Conéctate con nosotros

CGT

Tensiones en la normalización de regionales de CGT con críticas a Furlán

Villa Mercedes, San Luis, y la regional Cordóba Capital ponen en crisis la actuación de la secretaría del Interior en busca de la pretendida unidad.

Publicado

|

La secretaría del Interior de la CGT continúa por estos días con el cronograma de normalizaciones de las delegaciones regionales de la central. Lo hace bajo un único criterio: garantizar la unidad. Pero el camino se tornó sinuoso en distintas juridiscciones y la situación tomó temperatura en el último tiempo.

Un caso puntual es la CGT Regional Villa Mercedes de San Luis. Ni Abel Furlán ni el comisionado Horacio Otero lograron concretar la unificación de los sectores y hasta les llueven críticas por «desordenar» y alborotar una normalización ya encaminada.

Luego de meses de negociación y sin asegurar una conducción unificada, Furlán llevó a Otero a Villa Mercedes y realizó una convocatoria de gremios para intentar destrabar un conflicto que hoy enfrenta a dos sectores tras el corrimiento de Carlos Ponce, del gremio del Plástico y ex titular de la regional.

Sin Ponce, son dos los bandos en pugna: el que conduce el panadero Darío Martinelli, con aval de unas 40 organizaciones; y el que encabezan un puñado de sindicatos como ATSA, ASIMRA y UOM.

En ese marco, Furlán y Otero intentaron sumar adhesiones y llamaron a una reunión en Villa Mercedes. No lograron congregar más de 15 organizaciones y el consenso pretentido está lejos de pactarse.

En frente, Martinelli sigue con firmeza en el pedido de elecciones y rechaza la intervención de la CGT nacional. De concretarse la comisión normalizadora, avisó que se irá del armado y mantendrá en paralelo la conducción del Frente Sindical.

Así las cosas, la postura intervencionista de Furlán -sostienen fuentes consultadas en gremios puntanos- llevó la stiuación a una encrucijada difícil de sortear y que amenaza con romper los pasos hacia la normalización que a principios de año parecía sencilla.

Aunque con matices variados, también en la CGT Regional Córdoba la actualidad es caótica. La decisión del secretariado nacional de intervenir la delegación no cayó bien entre los dirigentes que responden al desplazado José Pihen.

La actual conducción de la regional rechazó la intervención y reclamó que en quince días se convoque elecciones libres para lograr la normalización.

«Entendemos que la voluntad mayoritaria de las organizaciones sindicales afiliadas a la Delegación Regional Córdoba, expresada democráticamente, será la que determine quién conducirá los destinos de la misma, en el marco del Estatuto social vigente», declaró la CGT de Pihén en un escrito dirigido al triunvirato nacional con críticas a las gestiones de la Secretaría del Interior al mando de Furlán y Otero.

El descargo de la regional lleva las adhesiones de casi 70 organizaciones sindicales hoy dentro de la estructura cegetista, y además contó con el apoyo de dirigentes alejados de la central como Rubén Daniele, Mauricio Saillén y Sergio Fittipaldi.

Por su parte, el otro sector que busca quedarse con la conducción de la CGT Córdoba y que se niegan a la contiunidad de Pihén avanzó con gestiones paralelas ante dirigentes nacionales de la central. En las últimas horas, referentes del espacio se mostraron con el cosecretario general Pablo Moyano y el delegado normalizador Otero.

De la cita fueron parte Rubén Urbano de UOM, Pablo Chacón del Sindicato de Comercio y el secretario general del Sindicato de Camioneros, Edgar Lujan. Según comunicaron, el motivo del encuentro fue a los fines de organizar y poner fecha para la normalización de la Regional de la CGT Córdoba.

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Aviso
Aviso
Aviso
Aviso


Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno