Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Teletrabajo: “Se puede sacar una mejor ley que fomente y no desincentive”

Lo asegura Tomás Karagozian, presidente de UIA Joven. El empresario del sector textil apuesta a que el Senado los escuche este miércoles; en Diputados la convocatoria “se hizo un poco tarde” y lo votado “no” fue acorde a lo que expuso el sector empresario.

Pablo Maradei

Publicado

|

El proyecto de ley de Teletrabajo entra esta semana en la recta final previo a convertirse en ley: este miércoles a las 11 el sector empresario podrá exponer su posición ante la comisión de Trabajo del Senado para intentar torcer el proyecto que cuenta ya con media sanción de Diputados. Según consignó el presidente de dicho cuerpo, Daniel Lovera, a Mundo Gremial, este miércoles habrá dictamen. La duda es si incorporarán cambios -aunque pareciera que no- todavía no hay nada cerrado. En ese sentido “y apostando al diálogo”, Tomás Karagozian, presidente de UIA Joven y empresario vinculado al sector textil, conversó con este medio para contar que la ley “debería tener modificaciones”.

Muchos legisladores promueven la ley tal como está porque consideran que esta es una ley marco y que las discusiones específicas se darán en las convenciones colectivas. ¿Compartís o hay que hacer cambios en la normativa general?

Tiene que haber un marco regulatorio, pero con pequeños cambios de cierta importancia y sin ser específicos se puede sacar una ley mejor que fomente esta modalidad de trabajo y no que la desincentive. Queremos que al sector empresario se lo tenga en cuenta ya que tiene beneficio s para ambos lados.

¿Cuáles son esos cambios?

Más que cambios, digo temas a tener en cuenta: derecho de organización, que las empresas puedan establecer pautas de trabajo para hacerlo. Que ambas partes puedan establecerlo y que la reversión no sea unilateral. Hay empresas que se sustentan en el teletrabajo y quizá no tengan las posibilidades de recibir al personal. Para las pequeñas empresas es difícil que se hagan cargo de todo el equipamiento y que tengan las condiciones perfectas en su hogar y por lo tanto que las empresas los puedan recibir en su lugar de trabajo.

Otro tema es el de los horarios: no hay que establecer algo fijo sino que cada empresa pueda pautar de común acuerdo con su gente. En ese caso se puede trabajar por proyecto y no por horas trabajadas. Un padre o una madre necesita tomarse más horas para estar con sus hijos durante el día para trabajar más tarde; lo que tranquilamente puede ser una opción a tener horarios rígidos. De hecho, el derecho a la desconexión está resguardado en la Ley de Contrato de Trabajo.

A título personal mío y por seguir el tema, entiendo que en Diputados se escuchó más al sector trabajador que al patronal, ¿considerás que en el Senado habrá una escucha más abierta al sector empresario?

La intención del lado empresario es mejorar las reglas; de ninguna manera atacar el proyecto de Diputados o decir que estuvo mal hecho. Al lado empresario se lo llamó en Diputados, pero fue un poco tarde y no tuvo mucho sentido con lo que habíamos expresado. No lo digo para echar culpas a nadie, todas las leyes son mejorables y me parece que hay tiempo ya que será implementado a los 90 días de la finalización del ASPO; por ende es mejor tomarse un poquito más de tiempo y mejorar la ley.

Con el contexto político actual y luego de las críticas de Cristina Kirchner al Grupo de los 6, uno considera que ese diálogo no podrá ser tan fructífero…

Nosotros como generación joven hacemos política industrial; que no es partidaria sino transversal. Siempre vamos a apostar al diálogo y al consenso y siempre hemos encontrado referentes que están dispuestos a hacerlo. Siempre voy a apelar a esto. Por ejemplo, tenemos muy buen diálogo con la juventud sindical. Por supuesto que cada lado tiene intereses, pero cuando se debate desde el punto de vista del respeto y la confianza tenemos una actitud propositiva y como generación tenemos cambios notorios en este sentido.

¿Coincidís con Funes de Rioja, referente de la UIA, que así como está la ley desincentivará el teletrabajo?

Funes es más especialista que yo y en la UIA hay un departamento de legislación; pero yo entiendo que el exceso de reglas desincentiva comportamientos empresariales y nosotros tenemos que asegurarnos de que incentiven. Por supuesto cada compañía al final decide pero la ley necesita modificaciones para impulsar aún más el teletrabajo.

¿Cómo manejaste en tu empresa, que es del sector textil, el tema del teletrabajo? Previo a la pandemia ¿utilizabas esta modalidad?

Antes de la pandemia no teníamos y nos dio mucho temor cuando de repente tuvimos que mandar a toda la gente a su casa a trabajar. Con el correr de las semanas y el muy buen equipo de sistemas nuestro nos dimos cuenta que era posible y ganamos mucha confianza con estas herramientas que hemos aprendido a utilizar y no tienen por qué desaparecer cuando se termine esto del CoVid. Por supuesto que hablamos de la parte administrativa porque todo lo que es manufactura no es aplicable al teletrabajo. Y te digo más: nuestras fábricas están por el interior y hoy me siento más cerca de ellos gracias a las reuniones digitales; y eso que yo viajaba mucho al interior para recorrer las plantas.

¿Qué otras conclusiones sacás de tu experiencia?

A mí no me interesa que la persona me muestre que trabajó ocho o diez horas, me interesa que de común acuerdo pautemos objetivos y hagamos lo posible por cumplirlo. Hicimos una encuesta entre las 70 personas que tenemos en área administrativa y nadie pedí ni todo teletrabajo, ni full presencial: todos pidieron un mix. El teletrabajo mejora la calidad de vida, ahorra dinero y tiempo de transporte, pero también es linda la sinergia de poder compartir tiempo, mate o almuerzo con los compañeros de trabajo.

Aviso
Aviso
Aviso
Aviso


Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno