Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Activos intangibles y tangibles, casos testigo del avance tecnológico

La riqueza de los bienes también muta a la par que avanza la tecnología.

Pablo Maradei

Publicado

|

No hace falta ser memorioso pero sí tener una cierta edad para recordar la fortuna que costaba comprar una parada de diarios allá por los anos noventa: la industria gráfica vivía un apogeo y comprar el diario era una inversión intelectual; además de ser accesible para cualquier trabajador. Lo mismo ocurría si uno piensa, para la misma época, lo que había que desembolsar para hacerse de una licencia para conducir taxis.

La irrupción de las plataformas digitales como es el caso de UBER o bien los .com de los diarios tiraron por la borda el valor de esos activos intangibles por los que pudo pagar un trabajador para tener su propia fuente de trabajo. Y dándole una vuelta más de rosca: acaso ese trabajador pudo acceder a una licencia o a un puesto de diarios con el pago de una indemnización; otro activo intangible que el trabajador va acumulando con el paso de los años al cumplir con su trabajo; algo que ahora estaría en dudas de avanzar la Reforma Laboral.

Los talibanes del capitalismo tirarán el axioma que cierra el círculo: “¿Para qué pagar indemnización si podés uberizarte a cero inversión?”. Solo con esta retórica cierra el círculo (rojo) de lo expuesto.

En cualquier caso, y para seguir haciendo historia, pongamos en números ese recorrido: en el caso de las paradas de diario, según la utilidad que dejara sumado al reparto fijo que tuviera, una persona podría pagar por ese bien valores desde los 30.000 dólares. Llamativamente si uno se mete en la principal web de compra venta de bienes del país hoy por hoy se encuentra con avisos de hasta 80.000 dólares por una parada. Fuentes inobjetables del sector aseguran que una parada de diarios “está dejando una utilidad de entre 25.000 y 35.000 pesos”. Y agregan: “Estar ocho horas parado, chupando frío y tener esa ganancia con una inversión de 80.000 dólares estamos ante una estafa”.

En tanto, la licencia para taxis siempre estuvo en torno a los 20.000 dólares: y así se mantuvo hasta que UBER irrumpió en el mercado local, ni bien arrancó la plataforma en 2016. Desde la Asociación Taxistas de Capital (ATC) aseguran que “hoy una licencia se paga hasta 1.100 dólares y que el horizonte de este mercado es a la baja”. En la Ciudad circulan 36.800 vehículos aunque un 10% está en rotura permanente. Desde la ATC sostienen que en estos últimos años se perdieron 10.000 puestos de trabajo a nivel nacional “porque muchos no puede renovar el auto a los 10 años y optan por vender la licencia y hacer algo con esos 1.100 dólares; pero es algo que cada vez va perdiendo más terreno”. Para seguir haciendo números: hoy un cero kilómetro arranca en los 600.000 pesos.

En contraposición, tenemos al sector bancario. Con sus mega edificios para atender al público, que no son otra cosa que bienes de uso, es decir activos tangibles y que la automatización llevará a su paulatina desaparición. Ya existen bancos en el mundo bancos sin bancarios: acaso gremios poderosos con tendencia a la baja de afiliados. Esos bienes tangibles serán reemplazados por intangibles como son los websites evitando costos de personal, de mantenimiento, de energía eléctrica, y muchos otros etcéteras. Rápido de reflejos, Sergio Palazzo, titular de la Asociación Bancaria, corrió tras los 6.500 empleados de Mercado Pago: hay que adelantarse al futuro… que ya llegó.

Aviso
Aviso
Aviso
Aviso

Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno