Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Patricio Lombilla habló de todo a días de las elecciones en la UPSRA

En exclusiva con Mundo Gremial, el interventor del sindicato de Seguridad Privada analizó su gestión, las denuncias contra García, las conformación de las listas y se refirió a las amenazas y hostigamientos sufridos en los últimos días

Mundo Gremial

Publicado

|

upsra seguridad privada gremiales

El delegado normalizador de la Unión Personal de Seguridad República Argentina (UPSRA), Patricio Lombilla, habló de todo con Mundo Gremial y apuntó contra un empresario de seguridad privada por amenazas y hostigamiento.

Lombilla fue el hombre designado por la gestión de Jorge Triaca en el ministerio de Trabajo para avanzar en el proceso de normalización, tras el desplazamiento del exsecretario general Ángel García y su comisión directiva luego de más de 30 años al frente de la UPSRA.

Llegó al sindicato de Seguridad Privada para completar el trabajo iniciado por los delegados anteriores, entre otros Rodolfo Alonso, Karina Palacios y Roberto Porcel, quienes no lograron los resultados esperados durante el primer año de la intervención.

Para Lombilla, el primer año de la intervención “fue un año perdido, con idas y vueltas por cuestiones judiciales” con García, el secretario general desplazado.

En promedio, los interventores que precedieron a Lombilla estuvieron en promedio tres o cuatro meses por lo que “no se pudo nunca se pudo funcionar bien el trabajo de la intervención”.

“Cuando llegué fue casi arrancar de cero, no teníamos control de la información, fundamentalmente de los sistemas, de la caja, y a partir de ahí desarrollamos sistemas y tomamos el control del padrón que es lo primero que se tiene que hacer para luego llamar a elecciones”, explicó el actual Delegado Normalizador.

En el caso de UPSRA existe una particularidad, si se lo compara con intervenciones en otras organizaciones. El sindicato está intervenido y la obra social no, por lo tanto toda la estructura intervenida sigue montada en la Obra social.

“O sea, García sigue siendo el presidente de la obra social, Celeste Ferrara sigue siendo la tesorera y todos los empleados que realizan tareas gremiales son empleados de la obra social, con lo cual -al empezar la intervención- no tenía estructura, había once empleados, la mayoría docentes”, señaló.

Lombilla compara sus inicios en la gestión con “armar una empresa casi de cero” para tomar el control del padrón y conocer la masa de trabajadores de la actividad. Para eso se creó un sistema para que los propios empresarios declaren de manera nominativa a cada empleado.

“Así se empezó a contar con información fidedigna. A partir de ahí pasamos a recaudar un promedio de 15 millones de pesos, y hoy recaudamos en promedio 27 millones de pesos. Es decir que aumentamos la recaudación muchísimo y empezamos a tener conocimiento de cuántos trabajadores son, cuántos afiliados hay, cerramos paritarias, se cerró el juicio con García y la Justicia avaló la intervención y que se siga con el proceso de elecciones, respetamos el cronograma y el 14 de enero serán las elecciones”, resumió el interventor.

Los candidatos a secretario general

Gutiérrez y Requelme, los candidatos a secretario general en la UPSRA

Tras la designación de la Junta Electoral, realizada el pasado 8 de octubre en Asamblea Extraordinaria con participación de más de 700 afiliados, se convocó a elecciones para mediados de enero y comenzaron a recibirse las listas de candidatos.

En el medio de denuncias por aprietes y conflictos internos, de los cinco miembros iniciales renunciaron dos y el clima comenzó a caldearse. Pero tras idas y vueltas, en los últimos días los renunciantes volvieron a la Junta y se tuvo que analizar todas las resoluciones tomadas durante sus ausencias.

Así, se anularon resoluciones para llegar al día de hoy con la habilitación de la Lista Verde con Julio Gutiérrez como Secretario General y con la Lista Naranja que conduce Leónidas Requelme que deberá subsanar algunos requisitos para lograr participar.

“Mi voluntad y lo que me gustaría es que todos pudieran participar y que se dirima en las urnas. La voluntad del ministerio es que el sindicato vuelva a las manos de los trabajadores el 14 de enero”, afirmó Lombilla.

Amenazas y hostigamientos

En las últimas horas, Lombilla denunció haber recibido amenazas y hostigamientos en la sede del gremio y en su vivienda particular luego de haber cambiado a la empresa se seguridad que custodiaba el sindicato y a menos de un mes de la elección general.

“Quisiera pensar que no viene de ninguna de las dos partes políticas, he tenido contacto con los dos candidatos y con gente que trabaja con ellos, participan activamente en las decisiones del gremio porque creo que hoy ya tienen que empezar a haber una convivencia y una transición para quien sea el futuro secretario general. Por lo tanto, descarto que venga de cualquiera de ellos”, sostuvo.

El funcionario relató un “hecho puntual” que despierta las sospechas sobre un empresario de seguridad privada: Cristian Felice, propietario de la firma que realizaba tareas en el sindicato y fuera apartada por la intervención luego de descubrir que “obligaba a sus empleados a realizar tareas de espionaje e investigación” sobre Lombilla y su entorno.

“Recibí una notificación de la Justicia de una fiscalía de la Ciudad de Buenos Aires donde hay cinco empleados que denuncian penalmente al responsable de la empresa que prestaba servicios de seguridad privada en el sindicato, donde ellos eran obligados a realizar tareas de espionaje e investigación sobre mi persona, como filmarme, grabarme, revolverme el escritorio, reportar todos mis movimientos y si no los amenazaban con echarlos del trabajo. Todo consta en la Justicia donde me presenté como querellante. Esto escaló en que todos los días sufriéramos agresiones en la puerta del sindicato, al personal de la intervención y mi secretaria”, relató.

Y agregó: “Hace unos días hubo un grupo de personas en la puerta de mi casa repartiendo panfletos difamándome, pero no lo solo eso, lo que más me molestó fueron las fotos de mi familia, de mis hijos que son menores, pegados en los árboles en todos lados”.

“Desvincularía totalmente esta acción contra mi persona y mi familia respecto a la política sindical”

También se publicó el teléfono personal de Lombilla en todas las redes sociales y desde ahí “empecé a recibir mensajes de cualquier tipo con amenazas, diciéndome ‘cuidado con lo que hacés’, ‘ojo por dónde vas’”.

“No podría decir quién es, pero quienes realizan las amenazan dicen que son enviados por el propietario de la empresa Cristian Felice con quien que me quise reunir y nunca se apersonó. Lo denuncian los propios empleados por lo que creo que la persona que está detrás de todo esto es él”, concluyó durante una entrevista con Mundo Gremial.

Lombilla ya recibió el respaldo y solidaridad del ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, y del ministro de Seguridad de la Provincia, Cristian Ritondo, que “también me prestó todo su apoyo y colaboración para brindar resguardo a mí y a mi familia”.

Al ser consultado si las amenazadas tienen relación con alguna de las listas que se postulan para las próximas elecciones, Lombilla dijo: “No estoy para hacer suposiciones, sé que estoy en un mundo sindical que sabemos lo que comprende pero no le hago atribuciones a ninguna de las dos listas, de hecho tengo diálogo con los dos candidatos pero sí a partir de que desvinculé a la empresa de seguridad y por los propios dichos de los empleados ante la justicia y que me hacen llegar sus comentarios, la responsabilidad es de Cristian Felice, el responsable de la empresa que prestaba servicio”.

“Desvincularía totalmente esta acción contra mi persona y mi familia respecto a la política sindical, de hecho tuvimos una asamblea con más de 700 afiliados totalmente en paz, durante un año y medio no tuve problemas, conviví con todos los actores políticos del sector y las empresas, nunca tuve un problema, esto se desencadenó a partir de las denuncias del personal de la empresas de seguridad y el cambio de la empresa”.

La denuncias ya están radicadas con actuación del jefe de la Comisaría 5ta. de San Fernando quien “me brindó todo el respaldo a quien también le agradezco”, como también “el apoyo de muchísimos trabajadores, delegados, dirigentes gremiales y de gente que realmente quiere que esto termine en un cambio y no sea en vano”.

“Es muy difícil llevar adelante estas tareas sin el apoyo del Estado y tengo todo el apoyo del ministro Sica y a partir de eso uno se siente totalmente respaldado para llevar este tipo de situaciones que no son fáciles y que uno asume tomar el compromiso y no es cuestión que uno de buenas a primeras diga hasta acá llegué, hay que comenzar y terminar con las tareas encomendadas, para eso estamos, uno es grande conoce estas cuestiones y sabe que está expuesto a determinadas cosas. Creo que se pasó una línea cuando se meten con las cuestiones personales, de hecho en unos de los videos que ya están denunciados, hay una de las personas preguntándole al guardia de seguridad de mi barrio si me conocen, en qué trabajo, cómo me muevo. Está todo filmado, es muy burdo lo que pasó, triste, penoso, pero bueno, hay que manejarse con la Justicia y no más que eso”.

También habló sobre las denuncias realizadas contra su gestión por un supuesto desvío de fondos. Al respecto, aseguró que las acusaciones fueron “infundadas” y “descabelladas”.

“Tengo las puertas del gremio abiertas para quien quiera revisar las cuentas, yo estoy y estuve a derecho en todo momento, y la verdad que es totalmente infundado y es mentira. Las denuncias que he visto son descabelladas”, señaló.

Lombilla contó que al llegar al sindicato se encontraron con un “desmanejo de fondos” y “hasta desconocimientos de la propia ley y de las exigencias de lo que es el convenio colectivo de trabajo”.

“Hoy contamos con servicios internacionales de ambulancias, seguros de sepelio, seguro de vida para los afiliados, cosas que eran exigidas y que no se prestaban. Ahora hice dos denuncias en donde lo que hacían era un desvío sistemático de fondos hacia la obra social y hacia prestadores vinculados al secretario general y su mujer. Yo solo denuncié más de 110 millones de desvíos de fondos, con lo cual yo sé que uno está expuesto a este tipo de denuncias y estoy abierto a explicarlas y a derecho, así que eso no me preocupa, sé cómo estamos trabajando, tenemos un equipo muy sólido en todo sentido”.

La necesaria renovación dirigencial

El interventor de la UPSRA señaló que la dirigencia “tiene que entablar una renovación” y destacó que “hay un bache entre una persona que estuvo treinta y pico de años en un gremio y jóvenes que lindan los 30 o 40 años que forman los equipos de trabajo de los candidatos”.

“Hay que desarrollar dirigentes que hoy tienen que aprender un montón de cosas y el sindicato va a tener que llevar adelante ese proceso de cambio y renovación”.

Respecto a posibles inconvenientes en la transición de mando, dijo que “no tiene que esperarse ningún tipo de problemas en el progreso del sindicato que tiene que ser muchísimo más grande de lo que es hoy en día”.

“Nosotros con un año de trabajo obtuvimos buenas paritarias, un montón de servicios, buena relación con las empresas, articulación con el Estado, el tema que hoy las prácticas tienen que ser otras, no hay lugar para ese tipo de acciones del pasado”, finalizó.

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Luis Barrionuevo: “Macri ya no debe ser candidato”

El jefe de los Gastronómicos considera que si el Presidente se baja, Lavagna tendrá chances de llegar al balotaje. A su vez se mostró abierto a que la CGT debata una reforma laboral.

Pablo Maradei

Publicado

|

Luis Barrionuevo eligió, luego de las PASO, alejarse de los medios y es por eso que vemos que la vocería está en cabeza de su mujer Graciela Camaño. Sin embargo, aceptó un ida y vuelta con Mundo Gremial en sus oficinas del centro porteño. Este jueves y mientras dura la entrevista, afuera en la calle, marcando un clima de época de agite, marchan por avenida de Mayo los movimientos piqueteros reclamando más fondos para sus representados.

Le pido una lectura de las PASO

Esto se veía venir; creo que el único que no lo sabía era el Gobierno. Indudablemente como es costumbre, esto les pasa a los que viven de las encuestas que los vienen afanando desde hace mucho tiempo. Fue catastrófico; creo que estamos ante un nockaut. No hay posibilidad de que el Gobierno pueda reaccionar. El Gobierno tuvo cero en política y totalmente cero en economía porque nunca supieron el rumbo. Lo que ellos deberían haber aprendido ya lo dije: la mayoría de los CEO no conocen el barro, un barrio pobre; no conocen las Pymes ni los centros urbanos donde están los trabajadores.

¿Se tomaron medidas de alivio tardías?

Si lo único que hacés es recaudar con tarifazos y no le pones en el bolsillo dinero a la gente pasa lo que decía el General Perón: la víscera del trabajador es el bolsillo. Con esto te digo que la gente no come cemento; la gente te va a pedir la ruta, el puente y el cordón cuneta cuando la gente tiene trabajo y sus hijos estudian. Y a partir de ahí viene el progreso.

En cualquier caso la situación es grave…

Si no tenés trabajo y consumo es difícil que un país se desarrolle. Y nos endeudamos. La situación es grave y yo viví todo esto: si tenés crédito y perdiste el trabajo, te dejan de fiar. Acá no hay recaudación genuina. A este Gobierno lo venimos acompañando desde el movimiento obrero para que termine su mandato y lo demás es un problema de ellos. Este es un Tsunami al que nadie le dio manija. En 2015 se fue un Gobierno altamente corrupto que se cansó de contar plata delante del pueblo; pero el ejemplo no estuvo a la altura de este Gobierno y la gente está muy enojada. Principalmente la gente que lo había votado a Macri porque se siente defraudada.

¿Es el fin del PRO, Cambiemos y ahora Juntos por el Cambio?

En algún punto me hace acordar al ciclo Frepaso que luego se convirtió en la Alianza. No desdoblaron las elecciones y los tres están yendo juntos a la muerte política (en referencia a Macri, Vidal y Larreta). Y esto es parte de un egoísmo de Peña y Durán Barba. Yo ya lo dije: ellos manejan todo y lo hicieron equivocar mal. La soberbia fue demasiada perjudicial.

A qué Macri le cree ¿al del lunes o al del miércoles pidiendo perdón?

La reacción del Presidente del lunes fue la de un niño caprichoso y la real de él. Vamos a seguir por el mismo camino cuando te dicen que erraste: ese es el camino del hambre. Lo conozco hace muchos años; a Macri lo ayudamos para que sea presidente de Boca y luego jefe de la Ciudad y nunca le pedí nada; ni una entrada para ir a ver a Boca ya que estoy rodeado de gente de Boca. Creo que él tiene que razonar y saber qué hacer. Lo del miércoles, pidiendo perdón, fue más importante que las medidas económicas que tomó.

¿Cómo sigue esto hasta el 27 de octubre?

Ya no hay nada para hacer. Creo que las elecciones se deben hacer como corresponde. Lo que tiene que hacer Macri es tomar actitudes de grandeza; para apaciguar los ánimos: tiene que dar un paso al costado a nivel electoral. Macri ya no debe ser candidato; ese es mi consejo. El tiene que llegar al 11 de diciembre y entregar la banda presidencial a otro presidente que yo aspiro sea Roberto Lavagna.

Sin embargo, hoy en el CCK se mostró decidido a dar pelea…

Él no tiene que guiarse por el rumor; muchos lo rodearon por el calor del poder para hacer sus negocios y hoy te mandan a la parrilla: viví mucho de esto. Ya perdieron todo tipo de credibilidad por eso digo que los que lo azuzan para que siga son unos brutos y bestias. Conozco estos sinsabores y como lo viven en Olivos y en la Casa de Gobierno; y hoy están muy mal por más que digan ´Vamos a poner el alma y el corazón´. Poné lo que quieras, pero viví la realidad y esto es lo que le falta a Macri después de mucho tiempo.

Partiendo de la premisa que una traición en el peronismo no se le niega a nadie, ¿qué piensa de la partida de Pichetto al oficialismo y de Massa a kirchnerismo?

Lo grave es lo de Pichetto, que a la luz de los acontecimientos no agregó nada. Si vos querés restó. Lo de Massa quizá fue más astuto porque ahí hay peronismo: están los gobernadores, los intendentes, parte del movimiento obrero. Si vos me preguntás a mi por el kirchnerismo o por La Cámpora no estoy de acuerdo porque no tienen ninguna historia. Esta es una Cámpora rica. Para cerrar: Massa hizo su negociación para salvar a su gente subiéndose arriba del triunfo pero nadie sabe qué votos le aportó al triunfo.

En agosto del año que viene vencen los mandatos en la CGT, ¿cómo ve la posición del movimiento obrero con respecto a Macri y su rechazo al mismo y del otro lado a Cristina y los encontronazos que hubo durante sus presidencias?

No puedo adelantarme pero por la historia nuestra habrá discusión; ya se por unicato por varios secretarios generales. Siempre hubo muchos sectores dentro de la CGT. Recuerdo que cuando sale Rodolfo Daer estuvimos un día entero en Ferro en épocas de Ubaldini y Lorenzo. No salíamos del encierro de quién nos iba a representar hasta que se le ocurrió a Lorenzo y le preguntó a Daer. Allí estaba Morán, el secretario general del gremio, y Lorenzo le dijo: ´¿nos prestás a Rodolfo para que sea secretario general de la CGT? ´. Y Morán accedió; y de ahí que Daer fue durante muchos años secretario general.

A esta altura no se puede sostener que se cometieron errores; el Gobierno está convencido que ese es el camino y la síntesis de ese camino es llegar a una reforma laboral…

Nosotros no tenemos ningún problema en sentarnos y ver qué es lo que hay que reformar; no sé si por actividad o en general y la CGT tendrá que discutirla pero todos tenemos que actuar con transparencia. A la vez te digo que el Estado no tiene que ser suntuoso y dilapidar, tiene que achicarse porque hay miles que cobran sueldos exuberantes y no hacen nada. 7 millones de privados mantienen a 20 millones que viven del Estado. A eso le sumamos la corrupción en el Estado corrompido por empresarios que hoy vemos a 100 de ellos imputados, procesados y hasta presos. Por eso la culpa no la tenemos solo los sindicalistas; en la viña del señor siempre hay manzanas podridas. Sino mirá los medios que reciben las pautas de las grandes empresas y solo atacan al sindicalismo: siempre fue así.

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Fraude versus elecciones limpias

El caso de ATE Nacional esta semana reavivó el debate sobre las elecciones y la democratización en los sindicatos. Un debate que el sindicalismo viene ganando.

Pablo Maradei

Publicado

|

¿Qué tienen en común los sindicatos de Comercio, SOMU, de Personal de Seguridad, de Seguros y ATE? Estos seis gremios fueron a elecciones en los últimos meses o intentaron llevarlas adelante si es que la Justicia o el ministerio de Trabajo no frenó el proceso electoral a raíz de las denuncias.

En todos ellos hubo escándalo en la previa que incluyeron acusaciones por padrones adulterados, que incluían muertos o afiliados inventados. También corrieron demandas hacia quienes conformaban la Junta Electoral. Claro está, de superar estas cuestiones y avanzar en la elección de autoridades, correrían nuevas denuncias durante la votación.

Por ejemplo, el caso de ATE esta semana: la oposición a Hugo Godoy denunció metida de votos truchos en las urnas (aseguran tener videos), robo de urnas y amedrentamiento contra fiscales que no pudieron hacer su labor. Por si todo este rosario fuera poco, agregamos folklore peronista que solemos ver: piñas, empujones y plomo que dejan heridos y a veces muertos.

En cualquier caso y como vemos, no importa la envergadura del gremio, a todos les cabe por igual la situación. Comercio es el gremio de mayor cantidad de afiliados y el de Personal de Seguridad, es un sindicato chico con una cuota sindical baja por los empobrecidos salarios que cobran sus afiliados. Pero no importa.

Ahora bien, un proceso de confrontación en las urnas debería ser algo normal en cualquier institución democrática: se presentan listas, se vota y se elige o reelige conducción. Desde una dependencia del ministerio de Producción y Trabajo que siguen estas cuestiones muy de cerca apuntan: “Diríamos que en el 100% de los casos nadie quiere perder el poder y es por eso que son moneda corriente los casos de eternización”. Claro está, del otro lado cualquier dirigente dice la de manual: “Nosotros damos la cara todos los días frente a los afiliados y eso hace a nuestro trabajo; además, cada cuatro años nos sometemos a votación”.

Tomando como punto de partida que los sindicalistas son honestos, ¿quién quisiera volver al llano si dejara la representación gremial? ¿Tomar un colectivo para volver a someterse a un régimen laboral bajo patrón? Arropen al Caballo Suárez de marinero en vez de recordarlo en fotos envuelto en sus sacos blancos de etiqueta extranjera. O imaginen a un secretario general sin chofer. Placeres del poder y del dinero.

Ahora bien, ¿las votaciones en los sindicatos son representativas? Depende: si las listas opositoras son realmente opositoras veremos que todo termina en escándalo como contamos. En cambio, y como también ocurre en política, en muchos casos son los propios oficialismos los que inventan listas opositoras fantasma que hacen el juego de dar legitimidad a un proceso electoral que no lo tiene.

Pareciera que la única forma de traspaso de poder real en un sindicato es a rey muerto, rey puesto. Y que el rey puesto sea alguien del riñón para evitar la mancha de ese dirigente solo que post mortem. Y cuando hablo de “muerto” hablo literalmente de ceder el poder ante vejez senil o mortandad.

Volvamos al SOMU: cuando Jorge Triaca era ministro de Trabajo intentó llevar transparencia a los sindicatos proponiendo elecciones a lo largo de una semana y mediante voto electrónico. De hecho, sacó una resolución en la que invitaba al resto de los sindicatos a sumarse a este método: solo lo hizo Víctor Santa María en su sindicato (encargados de edificios). Recordar que la UIF había detectado movimientos bancarios, entre Suiza y Uruguay, vinculados a cuentas que el dirigente tendría (no a su nombre). Investiga (?) el juez Claudio Bonadio.

Paradojas de la berreta política local: el que terminó enchastrado y eyectado de su cargo fue Triaca porque puso como encargada de la delegación del SOMU de San Fernando a su sirvienta. En fin… ¿quién va a hacer caso a quien no cumple con lo que propone?

Más lejos en el tiempo hay que remontarse a la Ley Mucci, propuesta por ese funcionario durante el gobierno de Ricardo Alfonsín. La Argentina salía de la Dictadura y con ese envión, y como ordenamiento de la estructura sindical y para contener la inflación, el radicalismo propuso una mayor intervención del Estado en el movimiento obrero. Le fue muy mal porque nunca se convirtió en ley.

Escribe Pedro Massano en su tesis llamada “Reorganización del Movimiento Obrero Sindicalizado en la post dictadura argentina: El caso de la Ley Mucci”.

“La mayor parte de los puntos del plan de democratización eran conocidos por la dirigencia sindical. Estos apuntaban a la reproducción como conducción, como la duración de los mandatos, la incorporación de las minorías o las elecciones de base como paso previo a la renovación de las cúpulas, varios de estos aspectos ya los había enfrentado durante la revolución libertadora. Otros, en cambio, eran novedosos, como la fiscalización de las elecciones por parte de la justicia electoral. El conjunto de la literatura “alfonsinista” concuerda en que el proyecto buscaba romper con la “oligarquización” que se había dado dentro de los sindicatos. Pero este proceso es visto como si fuera un desvío del desarrollo normal de la representación gremial, dado por el modelo consolidado a partir del peronismo. Si bien este modelo es fundamental para entender las características del sindicalismo en la argentina, pareciera que se asumía que el movimiento obrero llega a 1983 exactamente igual a como estaba en 1976”.

Sigue el siga siga… para bien o para mal según quién lo diga.

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Un acuerdo, una nueva oportunidad

Por Carla Pitiot*

Mundo Gremial

Publicado

|

Si nos preguntamos qué es el trabajo, la respuesta puede variar de acuerdo a las situaciones contextuales y personales. Pero podríamos acordar que es, en la mayoría de los casos, un medio de subsistencia o de producción. Una actividad que afecta, en mayor o menor medida, nuestros intereses, deseos y hasta nuestra propia identidad.

El trabajo también es un lugar. Un espacio en el que transcurrimos la mayor parte de nuestros días. Y como ámbito social, de encuentros y desencuentros con otras personas, difícilmente se abstrae de problemáticas como la violencia, que traspasan muros e incluso fronteras. Inclusive, en ocasiones nos encontramos frente a comportamientos o situaciones de violencia laboral que no son fáciles de reconocer.

Este año la OIT aprobó el Convenio 190 sobre Violencia Laboral. La iniciativa es una respuesta al reclamo de trabajadores y trabajadoras que, tras muchos años de lucha, conseguimos reivindicar en este documento el derecho a un mundo libre de violencia y acoso que, en línea con la Agenda 2030, son incompatibles con el trabajo decente, cuyas metas e indicadores integran el ODS Nº 8.

La nueva normativa internacional del trabajo busca proteger a los trabajadores asalariados y personas que trabajan cualquiera que sea su situación contractual, a aquellos en formación, incluidos los pasantes y los aprendices, a los trabajadores despedidos, voluntarios, a aquellas personas que buscan empleo o que se postulan a uno, y a los individuos que ejercen la autoridad, las funciones o las responsabilidades de un empleador. Al mismo tiempo, alcanza a todos los sectores, público o privado, de la economía tanto formal como informal, en zonas urbanas o rurales.

Lo novedoso del Convenio es que no circunscribe el trabajo al espacio físico y por lo tanto, será de aplicación ante las situaciones de violencia y acoso que ocurran dentro del trabajo, en relación al trabajo o como resultado del mismo.

Al respecto, también contempla las situaciones de acoso y violencia que se producen a través de las tecnologías de la información y la comunicación, como una nueva realidad de los mercados de trabajo.

Para la Argentina la ratificación de este Convenio colaborará en el fortalecimiento de su marco normativo. Pese a los avances legislativos de nuestro país tanto a nivel nacional como jurisdiccional a la hora de la verdad, los resultados son estériles en materia de violencia laboral. Los mecanismos estipulados fallan no sólo porque los que deben actuar con responsabilidad y compromiso en el tema no lo hacen, sino porque las pocas iniciativas que existen dejan muchos huecos y vacíos que atentan contra los derechos humanos de las personas afectadas.

Además, este Convenio actúa como piso mínimo para plantear futuros instrumentos normativos sobre la Violencia Laboral Objetiva que pretende bloquear los intentos de represalia en ocasión del cumplimiento de los deberes de funcionario público en tareas sensibles vinculadas con funciones de control.

Desde la RED de trabajadores que integran la Asociación del Personal de Organismos de Control (APOC), la Asociación de Empleados e Ingresos Públicos (AEFIP) y la Unión Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN) venimos trabajando desde hace años en la protección de los trabajadores cuyos deberes están relacionados a funciones de control, inspección, sanción, dictamen, denuncia, juzgamiento y supervisión acerca de tareas sensibles al resguardo y defensa de los intereses y patrimonio del Estado, la transparencia, eficiencia y la calidad de los servicios públicos.

En la misma línea APOC, a través de la Unión Latinoamericana de Trabajadores de Organismos de Control (ULATOC), viene trabajando para visualizar esta problemática que afecta no solo a quienes trabajan en áreas sensibles sino a toda la sociedad, que día a día sufre las consecuencias de las prácticas corruptas.

Desde mi rol de Diputada Nacional, oportunamente presenté junto con varios diputados un proyecto de ley para Prevenir, Erradicar y Penalizar la Violencia Laboral, con el objetivo de aportar más herramientas a las/os trabajadoras/es para intervenir sobre este lamentable fenómeno que afecta el acceso a la igualdad de oportunidades.

El Convenio no es vinculante, por lo que el éxito de su aplicación dependerá de la voluntad de los Estados que lo ratifiquen. En ese sentido es urgente y es preciso que la Argentina acompañe este avance en defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras, y se convierta en el primer país en ratificar el Convenio.

Por nuestra parte, los gremios debemos impulsar fuertemente la aprobación del Convenio y reclamar que se generen legislaciones que exijan a los empleadores tomar medidas apropiadas y acordes con su grado de responsabilidad para prevenir la violencia y el acoso en el mundo del trabajo.

*Diputada Nacional. Dirigente sindical de APOC

Seguir Leyendo
Aviso

LAS MÁS LEIDAS

Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno