Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

La CGT activó el modo unidad y proyecta un futuro con protagonismo

La marcha por el 17 de Octubre ratificó el camino hacia la unificación. Los sectores continúan trabajando en un programa de acción para afrontar la dura agenda que se viene.

Publicado

|

El camino a la unidad de la central sindical comenzó con varias paradas y un escalonamiento sostenido en el tiempo, de gestos y acciones, generando uno de los procesos de unificación en un momento sumamente complejo, en lo económico y en lo político.

La primera parada fue el Confederal de 22 donde se concretó el acercamiento de todos los sectores y el llamado al Congreso de renovación autoridades. Y se dio en un contexto particular.

El momento más agudo de la alianza en el Gobierno, la CGT tomó la decisión de unificar sectores que hace 20 años se vienen enfrentando en el ámbito gremial. ¿Es una señal o un ejemplo para el resto de la sociedad? Es una pregunta que puede tener muchas interpretaciones, pero es la realidad.

La marcha multitudinaria de ayer pude entenderse como la segunda posta de la unidad. Una movilización de color, como se le suele llamar, sin incidentes y donde se buscó la participación de todos los sectores sindicales. Pero con una agenda a futuro muy difícil de cara al debate laboral, los proyectos de reforma y el desafío de sostener un sistema indemnizatorio frente a una posible derrota electoral. En una elección que está atomizada, y que tiende a radicalizarse por las proyecciones del voto. Un escenario donde la CGT no tiene interlocutores.

Así las cosas, la foto de la unidad de hoy se va a repetir y profundizar frente a esta agenda, con muchos sectores movilizados, pero sin unidad en términos de proyectos. Hoy existe ausencia de una unidad técnica para poder reactivar el empleo formal, donde el principal beneficiario puede ser el mismo movimiento obrero organizado. ¿Pero quién pone la primera piedra?

La CGT anticipó la predisposición al diálogo y los canales están abiertos. Acaso sea el tripartismo a través del diálogo social institucionalizado la llave de la solución. El mensaje de la conducción sindical fue claro: los trabajadores no son los responsables de la pobreza que vive la Argentina. Conscientes de las dificultades, y con el lema de la marcha «desarrollo, producción y trabajo», darán continuidad en acuerdos sectoriales para la generación de empleo.

La siguiente parada hacia la unidad es el Congreso de la CGT, el 11 de noviembre, con un congreso extraordinario en paralelo donde se va a tratar el tema de paridad y de las nuevas secretarías. Un consejo directivo equilibrado y una conducción modernizada para transitar la renovación en paz y armonía.

Los procesos de unidad están todos dados, pero no hay que pasar por alto el pedido reflejado por la central en el documento de ayer para ser parte de la gestión de gobierno, porque allí reside la reserva “moral” del movimiento.

Para eso será importante visualizar cuál será la “Unidad Programática” en la que están trabajando los dirigentes gremiales y a la que arribe la CGT para poder sentarse en la mesa de gestión de la próxima etapa de gobierno. Unidad, fortaleza, programa y protagonismo.

Juan Manuel Morena, director de Mundo Gremial.

Aviso
Aviso
Aviso
Aviso


Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno