Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

El hambre y las ganas de comer

La falta de trabajo en la región ante el fuerte proceso migratorio potenció el desarrollo de las economías de plataforma que aportan fuentes laborales pero de baja calidad en cuanto a derechos.

Pablo Maradei

Publicado

|

¿Saber qué le espera a la humanidad en los próximos 50 años respecto a las relaciones laborales es una entelequia? Aunque las primeras líneas de un esbozo de respuesta a esa pregunta se empiezan a escribir en estos últimos años. El empleo a través de las plataformas es parte de esa aventura hacia lo que se está gestando. Y como todo cambio genera ruidos. Ruidos en el mundo sindical que ven el avance, algunos lo resisten y otros se suman a la ola lo mejor adaptados posible. Las economías de plataformas tienen poco activo de fierros y mucho de intelectualidad para desarrollar esos motores productivos que en muchos casos tienen, un Aplicación por su carácter expansivo mundial a través de las redes, alcanza valores de mercados multimillonarios.

Para hablar un poco de todo este mundo nuevo, este martes y miércoles tendrá lugar el “VI Seminario sobre Economía Informal” en nuestro país, en el que habrá intercambios de opinión entre representantes de la OIT, especialistas y funcionarios del ministerio de Trabajo, entre otros. Elva López Moulero, funcionaria de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), tendrá a su cargo la mesa debate “Economía de Plataformas nuevas formas de empleo y formalización, trabajo en las plataformas de Delivery”.

En el capítulo local, el régimen venezolano expulsó a millones de personas impactando en países vecinos que no tienen estructura laboral para sostener semejante migración. El refugio: las plataformas que aportan trabajo en malas condiciones laborales.

-En nuestro país existe una fuerte resistencia a este tipo de relación laboral en la que se cuestiona la precarización laboral si de derechos hablamos. ¿Cuál es tu visión al respecto?
– La economía de plataformas va a jugar un rol importante en el futuro del trabajo y nosotros como OIT estamos viendo qué rol va a jugar teniendo en cuenta la diferencia entre los diferentes países. Desde la Organización también estamos pensando qué se puede hacer desde la política y desde los distintos actores para poder de alguna manera regular el sector y mejorar las condiciones de trabajo de los trabajadores de plataformas.

-¿De qué se trata tu presentación?
-Te puedo adelantar que es una encuesta entre 300 trabajadores de plataformas de Delivery; además hicimos entrevistas focales con el objetivo de entender bien cuáles son sus condiciones de trabajo y sus perfiles. Y en efecto hay importantes déficits en las condiciones de trabajo.

-Siguiendo con eso de que hay “déficits en las condiciones de trabajo” entiendo que los trabajadores sobrepesan el tener trabajo a las condiciones en las que lo obtienen…
-Sí en cierta medida pero también vimos en las entrevistas focales que hay una fuerte preocupación de sus condiciones de trabajo. Si bien es cierto que para muchos son trabajadores que tienen dificultades para insertarse en otro tipo de trabajo, el 80% de los entrevistados son trabajadores migrantes procedente de Venezuela. En España, por ejemplo, en este tipo de trabajo vemos que es realizado por jóvenes que lo complementan con estudio. En el caso de Argentina, estas plataformas surgen a la par de que se da una fuerte crisis migratoria en la región que encuentran en este sector las formas de insertarse en las que trabajan a tiempo completo. Estamos hablando de personas que en muchos casos se pasan hasta 16 horas arriba de una bicicleta que para colmo no va acompañado de derechos o de estabilidad laboral.

-¿Considerás que el país necesita discutir las relaciones laborales? Durante este gobierno hubo una fuerte movida en pos de discutir una reforma laboral
-Lo que es importante, no solo en el contexto argentino sino internacional, es momento de ver cómo abordar este fenómeno de plataformas. Primero hay que entender el fenómeno que es bastante reciente y nos falta mucha información para acercarnos a soluciones o normativas de las relaciones laborales.

-En España hubo un debate similar, consulto a grandes trazos si esto se repite en otros países.
-En otros países donde está más desarrollado no es aplicable a lo que es el caso como se da en Argentina.

-Teniendo en cuenta tu especialización en trabajos inclusivos y tomando en cuenta lo que escribiste de que el 98% de las más de 1,3 millones de personas dedicadas al trabajo doméstico son mujeres. Lo que se traduce en que alrededor del 16% de las mujeres ocupadas en Argentina son trabajadoras domésticas y 7 de cada 10 no se encuentran registradas. Te pregunto teniendo en cuenta que la OIT promueve el Trabajo Decente: esta degradación de las trabajadoras domésticas es una cuestión cultural nuestra o es solo una cuestión de evadir impuestos? ¿Qué tendencia se da en otros países?
-Convergen aspectos vinculados a este trabajo en los distintos países: en la mayoría de los casos son mujeres las que realizan este trabajo y pertenecen a grupos muy vulnerables de trabajadores migrantes. Todo esto se traduce a condiciones de trabajo vinculadas a la informalidad. En el caso de Argentina nos diferenciamos por el impacto de este sector en la economía del país: hablamos que el 16% de las mujeres trabaja en este sector y es un porcentaje muy alto que no se observa en otros países. La segunda característica es que Argentina se ha desarrollado mucho en cuanto al desarrollo de instituciones y hasta cuenta con una ley de Trabajo Doméstico desde 2013 y ha ratificado el convenio de la OIT. Existen también organizaciones sindicales que discuten salarios; aunque existe una fuerte institucionalidad. En otros países toda esta institucionalidad no existe.

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Memorias centenarias

Dos libros conocidos esta semana, publicados por la OIT y el Centro de Capitanes, rescatan la historia del mundo laboral en la Argentina, merecen la pena su atención por el recorrido en detalle que realizan.

Pablo Maradei

Publicado

|

Acaso una columna disruptiva porque no hablamos de una discusión paritaria, o de alguna denuncia judicial o aportamos alguna información novedosa como que Alberto Fernández nombraría a Claudio Moroni al frente del ministerio de Trabajo. Esta semana, si hablamos de eventos vinculados al mundo del trabajo, tuvieron lugar dos eventos histórico culturales en la ciudad de Buenos Aires.

El día lunes y con la presencia del director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el británico Guy Ryder, se presentó el libro por los 50 años de la apertura de la Oficina País. En tanto, este jueves y por los 100 años de la fundación del Centro de Capitanes de Ultramar de la Marina Mercante (CCUOMM) tuvo lugar la presentación de otra edición literaria y fotográfica referida a este hito histórico.

Ambas instituciones centenarias (el organismo multilateral se creó en 1919) eligieron en tiempos de multimedia contar su historia en un libro, en ediciones de lujo, lo que saludamos. En tiempos de inmediatez y de cosas rápidas se eligió por un soporte de largo aliento.

En el caso de la OIT me tocó acompañar en calidad de compilador a los historiadores e investigadores especializados en temas laborales, Laura Caruso y Andrés Stagnaro. En tanto, la publicación del Centro estuvo también a cargo de Caruso y del historiador e investigador Gustavo Contreras. Ellos tres desmalezaron archivos históricos para aportar la materia prima del contenido.

El vértice histórico entre ambos organismos data de junio de 1920: en junio de ese año se llevó adelante en Génova la segunda conferencia internacional de este organismo multilateral y tripartito fundado por la Sociedad de las Naciones. En aquel entonces acudió, en representación del sector obrero el capitán Pedro Diquattro. Anacrónico a la vista de hoy, el delegado obrero denunció ante el mundo a la empresa Mihanovich por “prácticas antisindicales”. Repasando,el sindicato había arrancado una huelga en febrero de 1920 que se había extendido hasta marzo de 1921; finalizando con un triunfo para el movimiento obrero.

Otro hito de convergencia se dio en junio de 2007 cuando el capitán y actual presidente del Centro, Marcos Castro, presentó el proyecto en la Comisión de Trabajo del Sector Pesquero que luego se convirtió en el Convenio Internacional N°96. Los convenios luego pueden ser adoptados por los países miembros de la OIT, que hoy son 187 y regir la actividad propia en cada país.

Otra parte que merece destacarse en esta breve sinopsis son los capítulos destinados a los desaparecidos durante la última dictadura. En la OIT, los dirigentes sindicales encontraron el espacio de denuncia para ser escuchados por otros organismos internacionales, además de países participantes. A todo ese recopilado de denuncias se lo conoció como el Caso 842 que fue discutido 14 veces en el seno de la OIT; y en dos ocasiones el Organismo envío misiones a entrevistarse y hacer seguimientos de la situación en los sindicatos y empresas además de reunirse con funcionarios de la Dictadura. Hasta el Organismo tuvo su desparecido: el miembro del Consejo de Administración por el sector empresario, Vitaic Jakasa. Para Daniel Funes de Rioja “su desaparición estuvo más relacionado con la OIT que con otra cosa”.

En el Centro hay tres desaparecidos: Mario Pablo Pantaleo Ábalos, Carlos Arias Solanes y Ariel Canzani.

En el caso de la OIT el libro pone signos de preguntas respecto al futuro del trabajo y alerta los cambios de paradigmas, cada vez más desafiantes, que ya se viven por el avance de las nuevas tecnologías. La historia nos ayuda, en todo caso, a sentar bases que acaso ayuden no a encontrar soluciones pero sí a no repetir errores.Como dijo el pensador Pedro Luis Barcia “el argentino concibe la experiencia como repetición” y en estos momentos lo que se necesita es creatividad habiendo inoculado nuestra historia.

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

En OFF: las Pymes critican la paridad salarial y piden soluciones al futuro Gobierno

El axioma “a igual trabajo, igual salario” genera resquemores en ese sector empresario. Buscan compensar salarios con bajas (o segmentaciones) impositivas como política pública.

Pablo Maradei

Publicado

|

La simetría salarial es un tema que para los empresarios Pymes es imposible modificar, pero entienden que son tiempos de sentar las bases en lo que serán los temas a tratar en el futuro Consejo Económico y Social. En ese sentido, si les dan el lugar que se merecen por ser los principales empleadores del país y los más golpeados de la era Cambiemos, es mejor poner todos los temas de debate de una a que se quede algo en el tintero. El planteo es sencillo aunque complejo de encontrarle la vuelta. Por un lado, tenemos el sabido “a igual trabajo, igual remuneración”, y por otro la cuestión de que las Pymes deben afrontar salarios de igual magnitud, por escalafón, que una empresa multinacional. Este tema salta por lo general cuando los gobiernos habilitan el pago de bonos y los más chicos quedan contra las cuerdas y echan maldiciones a los cuatro vientos por no tener fondos para pagar este plus. Más en épocas de falta de crédito por las altas tasas.

“Se habla de un país federal, pero todo se decide en la Capital Federal, no es lo mismo el costo de vida en una provincia del norte que en otra del sur o en Capital. Eso sí, todos los trabajadores que están bajo el mismo convenio colectivo perciben idéntico sueldo”, se quejan desde el sector empresario. Pero saben que se tienen que mover en ese andarivel. Es por eso que quieren subsidios o disminución impositiva; no temporal sino como una política pública permanente. Otros proponen segmentación tributaria a la hora de fijar los porcentajes de los impuestos.

Este viernes se reunieron representantes de la CGERA, CAME y CGE con dirigentes de la CGT y, pese a que se habló de la cuestión salarial y otros tópicos claro está, este tema no se tocó. “Es algo para más adelante”, dijo un empresario ante la consulta de Mundo Gremial, pero aclaró que “hay mucho para hacer ante esta inequidad que sufrimos las Pymes”.

Es cierto que hay gremios grandes como UOM, Sanidad o Alimentación que tienen convenios por ramas de actividad y eso permite diferenciar subsectores dentro de un mismo rubro. Pero no segregan por región o por empresa; algo que se está empezando a reclamar en el sector empresario.

Da un ejemplo un empresario Pyme vinculado a bebidas: “Tengo menos de 10 empleados y el 50% del costo corresponde a salarios y aportes a la seguridad social; proporcionalmente a una multi se le va el 10%”.

Explica un abogado de larga trayectoria laboral: “Por un lado estos empresarios chicos deben agruparse en cámaras que los representen realmente para poder negociar con el gremio. Pongamos el sector alimentación: la COPAL (Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios) no los va representar adecuadamente porque discute problemas y acuerdan salarios que afectan a empresas de porte”. Sigue: “Por otro lado, lo importante es que a través de esas cámaras hagan el lobby necesario, ya sea vía las oficinas regionales del ministerio de Producción, para lograr que se negocien convenios colectivos por empresas o por región del país”. Explica que “los sindicatos tienen regionales por lo que tranquilamente podrían negociar por empresas”.

En cuanto a las regiones está claro que vivir en la Patagonia implica tener gastos mucho más onerosos que si el mismo trabajador viviera en Santiago del Estero. Completa otro experto en tema laboral: “El salario debe contener las necesidades de alimentación, vivienda, vestimenta y esparcimiento: nadie puede decir que estos cuatro ítems tienen la misma valoración económica en todo el país”.

Un economista agrega: “No tener esta segmentación salarial también afecta a las economías regionales; ya que si alguien decide invertir tendrá iguales salarios y mayores costos logísticos”. Cierra: “Definitivamente es algo que hay que estudiar”.

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Municipales apuran a Genta y piden paritarias y un bono de 15.000 pesos

Tras denunciar la “tibieza” del oficialismo, Carlos Elías y Ricardo Gilli, de la Agrupación Celeste del SUTECBA, exigieron la reapertura de paritarias y un plus salarial extraordinario.

Mundo Gremial

Publicado

|

Los municipales porteños reclaman al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta la “urgente” aplicación de la cláusula de revisión y el pago de un bono de 15.000 pesos.

El pedido es impulsado por los integrantes de la Agrupación Celeste del Sindicato Único de Trabajadores del Estado de la Ciudad de Buenos Aires (SUTECBA).

Se trata del agrupamiento opositor a la gestión del actual secretario general del SUTECBA, Amadeo Genta, fuertemente criticado por un amplio sector de afiliados por la “tibieza” en la defensa del salario municipal.

En diálogo con Mundo Gremial, los referentes de la Agrupación Celeste, Carlos Elías y Ricardo Gilli, manifestaron su descontento con la conducción de Genta y explicaron las problemáticas de los trabajadores.

¿Cuáles son los principales problemas que denuncian los municipales?
-Elías: “Desde hace varios años venimos visibilizando los reclamos y diversas problemáticas de las diferentes reparticiones del sector. Nosotros somos trabajadores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que exigimos nada más y nada menos que mejoras económicas postergadas por el Ejecutivo de la Ciudad producto de las continuas y sistemáticas “paritarias a la baja” acordadas por nuestro sindicato y los dirigentes gremiales paritaristas, señores Genaro Trovato y Enrique Pistoletti, quienes a nuestro entender, negocian con mucha tibieza ante el Ejecutivo y los funcionarios designados por Horacio Rodríguez Larreta en tal sentido”.

¿En qué puntos entienden que el gremio debería actuar con más firmeza?
-Elías: “Nosotros estamos reclamando la urgente aplicación de la cláusula de revisión (gatillo), un aumento remunerativo, y además un bono extraordinario de fin de año de 15.000 pesos, que amortigüe de alguna manera las pérdidas reales del poder adquisitivo de todos los trabajadores municipales, que sufrimos las consecuencias de no ver mejorada nuestra calidad de vida y la de nuestras familias, y donde muchos compañeros y compañeras se ven obligados a endeudarse en préstamos o créditos a tasas insostenibles en el tiempo para poder subsistir y no caer bajo la línea de pobreza”.

Es una realidad insostenible en el tiempo…
-Gilli: “La situación que nos relatan muchos compañeros es muy grave y es por eso que en nombre de los muchos trabajadores que visitamos día a día, a quienes deseamos proteger y por eso debemos preservar sus identidades, para que no sean sometidos a persecuciones, acosos y hostigamientos laborales, por eso, es que nos hacemos cargo de plantearlo nosotros”.

¿Cómo impactó en los trabajadores el triunfo del oficialismo en la Ciudad?
-Elías: “Que el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y Juntos por el Cambio haya ganado las elecciones, no significa que los trabajadores resignemos derechos, es por eso que seguiremos luchando por nuevas reivindicaciones desde nuestro espacio y en ese sentido”.

-Gilli: “A las autoridades gremiales les pedimos más sentido común y mayor responsabilidad y compromiso y que estén más cerca de la realidad que vivimos y entiendan que la plata no alcanza, y cada vez más nos cuesta llegar a fin de mes”.

Seguir leyendo
Aviso

LAS MÁS LEIDAS

Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno