Contactate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Cómo los inmigrantes contribuyen a la economía de Argentina

Un nuevo informe elaborado por la Organización Internacional del Trabajo y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico demostró que los trabajadores inmigrantes podrían contribuir más a la economía argentina.

Mundo Gremial

Publicado

|

Un informe conjunto del Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) afirmó que si se aprovecharan sus competencias y con políticas públicas adecuadas, los inmigrantes podrían contribuir aún más al fortalecimiento de la economía nacional.

Con una larga historia compartida, la relación entre Argentina y los inmigrantes continúa en el presente. En la actualidad, los inmigrantes representan menos del cinco por ciento de la población del país y su rol en la economía nacional es menor al registrado durante la primera mitad del siglo XX. Cómo los inmigrantes contribuyen a la economía de Argentina, aporta una nueva mirada sobre el tema y recomienda políticas para aumentar la contribución de estos trabajadores.

El informe, dado a conocer en el ex Hotel de Inmigrantes de Buenos Aires, presenta un análisis sin precedentes sobre los aportes de estos trabajadores en tres áreas de la economía nacional: mercados laborales, crecimiento económico y finanzas públicas. Demuestra que los resultados del mercado laboral de nativos y de extranjeros no son muy diferentes. La participación de la fuerza laboral es casi igual, mientras que la tasa de desempleo de los inmigrantes es apenas inferior. Sin embargo, la informalidad y el autoempleo se dan con mayor frecuencia entre los inmigrantes, quienes, en promedio, ganan menos que los nativos.

Para el director de la OIT en Argentina, Pedro Américo Furtado de Oliveira, “es posible aprovechar aún más el impacto positivo de los trabajadores inmigrantes en la economía del país, por lo que es estratégico avanzar en políticas integrales basadas en los principios del trabajo decente”.

Si bien Argentina aún no ha ratificado el convenio 143 de la OIT, enfocado en la promoción de la igualdad de oportunidades y de trato de los trabajadores migrantes, el funcionario consideró: “El tejido sociocultural y la riqueza del país fue construido y sigue consolidándose gracias a los diversos flujos migratorios, probablemente porque Argentina cuenta con una de las políticas que más protegen a las poblaciones extranjeras y dan la posibilidad de una vida digna con trabajo decente”.

“Las políticas migratorias efectivas en Argentina y la apertura hacia los inmigrantes reflejan la comprensión de sus contribuciones positivas. Esperamos que este estudio basado en evidencia continúe a respaldar los logros del país y la integración de los migrantes”, dijo Federico Bonaglia, director adjunto del Centro de Desarrollo de la OCDE, quien presentó el informe. La presentación contó también con la participación de Graciela Guzmán, secretaria de Promoción, Proyección y Cambio Tecnológico del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

El informe evalúa si la presencia de trabajadores extranjeros ha beneficiado o perjudicado las oportunidades de empleo de los trabajadores nacidos en Argentina. Al respecto, sugiere que la inmigración no suele asociarse con la pérdida de empleo o la reducción de ingresos entre la población autóctona. De hecho, los ingresos de quienes nacieron en Argentina y son graduados universitarios parecen incrementarse cuando hay un mayor número de extranjeros con título de grado. A su vez, las mujeres nativas menos calificadas tienen una mayor probabilidad de incorporarse a la fuerza laboral cuando más mujeres inmigrantes de diversos países latinoamericanos residen en su localidad. No obstante, el informe también señala que, al parecer, mientras mayor es la cantidad de inmigrantes, un porcentaje más alto de trabajadores autóctonos tiende a desempeñarse de manera autónoma o como trabajadores familiares auxiliares, o bien pueden reducirse los ingresos de los trabajadores nativos poco calificados.

En Argentina, se estima que los trabajadores extranjeros contribuyen con alrededor de un cuatro por ciento del Producto Bruto Interno (PBI). La cifra está por encima del porcentaje de población que representan los inmigrantes en zonas urbanas, pero por debajo de su proporción en la fuerza de trabajo. Con más frecuencia, los inmigrantes se desempeñan en sectores con un menor valor agregado por trabajador. Además, poseen en promedio un menor nivel educativo y menores salarios.

De acuerdo con el informe, y bajo ciertos supuestos, los inmigrantes hicieron una contribución fiscal neta positiva durante 2013, el último año con información disponible. En promedio, esa contribución representó entre el -1 y el 2 % del PBI per cápita. Si bien esta contribución fue menor a la observada para el promedio de los nativos, en parte debido a una alta sobrerrepresentación de adultos mayores entre los inmigrantes, el dato muestra que los trabajadores extranjeros no representaron una carga fiscal significativa durante ese año.

Recomendaciones para el diseño de políticas

Según el informe, los efectos de la inmigración en términos de resultados del mercado laboral de los trabajadores nativos, finanzas públicas y crecimiento económico en Argentina son relativamente limitados. Hay margen para incrementar aún más la contribución de los inmigrantes a través de mejoras en las políticas vigentes, basadas en las siguientes recomendaciones:

· Dar mayor atención a las brechas de integración. La relativamente alta integración de los inmigrantes al mercado de trabajo no debe ocultar el hecho de que su vulnerabilidad puede ser más elevada que la del grueso de la población. Hay margen para intervenir sobre las brechas salariales y de desempeño educativo entre personas autóctonas y extranjeras.

· Crear un ambiente atractivo para los inmigrantes altamente calificados. Las personas con mayores niveles educativos tienen una mayor contribución fiscal neta y podrían generar un mayor impacto positivo en la productividad. Lejos de perjudicar a los graduados universitarios nacidos en el país, aumentar el número de inmigrantes altamente calificados podría incluso mejorar sus ingresos laborales.

· Reducir la informalidad laboral. Intervenir con políticas para disminuir el empleo informal sería un beneficio para la totalidad de la economía y podría aumentar la contribución fiscal y el trabajo de los inmigrantes tanto nativos como extranjeros.

· Integrar la migración en la planificación de políticas sectoriales no migratorias. Una agenda coherente de políticas públicas contribuiría a que los países destino, como Argentina, puedan beneficiarse totalmente de la inmigración.

El especialista en migraciones de la OIT, Guillermo Dema, explicó que los trabajadores migrantes “contribuyen con el crecimiento y desarrollo de los países de origen y de destino, pese a lo cual muchos trabajadores migrantes no disfrutan de un trabajo decente”. En esa línea, consideró que para aprovechar los beneficios y reducir los costos de la migración, “es fundamental la buena gobernanza, concebida desde un enfoque de derechos, que aborde los deficits de trabajo decente de los migrantes y las necesidades del mercado de trabajo”.

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Seguir leyendo
Anuncio

ANÁLISIS Y OPINIÓN

La IV Revolución Industrial en sus propias palabras

Por Federico Addisi, columnista de Mundo Gremial.

Mundo Gremial

Publicado

|

Klaus Schwab es el creador del término IV Revolución Industrial y uno de sus máximos promotores. Para el Presidente del Foro de Davos, la misma cambiará radicalmente la forma de vida de la sociedad en los próximos años. En el libro homónimo Schwab sostiene que: “De la multitud de diversos y fascinantes retos de hoy en día, lo más intenso e importante es cómo entender y dar forma a la nueva revolución tecnológica, que supone nada menos que una transformación de la humanidad”.

Haciendo gala del globalismo que caracteriza su ideología no deja de advertir: “Debemos tener una visión integral y compartida en el plano mundial de cómo la tecnología está cambiando nuestras vidas y las de las generaciones futuras, y de cómo está cambiando el panorama del contexto económico, social, cultural y humano en el cual vivimos”.

En tanto que mientras se discute el alcance del impacto tecnológico el propio Schwab se sincera: “Dar forma a la IV Rev Industrial para asegurarnos de que gire alrededor de empoderamiento y los seres humanos, en lugar de que sea divisoria y deshumanizante, no es una tarea para un solo sector o una sola parte interesada, región, industria o cultura. La naturaleza fundamental y global de esta revolución afectará a todos los países, sectores y personas (…)”

Y en tiempos de postverdad y relatos, el Presidente del Foro de Davos es consciente que se debe escribir  la “historia” que justifique lo que está por venir:  “En segundo lugar, el mundo carece de una narrativa consistente, positiva y común que describa las oportunidades y los desafíos de la cuarta revolución industrial, una narrativa que es esencial si queremos empoderar a un conjunto diverso de individuos y comunidades, y evitar una violenta reacción popular contra los cambios fundamentales en curso”. Nótese que lo falaz de dicho relato no se apoya en la verdad sino que cuan sofistas, lo que busca es “evitar una violenta reacción popular”.

Finalmente, en esta esclarecedora obra Schwab se sincera: “La cuarta revolución industrial generará, en igual medida, grandes beneficios y grandes retos. Una preocupación  particular es la desigualdad exacerbada. Los desafíos  planteados por la desigualdad creciente son difíciles de cuantificar (…)” “La cuarta revolución industrial tiene la capacidad de robotizar a la humanidad y poner en peligro nuestras fuentes tradicionales de sentido: el trabajo, la comunidad, la familia y la identidad”.

Es evidente que para todo aquel que quiera verlo, las cartas están sobre la mesa. Es menester entonces, para los hombres del trabajo, prepararse para afrontar este cambio radical de paradigma

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

El escenario electoral divide al movimiento obrero

Por Nicolás Alberio, columnista de Mundo Gremial

Mundo Gremial

Publicado

|

Con la convocatoria a un paro general con fecha incierta y un bono de fin de año que desinfló a este último, semanas atrás se cayó el velo que ocultaba la añeja división dentro del movimiento obrero entre el sector que responde a Moyano y los Gordos+ Independientes. Detrás de estas posturas irreconciliables se encuentra el retorno sí o el retorno no de Cristina Kirchner al poder.

Ambos espacios sindicales representan mucho más que a sus sindicatos. Mueven sus fichas con astucia, direccionando su accionar al objetivo último, las elecciones de octubre de 2019.

El moyanismo dejó a un lado los resquemores con la ex Presidente, y actualmente trabaja abiertamente en su vuelta al poder. Este posicionamiento no es porque ve en la líder de Unidad Ciudadana a la mejor candidata, sino porque es el mal menor. Es la única, por el momento al menos, que puede derrotar a Macri. Ese es el verdadero objetivo de Moyano.

Del otro lado, los Gordos se sienten cómodos con el gobierno. Por su origen peronista preferirían estar trabajando por un candidato justicialista, pero ante un escenario donde ningún dirigente mide, ven con buenos ojos la continuidad de Macri, si eso imposibilita el retorno de Cristina Kirchner. Ese es su verdadero objetivo.

En este contexto se desarrolla la actividad sindical de estos meses, que se irá profundizando día a día con el correr del tiempo, principalmente cuando nos vayamos acercando a la recta final hacia los comicios.

Estas acciones y reacciones, estos movimientos finos, sutiles, que se desarrollan por debajo de la superficie tuvieron su máxima expresión, cuando semanas atrás Schmid, de históricos vínculos con Moyano, pegó el portazo y abandonó el Triunvirato de la CGT.

En Azopardo quedaron, entonces, Héctor Daer (Gordo) y Carlos Acuña (Barrionuevo) como los mandamases. De forma tímida y como respuesta a esta salida, lanzaron que en noviembre (el mes es largo) la CGT realizaría un paro general de 36 horas. Querían mostrar fuerza frente a un Moyano que les dividía la central y sumaba adeptos a su Frente Sindical. Asimismo, establecía vínculos con la CTA y con los movimientos sociales, representados en figuras como Grabois.

En los días posteriores Daer y Acuña reflexionaron. Tomaron conciencia que el conflicto favorece a Moyano y por elevación a Cristina Kirchner. La situación económica es acuciante, entonces qué hacer. Un paro no. Un bono de fin de año ¿Insuficiente en relación a la pérdida del salario de este año? Claro, pero es una alternativa. Así comenzaron a entablar conversaciones con el Ministro Dante Sica, y llegaron a un acuerdo por un bono de fin de año. Este último es confuso, en cuotas en más de un sector, pero es algo que pueden mostrar para disolver el paro general.

Daer y Acuña son conscientes que el bono favorece incluso a los trabajadores que representa el moyanismo, es decir, a los camioneros, a los bancarios, etc. que no están ya en la CGT que ellos conducen. Pero peor es un paro evalúan.

Los Gordos movieron sus piezas en este tablero de ajedrez y ahora se debe observar cuál va a hacer la reacción del hombre del camión. Qué hará Moyano para contrarrestar, esa es la incógnita.

Por el momento, desde su entorno se insiste con la convocatoria a una huelga general, pero un dato a tener en cuenta es si está en condiciones para hacerlo o sí es la central obrera la que tiene los fierros como se dice en la jerga para convocarlo. Para que se entienda, un paro general es efectivo cuando se adhieren los gremios del transporte, y por el momento estos dirigentes se encuentran dentro de la CGT de Daer y Acuña.

Sin embargo, en este contexto los gremios del transporte nucleados en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), que conduce el titular del gremio de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, realizó un plenario para evaluar la convocatoria a medidas de fuerza “ante un panorama de conflictos que se multiplican” en el sector.

Si bien aún no se anunció ninguna medida de fuerza, se especula con la posibilidad que los colectiveros, ferroviarios, aeronáuticos y marítimos realicen un paro con el Impuesto a las Ganancias como eje principal.“Vamos a cumplir el tercer aniversario de la promesa de la eliminación del impuesto a las Ganancias y cada vez más trabajadores lo pagan: medio millón más. Es un compromiso que el gobierno no ha cumplido e incluso lo pagan los jubilados”, remarcó Schmid.

¿Detrás de este movimiento se encuentra Moyano? Es muy probable.

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Bono 2018: El cuento del ¿gran? bonete

Por Raúl Ferrara (abogado laboralista y columnista de Mundo Gremial)

Mundo Gremial

Publicado

|

Desde hace unos días el eje de la discusión mediática se concentra en el monto y condiciones de pago del “bonete” de fin de año que neutralizó un paro general no deseado ni por el gobierno ni por la cúpula CEGETISTA.

Mientras tanto hoy se publicó en el boletín oficial el decreto por el que se materializa la letra chica del acuerdo.

Las críticas se hacen oír desde todos los frentes.

Para los trabajadores el monto es insuficiente para compensar el 15% de pérdida del poder adquisitivo del salario en lo que va del año, aun en aquellas actividades que han logrado los mejores acuerdos paritarios. No existe ninguna actividad que requiera un bono inferior a los $ 40000 para compensar esa pérdida acumulada… y ese es solo el piso.

Los empresarios PYMES si bien reconocen la necesidad de atender las necesidades de sus trabajadores en un contexto recesivo e inflacionario, manifiestan enormes dificultades para cumplirlo y critican que la falta de previsión de mecanismos de asistencia y financiamiento del “bonete” resultan un obstáculo para su implementación.

El debate está instalado y pareciera que en vez de resolver o al menos paliar los problemas reales de la gente las autoridades impulsan una discusión mano a mano de trabajadores y empresarios (sobre todo del sector PYME) con el gobierno como espectador de lujo.

Un elemento incluido en el decreto presidencial y que no ha sido objeto de análisis profundo es el procedimiento previo de comunicación de despidos hasta el mes de marzo de 2019. Parecería que mediante el mismo el gobierno aspira a frenar la sangría de puestos de trabajo que viene sufriendo el mercado de trabajo y que, lamentablemente, llevará a los dos dígitos el índice de desempleo antes de fin de año.

Dicho esto… ¿será efectiva la herramienta elegida o se trata solo de un título vacío?

Para contestar esa pregunta cabe evaluar si la omisión en el cumplimiento de ese procedimiento de comunicación previa de despidos es sancionada con la nulidad del propio despido. La respuesta es NO. El despido realizado sin causa durante la vigencia del decreto queda firme e irrevocable.

Recordemos que en tiempos de crisis se sancionó la Ley 25561 (2002) que prohibía los despidos por 180 días y que, si bien no sancionaba con la nulidad los despidos dispuestos en violación a esa prohibición, establecía la duplicación de las indemnizaciones del trabajador afectado. Con ese mecanismo se desalentaban por un lado los despidos por el incremento del costo y, por el otro, se otorgaba una mayor protección al trabajador que frente a la crisis de empleo enfrentaba un horizonte de desempleo de mayor duración.

El gobierno no ha elegido ni la protección plena de la estabilidad en el empleo (nulidad del despido) ni la de otorgar una protección real al trabajador despedido en tiempos de crisis (agravamiento indemnizatorio).

Ha optado sencillamente por “sancionar” al empleador que omite el procedimiento con la aplicación de las multas que prevé el Pacto Federal del Trabajo (Ley 25212). Pero… ¿alguien se tomó el trabajo de analizar si esa norma le es aplicable a este tipo de violaciones? Parecería que no.

La referida ley enuncia una seria de conductas específicas reprochables y les determina una sanción a cada una de ellas. Ninguna hace referencia al incumplimiento de un procedimiento de comunicación de despidos por la sencilla razón de que no existía al momento de sancionarse.

¿Es posible aplicar “por analogía” las sanciones de otro tipo de infracciones previstas en el Pacto Federal de Trabajo a estos despidos?

La respuesta es también negativa pues rigen para el procedimiento infraccionario las mismas garantías que para el proceso penal … no hay delito sin ley preexistente al hecho. Un decreto no puede modificar la ley y crear “nuevos delitos”… al menos no en un estado republicano de derecho.

Pero si aún por hipótesis pretendiéramos extender las multas a las violaciones del procedimiento pre-despido que establece el Decreto del “Bonete”, lo cierto es que el beneficiario de estas no será el trabajador que es el afectado directo y quien requiere ser protegido en la contingencia indeseada de pérdida de su trabajo sino el ministerio de trabajo.

La conclusión es que el debut del Ministro Sica al frente del área de trabajo y la aparente despedida del Secretario Triaca no parecen modificar la línea directriz del gobierno de Macri que es dejar librado al trabajo a los avatares del mercado.

Seguir leyendo
Anuncio

LAS MÁS LEIDAS