Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Aún con internas irresueltas, la CGT unificada busca desempeñar un rol protagónico en el escenario post electoral

Por Emiliano Russo, columnista de Mundo Gremial

Publicado

|

La CGT unificada buscará mostrar su nueva musculatura política el próximo miércoles con la temprana convocatoria para celebrar en plaza de Mayo el Día de la MIlitancia como una demostración de fuerza propia ante un convulsionado Frente de Todos pero también para dar respaldo a Alberto Fernández, ante el temor que un nuevo revés electoral gatille una eventual arremetida del kirchnerismo.

Pero no se trata de un apoyo absoluto al primer mandatario como bien lo dejó de manifiesto el documento final del congreso general celebrado el pasado jueves en Parque Norte, en el que advirtió que “la inflación debilita el poder de compra de trabajadores en situación de ocupados, desocupados o jubilados”, horas antes que el Indec informara un 3,5% de aumento del IPC durante el octubre. También lo dijo Gerardo Martínez (Uocra) desde el escenario, cuando cuestionó la suba de precios y advirtió que la nueva central “gritará cuando tenga que gritar” para hacer sentir sus reclamos.

Lo que está detrás de estas advertencias es el reclamo a la cúpula del FdT para que la nueva jefatura cegetista –integrada por Héctor Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano- tenga más poder de decisión dentro del oficialismo. Asimismo, el documento final cita un sugerente párrafo de Perón en lo que parece un mensaje destinado a Alberto Fernández, a quien le vienen aconsejando que asuma “la conducción política” de la coalición oficial para evitar que se desgaste su figura y así pueda asegurar un rumbo de su gestión. “Nadie puede resolver un problema social si antes no se soluciona el problema económico, y nadie soluciona un problema económico si antes no se resuelve el problema político “, decía el fallecido fundador del Justicialismo.

Es que en los pasillos del predio del sindicato de Comercio muchos jefes sindicales se preguntaban si, tras los comicios del domingo próximo, el Presidente se animará o no a liderar el espacio. Todos fueron escépticos. En política, se sabe, los espacios de poder que se dejan vacíos, los ocupan los adversarios, internos o externos.

Es en este contexto, que la nueva cúpula cegetista está dispuesta a hacer escuchar sus reclamos y sus apetencias por espacios de poder dentro del oficialismo. Aún hay cuestionamientos al kirchnerismo por haberse cerrado en el armado de listas de candidatos. El bancario Sergio Palazzo, 4° en la boleta bonaerense del FdT, quedó relegado a la secretaría Administrativa de renovada entidad y no tuvo lugar en la conducción. Tras el congreso, fue uno de los pocos dirigentes que concurrió al cierre de campaña de Merlo donde se fotografió con Máximo Kirchner.

El mensaje del Congreso fue claro; el kirchnerismo no tendrá peso en las futuras determinaciones de la institución; más allá que un aliado circunstancial del hijo de Cristina Kirchner, como Pablo Moyano, haya sido promovido a la conducción colegiada. Si el moyanismo tiene que “romper” con el sector más poderoso del Frente, hay probados antecedentes y con la ex presidente en la cima del poder.

La unidad dura 6 meses”, pronosticó con una sonrisa un jefe sindical consultado. Más allá de la chicana, es el otro interrogante que dejó el congreso celebrado el jueves. A los popes sindicales los une “el espanto” de la reforma laboral con que viene amenazando una oposición que aspira a quedar eventualmente fortalecida por las urnas. Pero la “unidad” no hace desaparecer las internas y las diferentes visiones que tienen hombres de peso dentro de la institución de calle Azopardo. La ausencia de Moyano por un presunto “cuadro febril” durante la votación sumado a la dura pelea para quedarse con una decena de secretarías, promete más capítulos de la puja por el poder.

Algunos memoriosos recuerdan que Hugo Moyano -ausente en Parque Norte por los «achaques de la edad»- asumió en 2002 en la CGT en un triunvirato y después de un tiempo logró quedarse con el unicato. Eran otros tiempos y el camionero venía siendo un referente en la lucha contra el menemismo y los intentos de flexibilización laboral al tiempo que el sector de “Los Gordos” sufría cierto descrédito por haber apoyado la experiencia neoliberal de los ´90. Es decir, el actual vicepresidente de Independiente no cuenta con el peso específico que hace 20 años detentaba su padre para poder hegemonizar la conducción cegetista.

De hecho, aunque hace semanas logró quedarse con la CATT (gremios de transporte), el maquinista Omar Maturano está armando una confederación “en espejo” reuniendo a gremios del transporte y servicios, como los estacioneros de Acuña y hasta la lista bordó del «Pollo» Sobrero.

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Aviso
Aviso
Aviso
Aviso


Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno