional. La verdad es que se está aplicando una política nacional, que no tiene rubor en violar o incumplir las normas jurídicas, que protegen a sectores vulnerables (ayer jubilados hoy docentes). Que implementa una política sistemática antisindicatos, antisindicalistas y antiobrera.

No quieren poner los fondos públicos nacionales que les corresponde (Ley 26206, art. 4º), no quieren que el conflicto docente aparezca en imágenes en Capital Federal, quieren hacer creer que es un problema de las Provincias. Todo es imagen, todo es apariencia; y ajuste. Si se sientan en la Mesa Paritaria deben poner, si no se sienten ponen menos, hacen el ajuste; tiran la piedra pero no se ve la mano. La culpa de la desgracia salarial docente, será de las Provincias.

Hay tanta trampa que fomentan confundir, CTERA que nuclea a los docentes de toda la Argentina, con SUTEBA que es el sindicato de base de la Provincia de Buenos Aires.

La consigna distractora del Gobierno Nacional es la confrontación: han visto en un sindicalista inquebrantable y con conducta histórica, una oportunidad; frente a la imagen virginal de la leona bonaerense, aunque este año ya no hace tanta recorrida mediática. Metió mano el sagaz ecuatoriano de cabello azulino.

Cuando el Papa sostiene que el Neoliberalismo contiene valores anticristianos, tiene razón. Porque se trata de una política que ataca los derechos e intereses de los vulnerables (trabajadores, jubilados, pensionados, etc.), siempre o casi siempre. Lo venimos viendo en múltiples ejemplos que nos da el Gobierno Nacional de dos años a esta parte. Los perdedores pierden más, los ganadores ganan más.

Y no lo dice como sostienen los ignorantes, porque es Peronista o K; sino porque ello representa el fiel pensamiento de la Doctrina Social de la Iglesia, que se viene construyendo sin prisa pero sin pausa, desde fines del siglo XIX. La verdad histórica es que el Justicialismo o cualquier ideología que se precie de progresista, no puede dejar de considerar sabios parámetros del pensamiento construido por la Doctrina Social de la Iglesia (Verbigracia: la Encíclica El Trabajo Humano de Juan Pablo II, del año 1981).

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

La transición de la CGT

Por Juan Manuel Morena (@jmmorena) – Director de Mundo Gremial

Juan Manuel Morena

Publicado

|

El proceso que se abre para la nueva CGT tiene varias particularidades. Una es que no termina de cerrar el fallido intento del triunvirato, y que no se termina de apagar la figura dominante de sus miembros.

Otro punto interesante es saber si sigue existiendo el Moyanismo como corriente, como espacio de identidad, o solo se reduce al poderoso sindicato de camioneros y pocos amigos más. También puede ser un impasse acordado de históricos aliados.

En estos días se reunió el consejo directivo de la CGT y fue por primera vez, en mucho tiempo, una reunión a puerta cerrada con sus miembros, y duró cuatro horas. Más allá de los tiempos que acordaron extender, algo quedó claro: el tablero se sigue acomodando y nadie sabe cómo cae la taba.

El único punto concreto que tienen los dirigentes sindicales para la nueva conducción es que el que, o los que conducirán el nuevo proceso, tienen que tener buen diálogo con el Gobierno por lo menos los próximos 5 años, porque ellos dan por descontado que Cambiemos gana en las elecciones presidenciales de 2019.

Y este es un punto muy importante. El sindicalismo peronista sufre la falta de brújula que tiene el panperonismo y actúa en consecuencia. Esto quedó en claro con el intento de reforma laboral y lo que pasó el pasado diciembre con la reforma previsional.

El sindicalismo peronista sufre la falta de brújula que tiene el panperonismo

El gobierno supo administrar las relaciones de poder con el movimiento obrero y seguramente tenga mucha influencia en la decisión de la próxima conducción en la Central, que la tuvo el propio kirchnerismo en la última etapa.

Lo que implícitamente tienen acordado los dirigentes sindicales es que terminado el proceso de paritarias en su gran mayoría, para no herir susceptibilidades, hagan el Confederal correspondiente para dar por terminado el triunvirato.

El otro punto central son los nombres o el nombre que esté en la conducción de la CGT, y ese es un interrogante muy importante. Daer es el candidato del bloque más poderoso (Gordos + Independientes) pero que no genera un solo consenso con el resto de los sectores.

Los ferroviarios Maturano y Sasia tienen sus aspiraciones, y se chocan entre ellos. Y así podemos ir viendo los posicionamientos y estrategias de Schmid, Barrionuevo y varios dirigentes que van a estar sentados en el poroteo final.

El final hoy es incierto, pero la fórmula es clara: diálogo + consenso.

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Qué es la IV Revolución Industrial

Por Federico Gastón Addisi, columnista de Mundo Gremial.

Mundo Gremial

Publicado

|

En estos tiempos de postmodernidad un nuevo paradigma se alza sobre la humanidad amenazando la vida del hombre, la cultura del trabajo, y el orden natural tal como se lo conoce hasta el presente.

Tal amenaza lleva el nombre de IV Revolución Industrial. La misma fue pergeñada desde lo más concentrado del supracapitalismo financiero, como lo es el Foro de Davos. Y respondió a las exigencias de estos mismos poderes de acrecentar sus ganancias en el mercado toda vez que debían reducir el costo del trabajo.

Así se llegó a la conclusión que la mejor manera de lograrlo era reemplazar la mano de obra del hombre por la inteligencia artificial de la robótica. Dichos robots no cobrarían sueldos, ni cargas sociales, ni se enfermarían, ni se afiliarían a los “peligrosos” sindicatos, y lo más importante, mantendrían constante la línea de producción. De esta manera se reducirían los costos y se maximizaría las ganancias con productos que inundarían el mercado. Sus impulsores serían el “big data”, “la internet de las cosas”, “las impresoras 3D”, “la inteligencia artificial”, “los vehículos autónomos”, “la ingeniería genética”, entre otros.

Desde esta columna queremos denunciar que este modelo ya está en marcha en el mundo entero y traerá según estimaciones de expertos entre un 30 y un 45% de pérdida de empleos a nivel global. Por lo tanto generará más hambre y desocupación. Por el desigual desarrollo entre los países centrales y los periféricos se incrementará la brecha social entre ricos y pobres toda vez que tendrá lugar una transferencia de tecnología entre aquellos que la producen y los que simplemente la consumen; lo cual incrementará la dependencia de estos últimos.

Al menos cuatro generaciones de seres humanos quedarán al margen de esta sociedad tecnológica por la simple razón de no poder adaptarse psíquicamente a los vertiginosos y radicales cambios que la misma acarrea. Habrá un peligroso cambio filosófico, o más aún, teológico donde el hombre creerá tener el poder de ser Dios, creando vida de manera artificial, eligiendo -mediante la manipulación genética- los rasgos del futuro ser, en suma, la sublimación del “homo deus”, tal y como lo proclama Yuval Noah Harar, autor del libro homónimo.

IV Revolución Industrial, Renta Básica Universal y el relato del “homo deus” son las tres patas de un sistema plutocrático y tecnoctrónico que promueve como señala el Papa Francisco en su “Laudatio Si”, la “cultura del descarte que afecta tanto a los seres humanos excluidos como a las cosas que rápidamente se convierten en basura”. (P.19-20) Por nuestro carácter de peronistas, sostenemos nuestra cosmovisión humanista y cristiana, que no puede más que oponerse a este nuevo golpe al hombre como hijo de Dios y que desvirtúa su papel en la tierra.

Jamás en post del crecimiento material puede vulnerarse la dignidad del hombre ya que como magistralmente señala el Santo Padre: “Estamos llamados al trabajo desde nuestra creación. No debe buscarse que el progreso tecnológico reemplace cada vez más el trabajo humano, con lo cual la humanidad se dañaría a sí misma. El trabajo es una necesidad, parte del sentido de la vida en esta tierra, camino de maduración, de desarrollo humano y de realización personal. En este sentido, ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre una solución provisoria para resolver urgencias. El gran objetivo debería ser siempre permitirles una vida digna a través del trabajo. Pero la orientación de la economía ha propiciado un tipo de avance tecnológico para reducir costos de producción en razón de la disminución de los puestos de trabajo, que se reemplazan por máquinas. Es un modo más como la acción del ser humano puede volverse en contra de él mismo”. (P.109)

Mundo Gremial

Seguir leyendo

LAS MÁS LEIDAS