Conéctate con nosotros

INTERNACIONAL

Desafíos en materia laboral y social en la Convención Constitucional de Chile

Por Leopoldo Sosa – Avanza el reconocimiento constitucional del trabajo y el derecho a huelga.

Mundo Gremial

Publicado

|

En primer término corresponde hacer mención a una modificación de último momento en el extenso cronograma de la reforma constitucional. Esta semana tras un extenso debate el Congreso de Chile resolvió aplazar las elecciones de convencionales constituyentes programada para el 10 y 11 de abril al 15 y 16 de mayo de este año. La decisión se fundó en la delicada situación sanitaria que atraviesa el país a causa de la pandemia.

Nadie puede decir si a ciencia cierta si a mediados de mayo la situación será mejor pero el miércoles pasado existían menos de 200 camas libres en las unidades de cuidados intensivos de todo el país.

En primer término corresponde decir que los desafíos que enfrenta la Convención Constituyente son muchos. En primer término debe redactar íntegramente una nueva Constitución, no reformar la vigente. Está nueva Constitución deberá incorporar temas actuales como género, ambiente y pueblos originarios reconociendo la plurinacionalidad del Estado, temas obligados de los tiempos que corren.

Quizás la mayor tarea que enfrenta será subsanar y reconocer una serie de derechos que la constitución de 1980 omitió. La constitución vigente es hija del gobierno militar de Pinochet y del principal experimento neoliberal en la región.

Pese a estos vicios en su génesis la carta magna tiene una sobrevida de más de 40 años y promete resistencia por parte de los sectores de la derecha chilena.
Por último y no menos importante, el desafío de la Convención será encauzar y dar una respuesta política a la insurrección popular que estalló en octubre de 2019.

Por estas razones y las causas que le dan origen el eje de la reforma estará en el rol del Estado. Chile necesita sin dudas un Estado más presente y configurar un Estado Social de Derecho. Para esto ingresarán como derechos explícitamente incluidos en el texto el derecho a la educación, salud y seguridad social.

Para la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) los problemas de los trabajadores tienen su origen en la constitución del 80′ ya que no reconoce el derecho al trabajo y su protección, el derecho a huelga efectiva de los trabajadores, la negociación colectiva ni la posibilidad que los sindicatos negocien al nivel ramal situaciones que deberán revertirse en la Convención.

Para la CUT la profunda desigualdad existente en el país, tiene su origen fundamentalmente en el mundo del trabajo, debido a los bajos sueldos, y las escasas posibilidades que tienen los sindicatos de organizarse y de tener poder para mejorar las condiciones de vida y trabajo.

Por medio del reconocimiento constitucional de estos instrumentos se busca el reconocimiento y la garantía de la dignidad a partir del trabajo. Aquellos que tuvieron origen en el constitucionalismo social contenido en los Convenios y Recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (creada en 1919), la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), los Pactos Internacionales sobre derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales (1968) y los valores del Estado de Bienestar.

Sumado a estos temas estará en la agenda incorporar al texto constitucional referencias a un nuevo sistema tributario más justo, en Chile casi todo se paga y los trabajadores deben hacer frente a un sinnúmero de impuestos. Si bien en el Senado actualmente se discute una reforma del sistema jubilatorio es probable que se trate en la Convención. Vale aclarar que por este tema debió renunciar la Ministra de Trabajo María José Zaldívar y asumió en su lugar el ex funcionario de Pinochet y actual diputado Patricio Melero, del partido oficialista Unión Demócrata Independiente (UDI)

Hasta aquí hemos repasado la posible agenda de la Convención pero todavía deben elegirse los convencionales que la lleven adelante y según el resultado de esta elección es lo que podremos esperar. En las elecciones compiten 70 listas distribuidas en 28 distritos del territorio nacional con 1.300 candidatos por 155 lugares que contarán con paridad de género. Sin bien hay muchas listas independientes existen tres grandes listas, Lista del Apruebo, Vamos por Chile y Apruebo Dignidad. La lista del Apruebo es de centroizquierda conformada por partidos de la ex Nueva Mayoría que ahora componen Unidad Constituyente. Apruebo Dignidad es de izquierda y se compone del Frente Amplio (RD, CS, Unir, Comunes y Fuerza Común), el bloque Chile Digno entre otros. Por última y concentrando a todas las fuerzas de derecha está Vamos por Chile, integrada por partidos de Chile Vamos (Evópoli, RN y la UDI) y por el Partido Republicano, de extrema derecha.

Los asambleístas electos serán instalados en junio de 2021. La Convención tiene entre 9 o 12 meses para sesionar y aprobar el nuevo Texto Constitucional. En agosto de 2022 será convocado el plebiscito para aprobar o rechazar la nueva Constitución.

Cómo se ve los sectores de privilegiados de Chile cuentan con varias oportunidades para mantener el status quo y retener sus prerrogativas en detrimento de los trabajadores. También es cierto que del otro lado las masivas protestas solo se replegaron ante la pandemia y una vez que se frenen los contagios ganarán la calle nuevamente.

Imagen: ciperchile.cl

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Aviso
Aviso
Aviso
Aviso


Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno