Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

La agenda política de Moyano le pone interrogantes a la unidad de la conducción cegetista

Por Emiliano Russo, columnista de Mundo Gremial

Publicado

|

La ausencia de Pablo Moyano en la reunión tripartita llevada a cabo el jueves por la noche en el Palacio de Hacienda, con la que el gobierno quiere relanzar los consensos para «enfrentar la inflación y fortalecer los salarios», y la sorpresiva visita a Casa Rosada del día siguiente confirman que el triunvirato que conduce la CGT no transita un camino uniforme.

Es que el dirigente camionero viene de protagonizar una semana inusual: eligió conmemorar el 40° aniversario del paro convocado por Saul Ubaldini contra la Dictadura firmando un duro documento en el que cuestiona el acuerdo con el FMI y posando para la foto con Máximo Kirchner. Dos mensajes ciertamente hostiles para el Ejecutivo.

Su ausencia en la audiencia convocada por el ministro Martín Guzmán (Economía) junto a empresarios y mesa chica de CGT, no extrañó porque tampoco había participado en una cumbre previa, realizada el lunes en Sanidad, donde el triunviro Héctor Daer había sido el anfitrión de Alberto Fernández y su equipo económico.

Compromiso anti-inflación: Los detalles del acuerdo entre CGT y la UIA

En Camioneros justificaron el faltazo del jueves por la noche en que ese día habían regresado al atardecer desde San Nicolás adonde habían concurrido de urgencia por la amenaza de despido de un delegado gremial.

Lo cierto es que el viernes por la tarde sorprendió el también dirigente de Independiente al ingresar por la explanada Rivadavia del palacio de gobierno. No se entrevistó con el Presidente sino con su secretario general, Julio Vitobello. «Nos mandaron a llamar, quizás porque estaban alarmados», dijeron en el gremio.
Cerca del camionero aducen que siempre apoyaron al gobierno. Pero también desconfían de la articulación de medidas que pueda hacer el Ejecutivo para parar la escalada de los precios.

Desde lo político, queda claro que Moyano, busca diferenciarse de Héctor Daer y Carlos Acuña en la cúpula cegetista, para afianzar su propia construcción política. Para algunos analistas, el riesgo de fractura está latente. «¿Cuánto dura la unificación de la CGT? 6 meses, después Pablo hará la suya», fue el recordado comentario de jefe gremial en los pasillos de Parque Norte durante aquél 11 de noviembre en el que se confirmó la renovación de autoridades de calle Azopardo.

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Aviso
Aviso
Aviso
Aviso


Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno