Conéctate con nosotros

INTERNACIONAL

México: Empleo y sindicatos entre luces y sombras

Por Leopoldo Sosa

Publicado

|

A medida que los gobiernos de la región intentan esquivar nuevas olas de contagio y buscan recuperar sus economías, la demanda relacionadas al mundo del trabajo enfrentan viejos y nuevos desafíos.

En el caso de México los números de la actividad económica se presentan como auspiciosos. Luego de la caída del 8.5% de sus PBI en 2020, el 2021 registra una tendencia que podría terminar con un crecimiento del orden de los 6.5% del PBI.

Este crecimiento se encontraría directamente relacionado al éxito del plan económico de EEUU quien ya recuperó niveles de actividad similares a los que registraba antes de la pandemia. La demanda de la actividad industria mexicana, un alto crecimiento del turismo en México y el envío de remesas de trabajadores mexicanos en EEUU han colaborado en la recuperación.

Hasta aquí podemos hablar de los efectos de las fuerzas del libre mercado. Ahora bien, corresponde ver qué impacto ha tenido esta recuperación. Recientemente fueron publicadas las cifras del relevamiento realizado sobre el segundo trimestre del año por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En principio en este periodo se registró una tendencia de recuperación en el mercado laboral; el desempleo en México afectó a 2.4 millones de personas y la tasa de desocupación se colocó en 4.2%, 0.6% menos que el 4.8% reportado en el mismo periodo de 2020.

La Población Económicamente Activa (PEA), que tienen o activamente buscan trabajo creció a 57.6 millones de personas, un aumento del 9.8% con respecto al mismo trimestre de 2020 y 20 mil individuos por arriba del nivel registrado a finales del 2019, previo a la pandemia.

Hasta aquí las luces y los nubarrones se divisan cuando de la información procesada surge que la mayoría de los nuevos trabajadores no están registrados y perciben entre 4.250 pesos (210 dólares aprox.) y no más de 8.502 pesos (415 dólares aprox.) de salario mensual.

Según este relevamiento seis de cada diez trabajadores mexicanos tuvieron que recurrir al empleo informal en 2021. El 56.2% de la Población Económicamente Activa (PEA) -31 millones de personas aproximadamente-se referencia con este sector.

En el caso de los jóvenes es donde más empleo se ha perdido y menos se ha recuperado. Al contrario adolescentes y menores que han registrado un aumento. La participación laboral de las personas de entre 20 y 29 años está 3.9% por debajo de lo reportado antes de la emergencia sanitaria, la de quienes tienen entre 15 y 19 años ha aumentado 3.3 por ciento.

En materia de género los números no son mejores, pese a que las mujeres representan el 57% de los trabajadores informales, gana un salario mensual promedio de 2,540 pesos, mientras que sus homólogos masculinos alcanzan una media de 3,350 pesos mensuales.

Hasta aquí vemos la recuperación económica como muy beneficiosa no así la precariedad de los empleos generados. El mayor temor viene de la mano de ver qué quienes terminen asumiendo los costos de la pandemia serán los trabajadores con la precarización de sus empleos.

En el otro extremo tenemos actividades que han resultado beneficiadas por cambios normativos. Entre estas tenemos los trabajadores de la maquila y de la industria automotriz, actividades que continuaron pese a la pandemia.

La maquila en general resultó beneficiada por la ley que prohíbe el outsourcing o subcontratación, este grupo de trabajadores pasará de ser trabajadores de segunda y tercera categoría a primera en virtud del reconocimiento que representa.

Los trabajadores de la industria automotriz han resultado muy beneficiados en virtud de las cláusulas y mecanismos de denuncia incorporados en el T-Mec más la posibilidad de refrendar los convenios aprobados por los sindicatos blancos.

Esta semana el 55% de los trabajadores de General Motors en Silao Guanajuato votaron en contra del contrato colectivo negociado por la Confederación de Trabajadores de México. Esta votación abre la puerta a dos cosas.

La primera de ellas es darle la espalda a un viejo modelo sindical que cerraba los convenios colectivos en franco perjuicio de los trabajadores. La segunda es mejorar sus salarios conforme a estándares más cercanos a los internacionales. Los trabajadores del sector en México cobran entre 6 y 10 veces menos que sus pares estadounidenses.

Por último cabe pensar que con el correr del tiempo la brecha que separa a los trabajadores en México se irá acrecentando y la responsabilidad para corregir esto es del Estado y a los sindicatos. Es menester que estén a la altura de las viejas y nuevas demandas y escenarios.

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Aviso
Aviso
Aviso
Aviso


Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno