Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Godoy: “Fuimos el blanco de las políticas de ajuste y saqueo que aplicó el macrismo”

(Elecciones ATE) – El dirigente es actualmente el secretario general de ATE Nacional y buscará renovar su mandato por cuatro años más.

Pablo Maradei

Publicado

|

Hugo “Cachorro” Godoy es el actual secretario general de ATE Nacional y el próximo miércoles 7 irá por la reelección al frente de la Lista Verde.

Con 64 años de edad, buscará renovar el máximo cargo de la institución acompañado con Rodolfo Aguiar como candidato a secretario general adjunto.

  • Última dependencia estatal en la que trabajó: Trabajo administrativo y coordinando la organización del Centro de Jubilados de la Provincia de Buenos Aires bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires.
  • Período: Entró a trabajar en el Estado provincial en 1985 en lo que era ese momento el ministerio de Acción Social, primero en el área de Niñez y posteriomente lo pasaron al área de tercera edad. Aún sigue siendo parte de la Dirección de la Tercera Edad.
  • Inicios en el gremialismo: Mi primera experiencia gremial, sin ser delegado, fue en el matadero de Abasto, en la ciudad de La Plata, allá por el año 74, a fines de desde año, donde ingrese a trabajar en ese frigorífico que era el matadero municipal siendo parte de la juventud trabajadora peronista. Tuve mi primera Licencia gremial en el año 91 cuando asumí la Pro Secretaría gremial, de ATE Provincia de Buenos Aires, cuando se constituyó la ATE provincial y asumimos la conducción después de esa elección.

¿Mejoró la calidad del empleo público en la gestión Cambiemos?
No, al contrario, fue agredida, agraviada y no se avanzó en nada en cuanto al mayor problema que tiene la administración central que es la precariedad laboral. Sufrimos despidos masivos y retraso salarial, así que no se avanzó en nada. Por el contrario fuimos el blanco de las políticas de ajuste y saqueo que aplicó el macrismo en estos 4 años.

¿Qué consiguió en esta gestión que termina y qué autocrítica hace de la misma?
ATE es un gremio nacional, que agrupa a trabajadores del Estado nacional, a los provinciales y municipales. Como uno de los objetivos principales que se han avanzado en muchas provincias y municipios es el pase a planta permanente de trabajadores precarizados, pudimos reincorporar en provincias y municipios a la mayoría de los trabajadores despedidos, cosa que fue más difícil en el Estado nacional. ATE ha crecido mucho en organización: hemos pasado de 250.000 afiliados a más de 300.000 y hemos crecido en organización territorial, pasando de los 800 municipios que teníamos hace 4 años a los 1.300 al día de hoy. Además, éramos 150 seccionales y hoy estamos convocando a elecciones en 180 seccionales en todo el país y hemos dado capacidad de respuesta de nuestro gremio para discutir una perspectiva de estado diferente a este estado neoliberal que ha instalado Macri y el FMI en la Argentina y que necesariamente debemos cambiar. En definitiva hemos crecido cuantitativa y cualitativamente como gremio.

Queda pendiente que el Estado se democratice más y que el derecho al Convenio Colectivo de Trabajo se alcance en todas las provincias y municipios; y que avance en la nacionalización de algunos CCT fundamentalmente las áreas de educación y Salud para que se nacionalicen estas políticas y profundicemos la idea del objetivo “igual trabajo igual remuneración”, que es un derecho estatal que hoy no se cumple porque los Consejos Federales no integran la opinión de los trabajadores para discutir las políticas estatales en todo los ámbitos, nacional provincial y municipal.

Mencione tres propuestas que llevaría adelante en caso de ser reelegido secretario general
Como gremio profundizar la tarea de reinventar ATE, creciendo en organización territorial. Después avanzar hacia la creación de las 300 seccionales de nuestro gremio en todo el territorio nacional, con el objetivo estratégico es que en cada municipio haya una seccional de ATE. Avanzar en modificar el Estatuto para profundizar la democracia interna, la descentralización, la organización territorial y el fortalecimiento de los cuerpos de delegados, con el objetivo de llegar a los 400.000 afiliados en el corto plazo.

En el plano de los derechos de los trabajadores estatales nuestros objetivos principales, y es lo que le vamos a plantear al futuro gobierno que asuma después de octubre, vencido Macri y el plan del FMI, serán: la reincorporación de los trabajadores despedidos, restablecimiento de los programas de gobierno que tenían que ver con las necesidades de los sectores populares y en estos cuatro años fueron recortados y desfinanciados o vaciados. Finalmente la anulación del CCT trucho que firmó hace 15 días Macri con su gremio amigo, UPCN, y por el cual establecen estabilidad laboral por los próximos 5 años a 2.500 funcionarios jerárquicos del Estado, a los que se les elevan los sueldos de 150.000 a 250.00 pesos en algunos casos y se los instala con la intención de perpetuarlos y ser la traba que les pongan a las políticas de reparación que puedan desarrollarse en un futuro gobierno.

En esta nueva gestión, ¿usted trabajaría para que las CTA se unifiquen?
La unidad de los trabajadores necesariamente tiene que pasar por un proceso de construir un nuevo modelo sindical en la Argentina basado en la democracia y la libertad sindical, esto quiere decir en primer lugar integrar a organizaciones de trabajadores que se han desarrollado en los barrios en las cooperativas, trabajadores desocupados, movimientos de jubilados, movimientos de mujeres de inquilinos, que son trabajadoras y trabajadores que hoy están por fuera del esquema legal sindical vigente, y que necesariamente requiere incorporarlos en una nueva centralidad de la clase trabajadora. Desde la CTA-A vamos a trabajar para eso, articulando con aquellas organizaciones de movimientos de trabajadores que estén dispuestos a llevar adelante esta perspectiva. En se sentido habrá que ver quienes están dispuesto a ser parte de esto y no tenemos ninguna duda: unidad en la lucha, unidad de construcción de un nuevo modelo sindical y fortalecimiento de las nuevas organizaciones que van emergiendo en un escenario político donde sin ninguna duda habrá un realineamiento del movimiento de trabajadores donde la CTA-A será parte.

¿Cuál es su posición respecto a las versiones que indican que la CTA de los Trabajadores quisiera volver a la CGT?
Están en todo su derecho a decidir. Es una organización que tiene sus propios ámbitos de discusión y decisión. Nosotros como CTA-A no estamos de acuerdo con ese. Pensamos que la CGT es una estructura de organización caduca y que necesariamente el proceso de unidad tiene que pasar por el debate del que hacía referencia antes para que la unidad sea una unidad fructífera y no simplemente un corte y pegue de siglas o un acuerdo entre un grupo pequeño de dirigentes.

¿Puede mencionar cuál es su candidato a presidente y por qué?
ATE como tal no ha definido candidatura porque respetamos la opinión de los más de 300.000 afiliados que hay en nuestro gremio, donde seguramente hay distintas opiniones. En términos personales soy parte de un partido, de Unidad Popular, que forma parte del Frente de Todos, y que está apoyando la candidatura de Alberto Fernández en las próximas elecciones y creo que es una perspectiva electoral que puede canalizar la búsqueda de un nuevo tiempo de esperanza para nuestro pueblo.

La CGT es peronista en cualquiera de sus versiones, las CTA están alineadas al kirchnerismo: ¿se puede hacer política gremial al estar tan emparentados con un espacio político?
En el movimiento de trabajadores hay en general, sin ninguna duda, una cultura peronista que es fuertemente predominante que está en crisis de representatividad porque tiene diversas expresiones, tanto en el plano político como sindical. También hay corrientes que se han alimentado en las izquierdas tradicionales como la doctrinariamente marxista o trotskista o bien las nuevas izquierdas. Tampoco hay que descartar la provenientes de la cultura irigoyenista. Sin ninguna duda desde siempre el movimiento de trabajadores ha estado vinculado a estas corrientes de pensamiento tanto filosófico como de pensamiento político, porque la clase trabajadora ha sido un promotor de nuevos conceptos y de ideas renovadoras alternativas al sistema capitalista. Y no tengo ninguna duda de que si no existieran estas ideas el movimiento de trabajadores estaría sin rumbo sin horizonte.

El pensamiento político es lo que alimenta la construcción de estrategias que tengan que ver con los intereses de la clase trabajadora y la construcción de una sociedad alternativa al capitalismo. Esto no implica exclusividad de la representación partidaria porque evidentemente un mosaico de representación partidaria tan disperso y tan en crisis de representatividad como el que seguimos teniendo en la Argentina, la necesidad del pensamiento autónomo y de la clase trabajadora para aportar a la reconstitución de una estrategia unificada para los sectores populares es un elemento necesario y fundamental.

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

El desafío de construir liderazgos sindicales efectivos en el siglo XXI

Por Elina Escudero – Quiero Saber (Columnista de Mundo Gremial)

Mundo Gremial

Publicado

|

¿Por qué una persona, en cualquier lugar de trabajo, en el ámbito público o en el privado, decide unirse a un sindicato y representar a sus compañeros de trabajo? ¿No sería más fácil renunciar? Si no te gusta, te vas. Entonces uno se va y la obra vuelve a empezar. Viejas escenas, nuevos actores.

La comedia se repite tantas veces como uno lo permita. Pero, ¿qué pasa cuando alguien decide desobedecer el guion?

Es allí donde NACE el o la delegada.

Un representante gremial es alguien como cualquiera de nosotros, víctima de las mismas injusticias, que un día decidió probar una alternativa diferente e hizo algo al respecto.

La injusticia en cualquier parte, es una amenaza para la justicia en todas partes (Martin Luther King). Este es el entendimiento que la delegada o el delegado posee una vez que trascendió los problemas, los atravesó y salió de ellos renovado y fortalecido. Pero después, la realidad de las cosas vuelve a acechar y el delegado tiene que sortear, tanto la hostilidad de los jefes como la indiferencia y la desconfianza de sus propios compañeros de trabajo. Y duele. Es un momento de inflexión donde muchas experiencias quedan truncas.

¿Cómo sortear estos obstáculos de los que los manuales de delegados no hablan?

En este nuevo siglo que viaja a mil kilómetros por hora hacia un futuro que llegó hace rato, las personas y sus habilidades, determinarán las posibilidades de que las organizaciones se hagan más dinámicas para integrar los cambios sociales o se resignen a correr detrás de ellos. En todo caso, la sociedad avanza y arrasa con los mecanismos tradicionales de representación: los sindicatos, los partidos políticos y el Estado.

El escenario actual requiere la construcción de un nuevo paradigma donde las organizaciones se fortalezcan a través de las personas y sus liderazgos. Nuevas prácticas, realizadas de manera consciente, pueden ayudar con esta misión.

Empezando por entender que liderar es predicar con el ejemplo, aunque la frase sea del siglo pasado. La retomamos para definir un liderazgo sindical efectivo. Si decimos que el o la representante gremial es quien mostrará el camino a los demás, ayudarlo a vivir una vida coherente entre lo que piensa, siente y hace, debería ser una preocupación fundamental de las organizaciones sindicales.

Otra de las prácticas que pueden ayudar es escuchar más que hablar. Personalmente, he visto en cada asamblea, reunión o plenario, desaprovechar esta valiosísima oportunidad de nutrir a la organización, conociendo en profundidad las aspiraciones de cada una y cada uno de sus integrantes. En cambio, siguen reproduciendo viejas prácticas en el acercamiento “uno a uno”, utilizándolo para “bajar línea” acerca de lo que piensan ellos o los dirigentes de su organización, en lugar de escuchar, indagar y registrar todo lo que se discute para luego, poder hablar a cada público en su propio idioma ¿Acaso no es esta la promesa sobre la que se construye la fama del tan de moda “big data”?

Si por el contrario, estas oportunidades fueran aprovechadas trabajando en una escucha activa de las bases, al momento en que la o el representante sindical decida ir por más y desafiar a los trabajadores a realizar alguna acción (marchar, concurrir a una asamblea, hacer huelga), el terreno se encontraría lo suficientemente fértil como para que aflore en cada uno, en cada una, el sentimiento de que actuar es lo que hay que hacer, independientemente del resultado, porque habremos creado un significado personal e intransferible para esa acción. Entonces, si el sentido de la acción es individual, aunque el objetivo sea colectivo, la manera personal en la que cada uno decida llevar adelante esa acción debe ser elegida libremente.

Las personas tienen que poder sentir que su participación, sea pequeña o grande, es elegida. Y la organización tendrá la responsabilidad de registrar todos los niveles de participación para reconocer siempre a quienes decidan implicarse, del primero al último, a fin de hacerlos sentir parte y de esta manera, afianzar la relación de confianza que construye la legitimidad de las organizaciones y de sus autoridades.

En un país donde 8 de cada 10 argentinos cree que los sindicalistas son corruptos, recuperar la confianza parece prioritario aunque inalcanzable. Pero todo es imposible hasta que se hace. El camino está ahí, sólo hay que iluminarlo.

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Informe OIT: Los desempleados podrían aumentar en 2,5 millones en 2020

Así lo estimó el organismo tripartito en su informe «Perspectivas sociales y del empleo en el mundo–Tendencias 2020». También indicó que la falta de empleo afecta a casi 500 millones de personas en el mundo.

Mundo Gremial

Publicado

|

El nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) «Perspectivas sociales y del empleo en el mundo–Tendencias 2020» aseguró que “la insuficiencia de empleos remunerados afecta a casi 500 millones de personas en el orbe”.

Al mismo tiempo, sostuvo que “la ausencia de trabajo decente, asociada al aumento de la desocupación y la persistencia de las desigualdades, dificulta la posibilidad de construir una vida mejor”.

“Esa realidad dificulta la construcción de una vida mejor”, indicó el informe del organismo laboral tripartito, que explicó que casi 500 millones de personas trabajan menos horas remuneradas de las que desearían o no tienen suficiente acceso al empleo asalariado.

El estudio reseñó que “el número de desempleados debería aumentar en 2,5 millones en 2020” y que “la desocupación mundial se mantuvo relativamente estable los últimos nueve años, aunque la desaceleración del crecimiento económico significa que mientras en el orbe la fuerza laboral se incrementa no se crean suficientes nuevos puestos de empleo”.

“De esa forma, no es posible absorber a quienes desean incorporarse al mercado laboral. Para millones de personas es cada vez más difícil construir vidas mejores”, afirmó el director general de la OIT, el exsindicalista británico Guy Ryder.

Ryder señaló que “la persistencia y amplitud de la exclusión y las desigualdades laborales impide hallar un empleo decente y forjar un futuro mejor, lo que constituye una conclusión extremadamente preocupante y tiene repercusiones graves y alarmantes para la cohesión social”, dijo.

El desajuste entre la oferta y la demanda de mano de obra se extiende más allá del desempleo a una amplia subutilización de esa mano de obra y, además del número mundial de desocupados (188 millones), 165 millones no tiene suficiente trabajo remunerado y 120 millones o abandonaron la búsqueda activa o no tiene acceso, indicó.

Más de 470 millones de personas están afectadas, en tanto el estudio analizó también las desigualdades del mercado laboral y, a partir de nuevos datos y estimaciones, evidenció que “las diferencias de ingresos son superiores, en especial en países en desarrollo”.

A nivel mundial, el sector del ingreso nacional que se destina a mano de obra (y no a otros factores de producción) disminuyó entre 2004 y 2017 de 54 a 51 por ciento, y esa caída económica significativa fue más acentuada en Europa, Asia Central y las Américas.

Informe OIT 2020 – Los Desempleados Podrían Aumentar en 2,5 Millones en 2020 by Mundo Gremial on Scribd

“La pobreza de los trabajadores, moderada o extrema, debería incrementar en 2020-21 en esos países en desarrollo, lo que tornaría más difícil concretar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 1 sobre su erradicación en el planeta en 2030. Hoy, ese flagelo (ganar menos de 3,20 dólares diarios en términos de paridad del poder adquisitivo) afecta a más de 630 millones, uno de cada cinco personas de la población económicamente activa”, puntualizó.

Otras desigualdades significativas – definidas por sexo, edad y ubicación geográfica – son factores pertinaces de los mercados laborales, lo que limita las oportunidades profesionales individuales y el crecimiento económico general, en tanto 267 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años “no trabaja ni estudia ni recibe formación y soporta malas condiciones laborales, lo que no es compatible con la inclusión o el desarrollo”, señaló.

Stefan Kühn, principal autor del estudio, indicó que “el fortalecimiento de las restricciones comerciales puede tener graves repercusiones, directas o indirectas, sobre el empleo”, y que “el ritmo y la forma del crecimiento económico entorpece los esfuerzos para reducir la pobreza y mejorar las condiciones de trabajo en los países de bajos ingresos”.

“Es preciso modificar el tipo de crecimiento para estimular las actividades de mayor valor agregado a través de la transformación estructural, la modernización tecnológica y la diversificación de la producción. La subutilización de la mano de obra o los empleos de baja calidad implica que las economías pierdan beneficios potenciales de talento”, afirmó

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

En época de vacas flacas… que las máquinas paguen impuestos

La idea, aunque fuera de agenda mediática, es compartida por dirigentes sindicales del sector industrial. En ciertos países, frente al colapso del sistema de la seguridad social, se está debatiendo el tema.

Pablo Maradei

Publicado

|

Se mezcla todo en nuestro país: desempleo, sistema previsional colapsado (también en otras partes del planeta), necesidad de exportar para generar dólares genuinos, recesión con necesidad de ampliar la recaudación impositiva, y tantos otros etcéteras de una economía arruinada en continuado desde hace décadas. Los votos de los argentinos para con esas nupcias se renuevan cada diez años (?) o lo suficiente como para que cada compatriota tenga tres o cuatro dosis de debacle económica a lo largo de su vida.

En muchas industrias y desde hace décadas las máquinas reemplazaron al hombre: no es nuevo hablar de esto. Pero el proceso es imparable y no hay horizonte claro de cómo atajar o contener los avances despiadados sobre un paradigma laboral que está jaqueado continuamente. Lo último, por ejemplo, es que a través del desarrollo de inteligencia artificial se elaboró un programa que sugiere qué actores debe elegir un director según el guion.

A esta novedad se le suma otra en nuestras pampas: que las máquinas que reemplacen puestos de trabajo realizados por seres humanos paguen impuestos. Se lo comentó un secretario general del sector industrial a Mundo Gremial: “No veo mal que si una máquina reemplaza a un hombre, esa empresa deja de pagar salario e impuestos; por lo que la carga impositiva podría mantenerse, no sé si en los mismos niveles monetarios pero sí para que el sistema previsional no siga en caída libre”.

Completa la foto Rodolfo Daer, del sector alimenticio industrial, quien comparte la visión de su colega: “Ese tributo debe alcanzar no solo a robustecer el sector previsional sino también a las obras sociales”. Y agrega un eje a discutir: “La alta tasa de productividad que traen aparejadas las nuevas tecnologías abre el debate sobre un nuevo contrato laboral en el que debemos discutir reducción de días laborales y jornadas”. Brinda ejemplo: “En 1994 Terrabusi tenía dos plantas y empleaba a 7.500 trabajadores; hoy tiene una sola y trabajan 1800 personas pero elabora 11 toneladas más de galletitas que en aquel entonces”. Completa: “Esa fenomenal productividad permite que la planta trabaje todos los días y en distintos turnos lo que se puede completar con jornadas más cortas de trabajo empleando a más gente”.

Memoriosos: el tema de la reducción laboral lo planteó Nicolás Del Caño en los debates presidenciales del año pasado.

Este tema no está en la agenda pública argentina; pero sí en el mundo. Y no hablamos de sindicalistas que se ponen al frente del reclamo sino de los multimillonarios como Bill Gates y Elon Musk que fueron quienes se animaron a tirar la primera piedra hace dos años en Estados Unidos.

Duda: ¿El efecto impositivo sobre las máquinas desalentaría que las fábricas se modernizaran incorporando máquinas a sus procesos productivos? ¿Ralentizaría la caída del empleo? Todo depende del resultado que aporte la conjugación que se fuera a dar entre los distintos actores económicos (empresas y sindicatos), poder político y legislativo para encarar una legislación sana, sensata y consensuada. También está el factor psicológico: qué hacer frente a los desempleados que terminan con cuadros de depresión agudos o deterioro en su salud y que seguramente recurran a sistemas de salud públicos.

En cualquier caso, y ante la parálisis veraniega, desde el sector empresario prefirieron solamente aportar con que es un “tema polémico” y que no hay una posición tomada al respecto. Se entiende: en épocas de vigencia de un Consejo Económico y Social preferible no poner temas a debate tan profundos como este.

¿Por qué la discusión se plantea ahora? Se conjugan muchos factores: un crecimiento exponencial de la población a nivel mundial que necesitará trabajar y a su vez en muchos países europeos se da un envejecimiento poblacional que hace colapsar los sistemas de seguridad social. Curioso: el argentino está reventado sin tener envejecimiento poblacional. A la par: en esta 4° revolución industrial la Inteligencia Artificial y los robots suponen un tsunami a los puestos laborales existentes. ¿Esa suposición se cristalizará en realidad? ¿O será otro pliegue en la evolución?

Algunos datos que recopiló la OIT que sirve de pantallazo para hacernos una idea del futuro del trabajo: investigaciones de la Universidad de Oxford anticipan que un 47% de los empleos en Estados Unidos se encuentran en un alto riesgo de automatizarse para mediados de 2030. Para los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se prevé que 57% de los empleos son susceptibles de ser automatizados. En América Latina y el Caribe alrededor de 50,6% de las actividades tienen el potencial de ser automatizadas, con lo que se verían afectados más de 100 millones de empleados.

Si aún no sabemos si la contracara a la creación de empleo es la robótica, estudios del Banco Mundial estiman que más de 200.000 robots industriales son empleados cada año y que la cifra continuará en alza. ¿Será hora de poner cartas en el asunto?

Seguir leyendo
Aviso

LAS MÁS LEIDAS

Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno