Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

El G 20 en Argentina y el futuro del trabajo

Por Federico Gastón Addisi, columnista de Mundo Gremial.

Mundo Gremial

Publicado

|

Hacia fines de 2017 la Argentina asumió la presidencia “pro tempore” del poderoso G-20. Durante el año que nuestro país tiene que presidir este foro internacional, habrá más de 50 reuniones de técnicos que avanzarán en la elaboración de un documento que tendrá su corolario con la presencia de los 20 primeros mandatarios en diciembre del corriente año.

Pues bien, el país anfitrión, en este caso la Argentina, al inaugurar las sesiones tiene, por derecho consuetudinario, la facultad de “poner en agenda” algunos de los temas que a su juicio sean fundamentales para su tratamiento.

Y así lo hizo el Presidente Mauricio Macri. Trazando, guste o no, por acción u omisión, un camino totalmente en línea con los postulados globalistas de los cultores del Nuevo Orden Mundial. De esta manera, Argentina propuso tres ejes temáticos, a saber:

– El futuro del trabajo. – Infraestructura para el desarrollo. – Futuro alimentario sustentable.

De los tres puntos citados nos interesa detenernos en el primero y el tercero. Su sola enunciación acusa un claro lineamiento político con lo más rancio del supracapitalismo concentrado. Pero también muestra claramente que el actual gobierno nacional, posee un plan de gestión para la Nación que implica al menos una reelección para poder consumarlo. Y a su vez, les dice a propios y extraños, que Mauricio Macri no vino aquí a improvisar.

Pedido de ingreso a la OCDE, integración vía acuerdos de libre comercio con la Unión Europea, giro del Mercosur hacia la Alianza del Pacífico, presencia en el Foro de Davos, son sólo muestras de la política exterior del actual gobierno que se sustancian en los tres ejes enunciados en la apertura del G-20.

En lo atinente al futuro del trabajo, la mención es una clara referencia a lo que el Sr. Klaus Schwab, Presidente del Foro de Davos ha llamado IV Revolución Industrial, la cual no es otra cosa que la concentración máximo de capital y finanzas en unas pocas manos, que a su vez tendrán la tecnología (medios de producción) para crear los nuevos -y menos- puestos de trabajo que la transformación en ciernes requiere.

Se trata de la convergencia de la tecnología digital, con la física y biológica cuyo paradigma será la inteligencia artificial y la robótica como reemplazo de la mano de obra del hombre. Todo en nombre de maximizar la producción y bajar los costos laborales.

Los agentes disruptivos que terminarán con el mundo tal y como lo conocemos serán entre otros: la impresora 3D; el big data, la ingeniería genética, la internet de las cosas, el bitcoin o dinero digital además de la mencionada IA.

Este cambio traerá aparejado dos grandes problemas. El primero producto de las asimetrías entre aquellos países que posean esta tecnología y aquellos que sólo la consuman, condenando a éstos últimos a una nueva forma de sometimiento. Y el segundo, desde ya, es el factor humano.

El Sr. Schwab calcula una pérdida de empleo a nivel global que oscila entre el 25 y el 35%. O dicho en sus propias palabras: “Estamos al borde de una revolución tecnológica que modificará fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. En su escala, alcance y complejidad, la transformación será distinta a cualquier cosa que el género humano haya experimentado antes”.

Los apologistas de este cambio radical, entre los que se encuentra nuestro presidente, imaginan una optimización en las ganancias, un boom de la producción, una economía dependiente e interrelacionada con la tecnología, y a un hombre con mucho, mucho tiempo libre. Imaginan a ese % global que no tendrá trabajo, disfrutando el ocio de la vida viviendo nada menos que sin trabajar.

¿Será así o se convertirán en nuevos parias sociales excluidos del sistema? ¿Filosóficamente será el fin de la matriz judeo-cristiana y su paradigma de “ganarás el pan con el sudor de tu frente?”. O como lo expresar su Santidad el Papa Francisco en su -encíclica Laudato Si: “Estamos llamados al trabajo desde nuestra creación. No debe buscarse que el progreso tecnológico reemplace cada vez más el trabajo humano, con lo cual la humanidad se deñaría a sí misma.

Finalmente, abordaremos brevemente el tópico del llamado “futuro alimentario sustentable”. El mismo, entendido en clave del supracapitalismo que venimos analizando, no es otra cosa que la vuelta del neo malthusianismo. Esta es la teoría del economista T. Malthus que sostiene que la población crece en proporción geométrica mientras que los alimentos lo hacen en aritmética. Esto ocasionaría un desfasaje entre la creciente población y los cada vez mas escasos alimentos. ¿Y cuál era la propuesta para solucionar este “problema”?, pues Malthus no dudaba en las bienaventuranza de las hambrunas, las pestes, la guerra y todo aquello que pueda eliminar hombres de la faz de la tierra. Incluso sostenía que el Estado nada tenía que hacer por aquellos más desvalidos (cualquier semejanza de lo que acontece hoy día con niños y ancianos NO ES COINCIDENCIA). Pero incluso fue más allá y proclamó el beneficio de que las clases más bajas de la sociedad no se reproduzcan. Famosa es su frase: “Parece que es una de las inevitables leyes de la naturaleza que algunos seres humanos sufran de miseria. Estas son las personas que, en la gran lotería de la vida, fracasarán”.

Hoy en día e Informe Kissinger mediante, sus seguidores -como lo es el eje atlantista del G 20- podemos apreciar esta filosofía en la imposición del control de natalidad, y más llanamente, del aborto. El acceso del Presidente Macri a tratar la interrupción del embarazo en el Congreso como así también lanzar un plan de anticoncepción a gran escala van en línea con lo antedicho. En las antípodas, nuevamente se alza la voz de Su Santidad en su mencionada Encíclica, dándonos la razón: “En lugar de resolver los problemas de los pobres y de pensar en un mundo diferente, algunos atinan sólo a proponer una reducción de la natalidad. No faltan presiones internacionales a los países en desarrollo, condicionando ayudas económicas a ciertas políticas de salud reproductiva”. Y con esto queda todo dicho.

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Cristian Jerónimo y el desafío de conducir una Juventud Sindical con el futuro como horizonte

Entrevista | Sus primeros meses al frente del SEIVARA, la actualidad de la industria del vidrio y el compromiso de liderar a los jóvenes dirigentes del país.

Mundo Gremial

Publicado

|

A días de ser elegido como el nuevo referente nacional de la Juventud Sindical, Cristian Jerónimo habló con Mundo Gremial y expresó sus primeras sensaciones en esta “enorme responsabilidad” que afronta.

Jerónimo es el Secretario General del Sindicato de Empleados de la Industria del Vidrio y Afines de la República Argentina (SEIVARA), elegido para el cargo hace cinco meses por el voto directo de los afiliados.

En su trayectoria como dirigente del vidrio, enfocó su mirada en la transformación de la industria del vidrio y en la capacitación profesional de los trabajadores para prepararlos para la denominada Cuarta Revolución Industrial.

SEIVARA se convirtió en la punta de lanza en la transformación de la industria del vidrio con un fuerte compromiso en preparar a sus representados para afrontar el nuevo mundo del trabajo.

Sobre su cargo al frente de la Juventud Sindical, Jerónimo aseguró que apuntarán a “una conducción horizontal” con participación de jóvenes dirigentes de todo el país.

Mundo Gremial: ¿Cómo transitás estos primeros días como nuevo referente de la Juventud Sindical?
Cristian Jerónimo: “Mis compañeros me otorgaron una enorme responsabilidad y voy a dar lo mejor de mí. La idea es integrar a todos los sectores para generar una mesa horizontal de conducción. Somos un grupo de compañeras y compañeros comprometidos con el futuro de los trabajadores y la sociedad en su conjunto”.

MG: En un mundo laboral en constante cambio, ¿qué rol debe tomar la Juventud?
CJ: “Hay que prepararse para lo que viene, que es muy difícil, que va a estar signado por la cuarta revolución industrial y la inteligencia artificial, que va a impactar de lleno en el trabajo, y de esa manera, en el modo de representación.

Por eso nos tenemos que preparar muchísimo para defender los derechos que hemos conseguido en todos estos años, y para pensar en lo que vamos a necesitar en el futuro. Tenemos la responsabilidad de ser protagonistas de lo que viene, pero ya tenemos un presente”.

MG: Asumiste la Secretaría General del SEIVARA hace cinco meses, ¿cuál es la primera evaluación al frente del sindicato?
CJ: “La realidad es que me tocó asumir esta responsabilidad, en un momento difícil de nuestro país, de la industria, pero bueno, haciéndonos cargo de esta situación. Siempre digo que nosotros tenemos que trabajar para sostener la industria de nuestro país, nosotros somos un país industrializado por más que mucha gente o mucho político o política del exterior no le interese que nosotros seamos un país que nos terminemos de transformar, nos terminemos de posicionar como un país industrializado.

Muchas veces a nosotros nos quieren poner en ese lugar de que nos convirtamos en un gran centro de distribución del mundo y me parece que no es la manera. Argentina, en su historia, ha demostrado que la industria argentina y la mano de obra calificada del trabajador argentino es muy buena, así que desde ese lugar vamos a defender la industria, ayudando desde el lugar que podemos, con las herramientas que tenemos a las pequeñas y medianas empresas que la están pasando mal.

Tenemos que estar muy cerca de los trabajadores. Nuestro sindicato tiene personería gremial a nivel nacional, representamos a lo ancho y a lo largo del país, y la realidad es que en las provincias del interior la crisis o este “parate” se siente mucho más que en Buenos Aires.

Nosotros, desde ahí, desde nuestro lugar fortaleciendo a las seccionales para que estén cerca de los trabajadores también. Entendemos que este momento de incertidumbre que se vive día a día, es muy complicado.

MG: Es fundamental el papel de las dirigencias sindicales…
CJ: “Hay que entender que no es momento de bajar los brazos, dar las discusiones que hay que dar y trabajar para una Argentina mejor, para una Argentina que vuelva a ser productiva, que las industrias vuelvan a crecer. Yo entiendo que en esta coyuntura política, algunas veces cuando se habla de tal o cual presidente, digo en muchas cosas pienso totalmente diferente o estratégicamente de como trabaja este Gobierno, pero ojalá le fuese bien a este Gobierno, la realidad es que nadie quiere que le vaya mal.

Nosotros como herramienta transformadora, digo de los trabajadores y de las organizaciones gremiales, no le queremos hacer la guerra al Gobierno, sino todo lo contrario, pero hubo muchas muestras significativas de que el movimiento obrero acompañó y sigue acompañando, pero muchas veces te termina empujando el clamor o esa inestabilidad o esa incertidumbre que sienten los trabajadores día a día , que te terminan empujando a generar los reclamos genuinos.

Todos los días lamentablemente se pierden fuentes de trabajo, la realidad es que el salario por más de que uno no pueda estar discutiendo una paritaria, el porcentaje que uno saque no alcanza, esta realidad inflacionaria, esta bomba de tiempo en la que estamos sentados muchas veces termina perjudicando al trabajador.

Y bueno desde que asumí me tocó ese momento pero tampoco es algo que me preocupa, sino que me ocupa, porque uno esta acá para esas cosas. Para tener ese tipo de responsabilidades, y hacerse cargo de la situación en la que vivimos en este momento”.

MG: ¿Y en ese contexto, cuál es la realidad salarial y paritaria de la industria del vidrio?
CJ: “Nuestro gremio tradicionalmente firmó de manera semestral la paritaria, pero estamos peticionado que sean trimestrales para este año. Nuestras paritarias vencieron en marzo, a partir de abril empezamos a discutir y la realidad es que ya estamos ahí en tratativa de tener algún acuerdo cerrado y la idea es que sea de abril a junio trimestral.

Y este año, queremos que los cuatro trimestres estemos discutiendo, porque la realidad es que la realidad inflacionaria que estamos viviendo hoy la tenemos que ir llevando de esa manera, más con la actualidad de lo que le está sucediendo a la industria con un 10% de caída continua, que no levanta. No solo las diferentes ramas que representa la actividad, una de las ramas que más perjudicada hoy tenemos es la rama automotriz.

MG: ¿Por qué esta tan perjudicada la industria del vidrio?
CJ: “Porque se cayó la venta de lo automotriz y las terminales no están vendiendo y por ende a nosotros nos perjudica directamente, todo lo que es la producción de vidrios para los autos. No hay proyectos nuevos, mucho de los proyectos que estaban para hacerse acá se cayeron.

Hace pocos días que salió que el proyecto de Merdeces Benz, la Pick Up, que iba a ser en Córdoba, lo tiraron para atrás y ahora están viendo donde llevársela. Hacerla en otro país Brasil o México, es una locura, perder esas cosas para la Argentina estratégicamente es una locura”.

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Aleksandr Duguin y su devoción por Perón y el modelo sindical argentino

Hablamos con el filósofo ruso durante su visita en la Argentina. La diferencia sobre trabajo abstracto y trabajo concreto.

Mundo Gremial

Publicado

|

El movimiento nacional justicialista conmemoró hace semanas los 70 años del Primer Congreso Nacional de Filosofía de Mendoza donde el General Juan Domingo Perón presentó y desarrolló su concepto de Comunidad Organizada.

La obra de Perón rompió fronteras y fue estudiada por innumerable cantidad de pensadores en distintos puntos del mundo.

Tal es así, que para recordar aquel congreso de filosofía se congregaron en nuestro país destacados filósofos que dedicaron parte de sus estudios al “peronismo”. Entre ellos, Aleksandr Duguin.

Duguin es un filósofo , historiador y analista ruso, reconocido mundialmente, que analizó la figura de Perón a quien llegó a definirlo como “un ejemplo a seguir por todos los Jefes de Estado”.

“Perón creó los principios para el futuro. El futuro peronista es hoy”

Hace días, visitó la sede central de la CGT en el marco de las actividades para rememorar aquel Congreso de Filosofía junto a filósofos argentinos, historiadores y pensadores de la región.

Mundo Gremial entrevistó a Duguin para conocer su análisis del peronismo, y sobre todo su visión respecto al modelo sindical argentino y su definición del trabajo.

MG: ¿Qué opinión tiene usted del movimiento peronista?

AD: “El peronismo se basa sobre necesidades de tener una alternativa al liberalismo global, a la hegemonía de América del Norte que está representado en el pensamiento político y filosófico de Juan Perón.

En su Tercera Posición de Juan Perón veo muchos aspectos parecidos a la Cuarta Teoría Política (de su autoría) que critica el liberalismo, comunismo y nacionalismo.

Creo que Perón no era tan nacionalista, era más que nacionalista. Pensaba en los intereses de la civilización latinoamericana. Por eso iba con esta propuesta de Getúlio Vargas de Confederación, también con Chile.

La unificación del continente con su identidad manifestada con la forma política del peronismo, justicialismo, con soberanía y justicia social. Es importante la dignidad del hombre de trabajo, CGT, trabajadores, como el centro, creo que no ha perdido ninguna importancia. Eso se diferencia con Brasil que después de la caída de los Getúlio Vargas, todo el sistema de la CGT de Brasil está destruida totalmente.

Acá después de Juan Domingo Perón, la situación de la CGT está conservada; estos colectivos para defender la dignidad de los trabajadores está presente, vive hoy y es muy importante. Porque Perón ha hecho algo más que ser un líder político, ha creado los principios para el futuro. El futuro peronista es hoy. Por esto es que considero a Perón como el pensador político, es el creador del pensamiento de estos valores para el futuro”.

Juan Manuel Morena, director de Mundo Gremial, junto a Duguin en la CGT

MG: Siguiendo esta línea, hoy hay un impacto muy fuerte en el mundo del trabajo que naturalmente va impactar en el modelo representación, ¿cómo lo analiza usted, en términos de trabajo?

AD: “Pienso que debemos concebir trabajo por fuera del marxismo. Porque el marxismo se ocupa del trabajo abstracto solamente, por eso (Karl) Marx pensaba que el capitalismo es la fase necesaria del desarrollo de la humanidad, de la economía, de la sociedad. Solamente cuando todo el trabajo deviene abstracto y no concreto, solamente después, la revolución socialista proletaria sería posible.

Eso es totalmente negativo, por eso esto juega a favor del capitalismo, liberalismo, globalización, esto se ve en la izquierda moderna, post moderna, que son los aliados del liberalismo gran capital”.

MG: Y son los grandes representantes de muchos sindicatos a nivel mundial también…

AD: “Sí, por eso el sindicalismo del trabajo peronista debe ser el sindicalismo de otra naturaleza, con otra esencia y esa esencia tiene que ser, según mis ideas, en la defensa del trabajo concreto. Es diferente trabajo concreto, es trabajo que no está hecho para vender.

Vender es una forma secundaria de manejar los objetos, es una forma de la creación, el trabajo creador. Trabajador no es proletario, trabajador es cuando hace trabajo concreto que está destinado a auto consumación o a un cambio en el contexto concreto también. Esto es trabajo para trabajo, es una forma de la dignidad humana que está presentada como arte con creación que no está para vender.

En el capitalismo todo trabajo deviene abstracto para vender, solamente para vender. La calidad de la plata no cuenta. Y por eso es que creo que tenemos que defender este trabajo concreto.

Volver al trabajo concreto que debe ser inscripto en el contexto local, humano, en el contexto de aldea, de ciudades, de la gente que si se conozca entre ellos”.

MG: ¿Y según ese pensamiento, cómo debemos pensar la economía de un país?

AD: “A la economía hay que pensarla en concreto, la economía de la producción estratégica, de peso nacional, podría ser de otro nivel. Pero en ambos casos el trabajo debe ser a favor de la gente, de la sociedad, de la Nación. Esa es precisamente la diferencia entre los sindicatos marxistas o izquierdistas y los peronistas.

Por eso creo que el trabajo debe ser concebido como el hecho, el acto creador, como el arte, como un acto humano, profundamente humano que manifiesta la posibilidad del hombre de crear. Por eso el producto de este trabajo no puede tener precio, el precio es el don, el cambio del alma, del corazón; este trabajo cualitativo debe ser puesto en el medio de la lucha para la liberación del trabajo”.

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

La grieta en SUTECBA

El liderazgo de Amadeo Genta en SUTECBA parece tener grietas, luego del alineamiento con el gobierno, el gremio le dio la espalada a la medida de fuerza convocada el pasado 30 de Abril.

Mundo Gremial

Publicado

|

Como reacción inmediata, las bases se resquebrajan, se abren líneas internas y generan reagrupamientos;  un hecho inédito dentro del gremialismo municipal porteño.

Históricamente el Sindicato Único de Trabajadores del Estado de la Ciudad de Buenos Aires (SUTECBA) que conduce Amadeo Genta atravesó sin grandes problemas la era macrista en la Ciudad  y ahora hace lo propio con Horacio Rodríguez Larreta, con quien acordó ya desde el año pasado cierre paritario inclusive por debajo del techo que buscaban imponer desde la Casa Rosada.

Ese cierre paritario implicó no solo una gran pérdida para los trabajadores municipales sino que fue usado por el gobierno de la Ciudad como un techo para las negociaciones con el sector gremial de los médicos y los docentes.

Por esto, es que ya miran desde el recuerdo y en lo lejos, las movilizaciones, los paros y las comparaciones con Osvaldo Cacciatore, intendente de facto de la Ciudad durante la última dictadura militar.

En el terreno gremial estos hechos han tenido mucha repercusión ya que en las  últimas horas trascendió que la Agrupación Celeste liderada por Carlos Elías se agrupó con Aldo López, importante dirigente gremial, destacado en la zona de céntrica que cuenta con numerosas delegaciones gremiales.

Hacia dentro del gremio municipal se conoció como Genta dominó SUTECBA desde el regreso de la democracia, hasta hace poco con el extinto Datarmine; hasta ese entonces cada uno con su respectiva agrupación -Lista Azul y Blanca y lista Azul respectivamente- trabajaban coordinadamente en equipo y eran absolutamente hegemónicos en el poder del sindicato de los estatales porteños.

Pero el tiempo en que nadie enfrenta al líder desde hace años y sus decisiones tomadas en el marco de la mesa del Consejo Directivo eran casi palabra sagrada, parece haber entrado en declive; se vislumbran grietas por la interna de la sucesión y corren como reguero de pólvora.

Nadie ya podrá poner en duda la presencia de afiliados en la reciente marcha del 30, impulsada por Hugo Moyano y no debe llamar la atención. Allí Carlos Elías, dirigente municipal justicialista de vasta trayectoria, tiene un fuerte crecimiento hacia dentro del sindicato, que se ha vuelto notorio y la agrupación Celeste irrumpió quebrando la inmovilidad.

Los detractores también hablan de firmar paritarias a la baja, además de sumar  una situación, que desde hace años permaneció sin alterarse y no hizo atisbo para generar y modificar la situación de los escalafones y la cantidad de contratados que hoy superan a los empleados de planta.

Lo cierto es que la suma de todos estos hechos ya manifiestan a que la cuestión interna es de quiebre interno con un importante cantidad de afiliados. Es entonces cuando, Genta conduciendo el gremio más grande los estatales porteños, hace años se prepara el terreno político para la sucesión y enfrenta su hora más aciaga.

Seguir Leyendo
Aviso

LAS MÁS LEIDAS

Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno