Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Cuatro propuestas para mejorar el empleo y combatir la pobreza

Por Gerardo Juara – Columnista de Mundo Gremial

Mundo Gremial

Publicado

|

En los días recientes, el INDEC comunicó que la pobreza por ingresos alcanza al 25,4% de los hogares y al 35,4% de la población, es decir, que más de uno de cada tres trabajadores tiene ingresos inferiores a 33.013 pesos para julio del 2019, es decir poco más de 7 millones de trabajadores.

Con anterioridad nos había informado que el desempleo durante el mismo período, primer semestre del 2019, había sido del 10,6% de esa misma población.

Me permito jugar, con la imprecisión propia de escribir al vuelo de la lectura, con esos difíciles números:

Si ambas cifras operan sobre el mismo universo poblacional, y efectivamente así lo hacen, podemos decir que la mayoría de los casos de pobreza no responden a la pérdida del empleo sino a la insuficiencia de éste para proveer los recursos para salir de ella.

Despejado el 10,6% de desempleo y presumiendo que esas personas no perciben 33.013 pesos mensuales, la tasa de pobreza por ingresos resultante es la de las personas ocupadas con ingresos insuficientes, lo que nos da deja un 24,8% de pobres.

Según la misma fuente, el 11,7% (2.300.000 personas) de esa población es subocupada horaria, es decir personas que trabajan pero con una jornada menor a 35 horas (media jornada, franqueros, etc.), la que podemos estimar permite ingresos inferiores a la canasta básica.

Nos queda un 13,1% con jornada de trabajo normal e ingresos que no le permiten salir de la pobreza.

¿Quiénes integran esos pobres que trabajan? Un 4,7% son trabajadores registrados, es decir, alcanzados por contratos formales y posiblemente, por convenios colectivos.

Como ejemplo, un salario mínimo convencional de maestranza (Comercio) es de 24.708 pesos, es decir, un 75% de la canasta básica.
Si se toma la escala del sindicato de maestranza para el mismo período, nos da un sueldo de bolsillo de 19735 pesos equivalente a un 60% de la canasta.
En el caso de vigiladores, el sueldo básico es de 14.256 pesos, cubriendo el 44%.
Un ayudante de la construcción alcanza a un salario (200 horas) de pesos 15.645 igual a un 48%.
En sanidad, una enfermera de piso percibe de bolsillo 20.655 pesos cubriendo un 63% de la canasta.
Si tomamos un salario de bolsillo básico del peón rural de 19.500 pesos veremos que cubre el 60%.

Nos queda un 8,4% de personas que trabajan y no superan la canasta de pobreza, cumpliendo una jornada normal de trabajo.

Este grupo está compuesto por trabajadores de jornada completa sin aportes, a los que a los fines de este ejercicio les aplicaremos como valor de referencia el salario mínimo vital y móvil que el Consejo del Salario estableció (aunque no acordó) lo que implica asignarles 15.600 pesos, es decir, algo menos del 50%.

Así que tenemos los siguientes grupos de pobres:

A) Los desempleados (10,6%)
B) Los subocupados horarios (11,7%)
C) Ocupados plenos registrados (4,7%)
D) Ocupados plenos no registrados (8,4%)

Ahí están las cuatro maneras principales de ser pobre entre aquellos que quieren tener trabajo.

Si quisiéramos reducir la pobreza en base a estos datos, la respuesta obvia sería proceder a mejorar los ingresos de cada sector según su tipo de problema, los que nos lleva a pensar, sin que sean mejor que otras propuestas, en cuatro proposiciones:

El caso D) es el de los trabajadores que tienen un empleo a tiempo completo pero no registrado, lo que requiere de un programa de fiscalización serio e integral que en primer lugar incorpore a ese universo al trabajo registrado. Resulta llamativo que los reclamos empresarios para mejorar la competitividad nunca menciona el trabajo en negro que es una forma de disminuir el “costo laboral” violando la ley.

El “empleo en negro” es una forma irregular de financiamiento de la actividad económica, ya que de cada 100 pesos de salario 34 van al fisco. Esa evasión financia al evasor en detrimento del empresario que se somete al cumplimiento de la ley.

Si se combatiera el empleo irregular, el grupo D) se distribuirá en los otros tres grupos y en muchos casos, en razón de la aplicación de los convenios colectivos, los pondrá en niveles salariales superiores a la canasta básica, lo que nos permiten suponer de por sí un descenso del índice. Cualquiera sea la opción elegida, este problema de pobreza requiere previamente dar la pelea contra la informalidad -hacer visible lo invisibilizando- y luego resolverlos dentro del campo de las otras clasificaciones.

El grupo C) es resultado de una insuficiente ejercicio negocial: en muchos supuestos, si al salario básico se le suman adicionales (presentismo, antigüedad, puntualidad, etc.) y los rubros “no remunerativos” nos acercarán al nivel de la canasta básica. (pero ya no sería un salario mínimo como exige la ley…)

Si en un programa de emergencia de los tantos que los gobiernos son afines a aplicar parches eximiendo a los empleadores de sus aportes tuvieran igual conducta con los salarios iniciales de las escalas convencionales, este grupo saldría del cálculo de la pobreza casi íntegramente al sumar esa retención (17%) a su bolsillo.

Promediando los salarios de convenio sin retenciones, el aporte necesario para salir de la pobreza se acerca bastante al “bono” propuesto por el gobierno (cerca de 6000 pesos).

Hasta aquí y casi exclusivamente, una de las herramientas de reducción de la pobreza está en manos de las organizaciones sindicales y del Poder de policía del Estado: fiscalizar y negociar.

En este segundo ítem (grupo C) es necesario repensar la práctica de la negociación colectiva en el país: no es por falta de ejercicio (se celebraron en promedio 3 acuerdos por día durante el año anterior y el ritmo se cuadruplicó durante este primer semestre según el observatorio de la negociación colectiva) sino – probablemente- por la calidad de la información -no es habitual la exigencia del balance social como habilita la ley 25.877- y por el parámetro para fijar salarios: el ajuste por inflación corre siempre detrás del perjuicio y es un indicador que “repara” pero que no “distribuye”. Me explico: en épocas de vacas flacas, el ajuste por inflación repara la pérdida, pero en momentos de vacas gordas, te deja fuera del crecimiento del mercado y de la productividad.

Nos quedaría un 22% de pobreza, de la cual la mitad es empleo pobre por subocupación horaria. (B)

De esa mitad, 3.5% no demanda mayor tiempo de trabajo, probablemente por ser casos de tareas complementarias del grupo familiar, estudiantes, pasantes, etc. a los fines de este trabajo, bajo a excluirla del ejercicio, y entonces calcularemos el grupo B que nos quedaría en 8,2%.

Si tomamos como hipótesis que la subocupación es la jornada inferior a 35 horas semanales, un subsidio horario que complete el ingreso hasta 48 horas (8.600 pesos) podría satisfacer las necesidades de ambas partes de la relación laboral.

¿El costo? 60.000 millones de pesos anuales (9,41% del presupuesto que se destina a planes sociales).

El caso crítico es el que se nos impone en el grupo A, desempleados, 10,6%. O en números, 1.900.000 personas.

Permítanme aquí volver al tema del salario mínimo vital y móvil: la ley 24.013 establece, a partir de su título IV (arts. 111 y ss.) un “sistema integral de prestaciones por desempleo” y establece un monto de la prestación por desempleo fijada por el Consejo del Salario (art.118 y 135 inciso b de la ley 24.013).

Para el mismo período considerado en el informe, la prestación por desempleo es de 12.500 pesos. Hablamos de 288.000 millones anuales (el 45 % del monto dedicado a los planes sociales) .

Un capítulo aparte debería ser el análisis de los planes sociales: siguiendo el informe publicado por IDESA, se puede afirmar que la falta de recursos no debería ser un factor causal de las altas tasas de pobreza que posee el país.

• Solo con las transferencias provenientes del Ministerio de Salud y Desarrollo Social destinadas a los programas de Apoyo al Empleo, Políticas Alimentarias, Proyectos Productivos Comunitarios y Asignaciones Familiares, las familias podrían alcanzar a cubrir el ingreso monetario mensual necesario para salir de la pobreza.
• Si se agregan las transferencias provinciales destinadas a promoción y asistencia social la brecha se reduce aún más.
• La pobreza por ingresos insuficientes derivada de la asistencia social (nacional, provincial, municipal) no se debe a una falta de recursos sino a una mala distribución y focalización de los mismos.

Entonces, recapitulando:

1.- Crear empleo por sí mismo no necesariamente combate la pobreza. Se puede tener empleo y seguir siendo pobre indefinidamente.
2.- La negociación colectiva, que debería ser el principal mecanismo de distribución de la riqueza, no opera automáticamente, y requiere en alguno de sus segmentos un cambio de enfoque, un giro de calidad en su contenido.
3.- La persistencia en el tiempo del empleo en negro explica una gran parte de la pobreza, y en ese caso, la inspección y la policía del trabajo puede ser una herramienta eficaz.
4.- El Consejo del Salario puede -y debería ser- una herramienta de trabajo contra la pobreza básicamente en tres de sus funciones: fijar un salario mínimo (¿o varios? ) que esté en línea con la canasta de pobreza, formular una canasta de pobreza (¿o varias?) y un subsidio de desempleo (¿un pichón de salario universal?) que complete las herramientas que repasamos -muy al vuelo- en este informe.

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

La soja de Alberto

El desafío de la sempiterna argentina del subdesarrollo: dar previsibilidad y estabilidad económica. Distintos sectores y el albertismo buscan cercar Vaca Muerta para evitar los vaivenes de inestabilidad.

Pablo Maradei

Publicado

|

Lejos del valor de la soja durante la era kirchnerista, en el albertismo hablan de Vaca Muerta como “la soja de Alberto” en referencia a que ese sector de la economía será vaca lechera y por lo tanto tractor económico de su gobierno. Es una manera de correr la sempiterna discusión entre país agroexportador o industrializado. Más allá de que el gobierno de Cambiemos corrió el eje de discusión y concepción de la industria metalmecánica versus industrias modernas. Todo siempre al nivel de buenas intenciones porque lo que se destruyó no se reconstruyó en nuevas industrias.

Sobre Vaca Muerta sobrevuelan miradas estratégicas. Por un lado, el propio Alberto Fernández encargó al economista Guillermo Nielsen a hacer una radiografía del sector para encarrilar una política económica que rija al sector.

El senador y titular del gremio de los petroleros privados, Guillermo Pereyra, envío un proyecto de ley para blindar Vaca Muerta del zizagueo permanente de nuestra coyuntura política económica: “reglas claras para inversiones a largo plazo” resumió el dirigente a este medio. De hecho, en los fundamentos de su proyecto indica que “la Ley de Hidrocarburos 17.319 se modificó 72 veces desde octubre de 2014” entre decretos y resoluciones y una ley que la pisó.

Ambos ya se cruzaron e intercambiaron opiniones. Eso sí, mientras que Pereyra ya le dio estado parlamentario a su proyecto, Nielsen esperará el resultado electoral para no pisar en falso.

Eso sí, las propuestas giran en torno a declarar la actividad del yacimiento de “interés nacional”, garantizar la estabilidad fiscal (establecer impuestos y no adecuarlos ni sumar nuevos) y cambiaria (regirse con tarifas dolarizadas). También mantener la inversión en infraestructura en pueblos cercanos que son fuente de alimentación de trabajadores.

Señaló Pereyra a raíz de esta alquimia: “Lo primero a destacar es ver el interés que le pone al tema el posible próximo gobierno de la Argentina, también el interés que le estamos poniendo desde el lado de los trabajadores y yo como senador y presidente de la comisión de minería y combustible. En definitiva, todos vamos con el mismo fin de dar previsibilidad para que vengan inversiones y no se les cambie las reglas de juego. De alguna manera buscamos blindar todo esto para que se tenga previsibilidad. Una vez que ingresen todos los proyectos se buscarán los consensos necesarios para converger en un proyecto único”.

En tanto, a principios de este mes Cristina Kirchner se juntó con el ex CEO de YPF, Miguel Galuccio. Fue en Cuba en una de sus visitas a su hija Florencia. Fue para obtener de primera mano una visión estratégica de Vaca Muerta. Recordar que Galuccio, luego de dejar su cargo en YPF, montó una empresa con inversiones en el yacimiento de no convencionales.

A este estofado que se viene cocinando se le sumará prontamente otro más: en este caso el que está elaborando por estas horas la Catheda (Confederación Argentina de Trabajadores y Empleados de los Hidrocarburos, Energía, Combustibles, Derivados y Afines). Allí fichan grandes jugadores: Antonio Cassia (trabajadores de YPF), Hugo Moyano (Camioneros por el sector logístico), los Mangone (gremio del Gas), entre otros. De este proyecto está al tanto la UIA, ya que ha habido varias reuniones entre ambos sectores.

El GPS sobre Vaca Muerta al día de hoy da cuenta de unas mil personas suspendidas y ya habría despidos por los 95 pozos que se dejaron de explorar.

Pese a estos vaivenes Vaca Muerta llegó al hito histórico de producir 100.000 barriles diarios de crudo.

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Alberto Salas: “Vamos a volver a unir a toda la APTA”

Elecciones Técnicos Aeronáuticos: El candidato a secretario general por la Lista Celeste habló con Mundo Gremial y contó sus proyectos para los trabajadores de la actividad.

Mundo Gremial

Publicado

|

Los técnicos aeronáuticos elegirán este jueves 17 a la nueva conducción sindical de la APTA, el gremio que nuclea a los trabajadores del sector.

El sindicato, fue fundado en 1963, agrupa a los mecánicos de aviones como también a los empleados encargados del despacho y retiro de equipaje, desde funciones técnicas a especialidades previstas en el código aeroportuario.

En la elección, el actual secretario general de APTA (Asociación del Personal Técnico Aeronáutico), Ricardo Cirielli, buscará extender sostenerse en el cargo luego de 27 años de conducción ininterrumpida.

Pero esta vez, no le será nada fácil: un frente opositor buscará arrebatarle el máximo sillón del gremio.

La lista opositora Celeste “La Voz de APTA” es encabezada por el candidato a secretario general Alberto Salas.

En diálogo con Mundo Gremial, Salas explicó la realidad del gremio y los proyectos para los trabajadores técnicos aeronáuticos en caso de ganar la elección.

-¿Es un compromiso público el hecho de bajar a solo dos períodos la conducción del gremio?
– Nos parece que es un gran aporte limitar a que sean sólo dos mandatos consecutivos los que puedan ejercer los miembros de la Comisión Directiva. Vamos a reformar el Estatuto, así como también habilitar nuevas secretarias. Queremos que esto sea un proceso discutido en todos los sectores de trabajo y brindar un buen tiempo para su elaboración. Habilitar medios e instancias democráticas para que los compañeros puedan hacer llegar sus opiniones y luego en una síntesis la comisión directiva presentará a la asamblea y estaremos abiertos también a otras mociones que en esa asamblea se puedan llegar a presentar

-¿Cuáles serían las tres primeras acciones en caso de ganar el gremio?
-La primea acción que necesitamos implementar es volver a unir a toda APTA. Terminar con las persecuciones, terminar con las divisiones, terminar con la violencia hacia los compañeros. Nuestra preocupación principal hoy está en los compañeros de Andes Líneas Aéreas -que hace meses que sus trabajadores no cobran el sueldo-, en las aerolíneas que no están volando. Queremos abrir una instancia que tiene que ser vertebral del modelo de transporte aerocomercial basado en la línea de bandera y también la situación de los compañeros de FADEA. Para todo esto vamos a reactivar los cuerpos de delegados y reactivar la actividad gremial en todas las empresas aéreas del país.

-Entre los ítems de campaña proponen el “rechazo a la política de cielos abiertos”. Dentro de esa política están las Low Cost. Consulto: ¿hasta dónde llega el rechazo? ¿Hasta la eliminación de este tipo de servicios?
-Hay que separar el tema en dos cuestiones. Una es el modelo de empresa Low Cost y el otro es la “política de cielos abiertos” que nosotros rechazamos de plano. Los acuerdos que se firmaron en la última etapa del Gobierno de Macri van en contra de la reciprocidad que determina la Ley que es el producto del Acuerdo de Fortaleza de 1996 y que está vigente desde el 2001, que marca una regulación entre los vuelos que hacen la línea aérea nacional en otros países y los que las líneas aéreas de esos países pueden hacer acá. La Política de Cielos Abiertos desregula completamente el mercado lesionando severamente a nuestras Líneas aéreas Nacionales. Y cuando hablamos de la cuestión de estar “en contra de las aerolíneas de bajo costo”, tiene que ver con que estamos en contra de la precarización del trabajo. Nosotros defendemos que los técnicos y despachantes tengan un convenio colectivo de trabajo firmado por nuestra Asociación, que sea similar a los convenios de las demás empresas de la actividad. No tenemos nada en sí contra ninguna empresa siempre y cuando la cuestión de los “costos” no sea en contra de los intereses de los y las trabajadoras. De ninguna manera estamos en contra de que operen, sí nos parece que tiene que ser sobre una igualdad. No puede ser el beneficio que han obtenido en el último tiempo a donde se les ha otorgado todas las posibilidades de estructura que se han solventado con las arcas estatales: todas las obras que se han hecho en el aeropuerto del Palomar y las sucesivas obras que se han hecho a lo largo del país para favorecerlas cuando todas éstas obras fueron solventadas desde el erario público. Nos parece que habiendo una empresa de bandera es ésta misma la que puede cubrir ésa demanda especifica que estas empresas dicen interpretar.

-Respecto a las Low Cost, ¿qué idea tienen de lo que hará el próximo gobierno si es que lo encabeza Alberto Fernández? ¿Hablaron con sus equipos técnicos?
-La información que tenemos de Alberto es que él quiere defender a Aerolíneas Argentinas y Austral, volverla a ponerlas en el lugar que nunca debieron perder. En ése sentido tenemos muy buenas propuestas para hacerle llegar en relación a la utilización de toda la infraestructura que dispone en el país. Hay una capacidad que está ociosa para ponerse al servicio del crecimiento del país. Confiamos que con proyectos coherentes van a ser escuchados y lo mismo nos sucede con la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA). Quisiéramos poder profundizar la potencia que tienen dos empresas que son muy sentidas por las y los trabajadores argentinos, por la propia historia, por la defensa de la soberanía. Cuestionen que van en consonancia con el Movimiento Nacional Justicialista, al que muchos de los que integramos la lista Celeste adherimos. Queremos colaborar para hacer realidad la propuesta de desarrollo Nacional que el compañero Alberto le está proponiendo a toda la sociedad.

-Denuncian que Cirielli tiene una vida ostentosa, ¿avanzaron con denuncias judiciales?
-Nosotros estamos convencidos que una persona que defiende, en la forma violenta que ha tenido Cirielli contra sus propios compañeros no tiene otra razón de ser que no sea la de defender privilegios personales. Nosotros no vamos a avanzar en ese tipo de denuncias en esta instancia, nosotros lo que hacemos es una denuncia política. Una advertencia a nuestros compañeros. Porque está claro que la forma de vida que tiene éste compañero no se condice con la forma de vida que tiene un trabajador técnico aeronáutico. Tenemos propuestas que tienen que ver con hacer memoria y balance a libro abierto, que tiene que ver con transparentar las cuentas del sindicato, con democratizar el uso del bono F.A.S. Poner a disposición de todos en la página web del sindicato las actas firmadas en cualquiera de las negociaciones que se emprenden. Cuestiones que le hemos reclamado en reiteradas oportunidades a la actual conducción y sabemos perfectamente las razones por las que no muestra toda esta información.

-En ese recorrido que hicieron por todo el país y denuncian que hay rechazo a la gestión de Cirielli: ¿por dónde pasa ese rechazo? Por falta de presencia, por poca o nula acción gremial
-El rechazo más grande que hay a la gestión de Ricardo Cirielli tiene que ver con la falta de actividad y respuesta gremial. Cuatro años con despidos, cuatro años con paritarias a la baja, cuatro años en los que avanzó un proyecto precarizador y el sindicato no estuvo a la altura de la circunstancia. Cuatro años de poquísima actividad de los cuerpos de delegados, casi nula, actividad que ha costado mucho a los compañeros de FAdeA, Andes Líneas Aéreas, Aerolíneas Argentinas y Austral. Se ha achicado mucho la aerolínea de bandera, no vemos acción de nuestro sindicato ante la inminente devolución de los aviones de fuselaje ancho que implicaría la pérdida de más rutas. Nuestro compromiso es darle un canal de expresión a todos esos reclamos que están muy sentidos.

-Dentro del esquema gremial donde se posiciona como dirigentes sindical? En el moyanismo? Barrionuevistas? Izquierda? Gordos?
-Yo soy el hijo de un trabajador y de una trabajadora. Milito en el peronismo desde los 13 años. Pero lo que soy es menos importante de lo que toda la Comisión Directiva puede y va a ser. Hay compañeros que han militado en la Juventud Sindical de la CGT, otros hemos hecho una militancia importante en la CTA, otros provienen de experiencias vinculadas a la izquierda. El nuestro es un armado Frentista que creo que es lo que hoy está reclamando toda la sociedad y lo que nos venían reclamando nuestros propios compañeros: que estén las mejores hombres y mujeres que puedan aportar a un proyecto que reivindique y recupere las conquistas que han dado bienestar a los y las trabajadoras argentinas y que a su vez aporten al crecimiento del País. Como nos enseñó el General “nadie se desarrolla en un medio que no se desarrolla”. Las y los trabajadores técnicos aeronáutico queremos vivir en una sociedad en donde cada quien tenga la posibilidad verdadera de desarrollarse. Nosotros sabemos lo que queremos y donde estamos parados.

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

“El 50% de los trabajadores de Mar del Plata tiene algún tipo de problema laboral”

Lo afirmó Miguel Guglielmotti, secretario general de la CGT regional, en un mano a mano con Mundo Gremial.

Mundo Gremial

Publicado

|

La CGT Regional Mar del Plata renovó su conducción hace un año y medio. Hoy está integrada por 60 sindicatos y es una de las regionales más estratégicas de la provincia de Buenos Aires.

En la actualidad transitan un panorama oscuro con pérdidas de empleo y un fuerte porcentaje de trabajo no registrado, siendo la región con mayor desempleo del país, según los números del Indec.

El bancario Miguel Guglielmotti, secretario general de la CGT Mar del Plata, analizó junto a Mundo Gremial la realidad de los trabajadores marplatenses y pidió avanzar en un “gran acuerdo social” que tienda a “rever la matriz productiva” del distrito.

La regional abarca a las ciudades del partido de General Pueyrredón (Mar del Plata y Batán), donde la situación laboral “es extremadamente completa”, según el dirigente gremial.

Según los recientes números del Indec, la ciudad balnearia tiene la mayor desocupación de la República Argentina, con un 13,4%, sobre un 10,6% de promedio nacional.

“Estos porcentajes a veces suenan un tanto fríos, y hay que traducirlo a cantidad de personas , esto quiere decir que en el partido hay 42 mil trabajadores y trabajadoras desocupadas, 51 mil trabajadores demandantes de un nuevo empleo, dado que no llegan a cubrir las necesidades de la canasta básica, y 58 mil trabajadores no registrados”, describió.

Guglielmotti hizo hincapié en este último dato: hay casi 60 mil empleos no registrados. Así, “sobre una base económicamente activa de 309 mil personas, si se suman todas tres variables, el 50% de los trabajadores y trabajadoras del partido tiene algún tipo de problema laboral”.

“Indudablemente aquí hay un problema coyuntural, de fondo, nosotros desde que asumimos venimos pidiendo que se revise lo que es la matriz productiva de nuestro distrito, que ha producido este problema laboral una cuestión de pobreza e indigencia muy grande”, agregó.

La regional Mar del Plata fue impulsora, en julio de 2018, del pedido de emergencia alimentaria en el Concejo Deliberante local, tendiente a mejorar la situación de las 198 mil personas bajo de la línea de pobreza y los 41 mil indigentes que arrojó el último estudio del Indec.

En ese marco, se creó la Secretaría de la Economía Popular dentro de la CGT para poder articular acciones con la CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular): “ ellos administran entre comedores y merenderos más de 250 lugares, atienden a mas de 23 mil personas, en esos comedores y merenderos, que al día de hoy están dando turno, números, para que la gente pueda comer”.

“Esta es la situación del partido. El impacto de las políticas neoliberales golpea doblemente en nuestros distritos en función de venir con un problema casi endémico que es el de la desocupación más alta del país desde hace mas de una década, y reitero, con una matriz productiva absolutamente agotada que hay que repensar”, sentenció.

—Mar del Plata es una ciudad con muchas oportunidades, con un puerto, cercana al campo, supo tener industrias y las tiene, que está en una posición logística importante de la provincia de Buenos Aires, tienen la industria del turismo, ¿cuáles son los principales factores que llevaron a esta situación y desde dónde uno lo puede explicar?

—En realidad deben ser muchos los factores que han provocado esto, quizá la gente que viene en temporada consigue un trabajo temporario, generalmente en los últimos años es no registrado; se queda durante el resto del año y pasa a engrosar la fila de este gran ejército de desocupados.

También hay que rever la cuestión del puerto, indudablemente hay actividades que por la evolución que han tenido en determinadas áreas se ha terminado lo que tiene que ver con el trabajo en tierra. Los barcos migran al sur a pescar camarón y langostino, y el trabajo en tierra obviamente a Mar del Plata no llega, eso hace que más de 10 mil personas se encuentren sin trabajo, eso mismo pasa con la estiba, el turismo ya no alcanza para sostener a una ciudad de casi 700 mil u 800 mil habitantes, que requiere de otro tipo de industria, que requiere de una regionalización más grande, de operar de otra forma con los circuitos frutihortícolas, de poner un puerto de pie y empezar a generar exportaciones desde allí, e indudablemente, para ello necesitás trabajar con las localidades aledañas, en fin, fundamentalmente lo que aquí se necesita es generar un gran consenso, un gran contrato social, de los marplatenses y los batanenses que comiencen con el movimiento obrero, con los sectores empresariales, con las universidades a generar políticas públicas que tiendan a rever la matriz productiva como para empezar a salir más adelante, con una fuerte apoyatura indudablemente de los gobiernos nacionales y provinciales.

—En tu primer año y medio de gestión, incorporaron a la CTEP y dieron una fuerte participación a la mujer en la Regional, ¿qué reflexión hacés de tu conducción en la Regional?

—La reflexión con respecto a la construcción de la Regional ha sido muy positiva, a mí me acompaña como secretaria adjunta Adriana Donzelli, que es al mismo tiempo Secretaria General del SADOP, y desde allí se han revalorizado muchísimo las políticas de género, hay un espacio de mujeres que interactúa muy fuertemente con la regional, también se han generado espacios de jóvenes, nuestro secretario de la juventud es Martín Navarro del Sindicato de Pasteleros, en fin, yo creo que en ese sentido es una regional que tiene gran protagonismo dentro, y que ha tomado la centralidad del movimiento obrero de General Pueyrredón, que ha participado de todos los conflictos y que se ha animado también a generar políticas públicas y a expresar políticas públicas y distintas cuestiones, como te refería a la emergencia alimentaria hace más de un año.

Nos mantenemos los mismos 60 gremios que nos configuramos en ese abril de 2018 y se han ido sumando otras organizaciones e indudablemente la interrelación con los movimientos populares era más que necesaria en el contexto de la ciudad de Mar del Plata con la cantidad de trabajadores no registrados que tenemos y con los niveles de desocupación que nos marca el Indec era impensado generar una central de trabajadores sin incorporar a esos sectores que indudablemente tienen que ser una herramienta por el momento para darles contención y lo que buscamos, obviamente en un país con una movilidad social potente que tengan una inserción laboral en el campo de la registración que es de donde venimos los gremios mas antiguos.

—¿Qué opinión te merece, como Secretario Gral de una Regional de CGT, la posibilidad que se incorporen los gremios que actualmente están en la CTA que conduce Hugo Yasky?

—Yasky hizo el anuncio en un pre congreso provincial en la ciudad de Mar del Plata en el Complejo Universitario una semana antes del congreso nacional en el cual somete a votación su vuelta a la CGT y en uno de sus considerandos él afirma que esta unidad se empezó a construir, que ellos la empezaron a visualizar desde las regionales.

Nosotros tuvimos una inmensa cantidad de actividades que hemos hecho en conjunto, esa denominada unidad en la acción que se fue construyendo aquí con la CTA de Mar del Plata y me parece que indudablemente va a fortalecer al movimiento obrero, esta unidad que, reitero, en el campo de las regionales la interactuación era muy grande y me parece que tiende a fortalecer al movimiento obrero en su conjunto.

Si en la política partidaria es con todos, indudablemente en el movimiento obrero también tiene que ser con todos, así que vemos con buenos ojos ese proceso de vuelta de estos compañeros a la CGT y esperemos que se haga en los plazos más cortos posibles.

Seguir Leyendo
Aviso

LAS MÁS LEIDAS

Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno