Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

El G 20 en Argentina y el futuro del trabajo

Por Federico Gastón Addisi, columnista de Mundo Gremial.

Mundo Gremial

Publicado

|

Hacia fines de 2017 la Argentina asumió la presidencia “pro tempore” del poderoso G-20. Durante el año que nuestro país tiene que presidir este foro internacional, habrá más de 50 reuniones de técnicos que avanzarán en la elaboración de un documento que tendrá su corolario con la presencia de los 20 primeros mandatarios en diciembre del corriente año.

Pues bien, el país anfitrión, en este caso la Argentina, al inaugurar las sesiones tiene, por derecho consuetudinario, la facultad de “poner en agenda” algunos de los temas que a su juicio sean fundamentales para su tratamiento.

Y así lo hizo el Presidente Mauricio Macri. Trazando, guste o no, por acción u omisión, un camino totalmente en línea con los postulados globalistas de los cultores del Nuevo Orden Mundial. De esta manera, Argentina propuso tres ejes temáticos, a saber:

– El futuro del trabajo. – Infraestructura para el desarrollo. – Futuro alimentario sustentable.

De los tres puntos citados nos interesa detenernos en el primero y el tercero. Su sola enunciación acusa un claro lineamiento político con lo más rancio del supracapitalismo concentrado. Pero también muestra claramente que el actual gobierno nacional, posee un plan de gestión para la Nación que implica al menos una reelección para poder consumarlo. Y a su vez, les dice a propios y extraños, que Mauricio Macri no vino aquí a improvisar.

Pedido de ingreso a la OCDE, integración vía acuerdos de libre comercio con la Unión Europea, giro del Mercosur hacia la Alianza del Pacífico, presencia en el Foro de Davos, son sólo muestras de la política exterior del actual gobierno que se sustancian en los tres ejes enunciados en la apertura del G-20.

En lo atinente al futuro del trabajo, la mención es una clara referencia a lo que el Sr. Klaus Schwab, Presidente del Foro de Davos ha llamado IV Revolución Industrial, la cual no es otra cosa que la concentración máximo de capital y finanzas en unas pocas manos, que a su vez tendrán la tecnología (medios de producción) para crear los nuevos -y menos- puestos de trabajo que la transformación en ciernes requiere.

Se trata de la convergencia de la tecnología digital, con la física y biológica cuyo paradigma será la inteligencia artificial y la robótica como reemplazo de la mano de obra del hombre. Todo en nombre de maximizar la producción y bajar los costos laborales.

Los agentes disruptivos que terminarán con el mundo tal y como lo conocemos serán entre otros: la impresora 3D; el big data, la ingeniería genética, la internet de las cosas, el bitcoin o dinero digital además de la mencionada IA.

Este cambio traerá aparejado dos grandes problemas. El primero producto de las asimetrías entre aquellos países que posean esta tecnología y aquellos que sólo la consuman, condenando a éstos últimos a una nueva forma de sometimiento. Y el segundo, desde ya, es el factor humano.

El Sr. Schwab calcula una pérdida de empleo a nivel global que oscila entre el 25 y el 35%. O dicho en sus propias palabras: “Estamos al borde de una revolución tecnológica que modificará fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. En su escala, alcance y complejidad, la transformación será distinta a cualquier cosa que el género humano haya experimentado antes”.

Los apologistas de este cambio radical, entre los que se encuentra nuestro presidente, imaginan una optimización en las ganancias, un boom de la producción, una economía dependiente e interrelacionada con la tecnología, y a un hombre con mucho, mucho tiempo libre. Imaginan a ese % global que no tendrá trabajo, disfrutando el ocio de la vida viviendo nada menos que sin trabajar.

¿Será así o se convertirán en nuevos parias sociales excluidos del sistema? ¿Filosóficamente será el fin de la matriz judeo-cristiana y su paradigma de “ganarás el pan con el sudor de tu frente?”. O como lo expresar su Santidad el Papa Francisco en su -encíclica Laudato Si: “Estamos llamados al trabajo desde nuestra creación. No debe buscarse que el progreso tecnológico reemplace cada vez más el trabajo humano, con lo cual la humanidad se deñaría a sí misma.

Finalmente, abordaremos brevemente el tópico del llamado “futuro alimentario sustentable”. El mismo, entendido en clave del supracapitalismo que venimos analizando, no es otra cosa que la vuelta del neo malthusianismo. Esta es la teoría del economista T. Malthus que sostiene que la población crece en proporción geométrica mientras que los alimentos lo hacen en aritmética. Esto ocasionaría un desfasaje entre la creciente población y los cada vez mas escasos alimentos. ¿Y cuál era la propuesta para solucionar este “problema”?, pues Malthus no dudaba en las bienaventuranza de las hambrunas, las pestes, la guerra y todo aquello que pueda eliminar hombres de la faz de la tierra. Incluso sostenía que el Estado nada tenía que hacer por aquellos más desvalidos (cualquier semejanza de lo que acontece hoy día con niños y ancianos NO ES COINCIDENCIA). Pero incluso fue más allá y proclamó el beneficio de que las clases más bajas de la sociedad no se reproduzcan. Famosa es su frase: “Parece que es una de las inevitables leyes de la naturaleza que algunos seres humanos sufran de miseria. Estas son las personas que, en la gran lotería de la vida, fracasarán”.

Hoy en día e Informe Kissinger mediante, sus seguidores -como lo es el eje atlantista del G 20- podemos apreciar esta filosofía en la imposición del control de natalidad, y más llanamente, del aborto. El acceso del Presidente Macri a tratar la interrupción del embarazo en el Congreso como así también lanzar un plan de anticoncepción a gran escala van en línea con lo antedicho. En las antípodas, nuevamente se alza la voz de Su Santidad en su mencionada Encíclica, dándonos la razón: “En lugar de resolver los problemas de los pobres y de pensar en un mundo diferente, algunos atinan sólo a proponer una reducción de la natalidad. No faltan presiones internacionales a los países en desarrollo, condicionando ayudas económicas a ciertas políticas de salud reproductiva”. Y con esto queda todo dicho.

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Cómo fue la primera semana de paritarias de Axel Kicillof

El gobernador bonaerense debutó en las negociaciones con los gremios estatales. Las reuniones seguirán esta semana con marcados focos de conflicto.

Mundo Gremial

Publicado

|

Axel Kicillof tuvo su debut paritario. Docentes, estatales, judiciales y profesionales de la salud protagonizaron el primer cara a cara con los funcionarios del gobierno para discutir la pauta salarial 2020.

Con las particularidades de cada sector, en todas las citas quedó un punto claro: la cláusula gatillo, la vedette de la temporada anterior, está fuera de competencia y ahora las partes buscarán un mecanismo que protega el poder adquisitivo.

El otro punto en común fue la necesidad de recomponer el salario, un punto que preocupa a la todalidad de los gremios pero que desde el gobierno anticiparon, en voz de la ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, que “es imposible recuperar lo que se perdió en 4 años de un día para el otro”.

Docentes. Es tal vez la negociación con mayor relevancia hoy en el país. El primer encuentro fue el lunes 10 y contó con la presencia de las primeras líneas gremiales, como Roberto Baradel, Miguel Díaz y Mirta Petrocini, y con la visita del gobernador Kicillof.

No hubo oferta salarial ni se habló de sueldos. El debate se pasó para el jueves, en donde los funcionarios bonaerenses discutieron la cuestión salarial pero tampoco hubo propuesta. Sólo se confirmó que el pago del remanente adeudado se hará efectivo el 12 de marzo.

El Frente de Unidad Docente (SUTEBA, FEB, UDOCBA, AMET y SADOP) ) demandó la recuperación del poder adquisitivo perdido y una recomposición salarial con la incorporación de sumas no remunerativas al básico.

Asimismo, solicitó implementar un mecanismo de aplicación automática que garantice que no se pierda el poder adquisitivo del salario en manos de la inflación. Esta semana seguirá la negociación.

Estatales. Los gremios de la Ley 10430 (la paritaria general del Estado) rechazaron por unanimidad la primera propuesta de Kicillof: dos bonos de 1500 pesos, uno para recuperar lo perdido en 2019 y otro para empezar la discusión de este año.

FEGPPBA, UPCN y ATE compartieron la negativa a la oferta, y la negociación pasó a cuarto intermedio hasta este lunes a las 15 horas. Los sindicatos piden de manera “urgente” se comience a buscar la forma de recomponer el salario de los estatales.

Las entidades reclaman “el reconocimiento de los porcentajes perdidos en 2019, luego discutir el 2020 retroactivo a enero y aumento del básico”.

Judiciales. La Asociación Judicial Bonaerense (AJB) concretó la primera reunión con el Ejecutivo. Fue el pasado viernes, en lo que fue una formalidad y el inicio de las conversaciones. No hubo oferta salarial.

“Pudimos plantear todo los reclamos; nos pareció importante la presencia de los tres ministros del área, Economia, Justicia y Trabajo. Y expresamos la necesidad de constituir cuatro mesas de trabajo para abordar la complejidad de los reclamos”, explicó Pablo Abramovich, tituar de la AJB.

El jueves 20 será recibidos por el ministro de Justicia, Julio Alak.

El dato: la paritaria judicial se reactivó luego de dos años paralizada.

Profesionales de la salud. La reunión por la Ley 10.471 fue el martes 11. Los gremios del sector puntualizaron los reclamos en aumento salarial y condiciones laborales. Estuvieron presentes, entre otros, referentes de los médicos de CICOP y enfermeros del Sindicato de Salud Pública (SSP).

En este caso tampoco hubo propuesta salarial, y se acordó dar esa discusión en el transcurso de esta semana, aunque hasta el mediodía de este lunes no había convocatoria.

La CICOP adelantó que pedirá cláusula gatillo y convocó a reunión de Consejo Directivo para evaluar los pasos a seguir.

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

¿Alfombra roja al sindicalismo?

La película American Factory ganó un Oscar al mejor documental y puso en debate los derechos laborales y el rechazo a la sindicalización anexado a un régimen opresor de la cultura laboral en China. Aunque sin premios también participó El Irlandés, que roza la vida de Jimmy Hoffa, el líder del sindicato camionero yanqui.

Pablo Maradei

Publicado

|

American Factory

Con la ganadora como mejor documental, American Factory, y el film de Martin Scorsese, El Irlandés, el hermético mundillo sindical llegó a Holywood. Siempre atractivo por su oscuridad las historias están basadas en hechos tomados de la realidad: AF trata de la reapertura -a manos de un multimillonario chino- de una fábrica de parabrisas para automóviles mientras que la otra recrea la vida de Frank Sheeran, un mafioso que asesinó por encargo al líder sindical del poderosísimo sindicato de Camioneros norteamericano, Jimmy Hoffa. En este último largometraje claro está se muestran conductas mafiosas del jefe gremial.

En American Factory la reapertura de la autopartista, bautizada como Fuyao Glass América, viene acompañada de persecución sindical: el dueño no quiere bajo ningún punto de vista que el sindicato entre a su negocio bajo amenaza de arrear las banderas e irse de suelo americano. A fuerza de volanteo y presión, el máximo pataleo que logran los que van por la sindicalización es que los trabajadores voten: así lo hacen y pierden. Asunto terminado: sindicato afuera. La versión sui generis argentina le da otra vuelta de rosca: hay casos en que el empresario arregla con el sindicato un pago global bajo cuerda para que el sindicato no se pueda meter. Es más: si a alguno se le ocurriera consultar con el gremio para ver cómo afiliarse puede ser despedido.

La película muestra que el empresario chino traslada las condiciones laborales de su país a EEUU: trabajadores chinos sufridos con horarios laborales full time que van de lunes a lunes y sin vacaciones versus los trabajadores occidentales acostumbrados a tener descanso, período vacacional pago y otros tantos derechos. De hecho, los trabajadores de Fuyao deben encarar jornadas de 12 horas de trabajo con solo dos días libres al mes y, para colmo, sin condiciones de seguridad. Dato: tener en cuenta que en China, donde funciona una economía socialista de mercado, impera el Partido Comunista. El axioma del PC es que nadie puede defender mejor a los trabajadores que sus dirigentes que tiene 90 millones de miembros.

El irlandés, de Martin Scorsese

Teorías conspirativas hablan de que en el documental se cuela la guerra comercial China Estados Unidos dejando muy mal parada a la potencia oriental por su desprecio a la vida humana al someter al trabajador a prácticamente regímenes de esclavitud. Y para colmo le dan el Oscar que potencia su poder de fuego a nivel mundial. Sin embargo “a la película le falta contar que si el empresario es americano le ocurrirá lo mismo: desde unos años a hoy cada vez hay más desafiliación sindical y esto es porque hay negociación directa entre el empresario y las comisiones sindicales puertas adentro. Esto da una plasticidad al sistema que no da el sindicalismo tradicional”, explica a este diario un diplomático que tuvo residencia tanto en el gigante asiático como en la mayor potencia mundial. Esta tendencia de la negociación directa patrón obrero viene desde la época de Samuel Gompers (1850-1924), quien fuera presidente de la American Federation of Labor. También fue uno de los firmantes y promotores del título XIII del Tratado de Versalles y por lo tanto uno de los promotores de la OIT (Organización Internacional del Trabajo).

Con el descrédito del sindicalismo local, ¿por qué no nos encontramos en un proceso de desafiliación? preguntó Mundo Gremial a expertos en la materia.

Estadística: según el último sondeo de la consultora Opinaia, realizado en mayo de 2019, solo un 12% de los argentinos confía en los sindicatos. “Tenemos un desempleo fenomenal con una sindicalización como si estuviéramos con pleno empleo; los que se van de los sindicatos son los que se caen del sistema y terminan cobrando subsidios del Estado en forma de planes”. Otro apunta que “en Argentina no hay equilibrio y nadie quiere ceder”. Agrega un analista: “Hoy el poder de la calle lo tienen las organizaciones populares” quienes paradójicamente vienen pidiendo entrar a la CGT y son rechazados continuamente. ¿Llegarán primero a Holywood?

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Los detalles de la interna gremial en el SOEME

Crece la disputa entre Marcelo Balcedo y el sector que conduce Adrián Di Marco, consagrado como secretario general en las elecciones convocadas por el juez Kreplak y que hoy son cuestionadas por la justicia laboral.

Mundo Gremial

Publicado

|

El conflicto interno del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) se ganó este miércoles los principales títulos de todos los portales y diarios del país. La situación generó confusión, y algunas apreciaciones erróneas dibujaron un manto de desconcierto entre los afiliados y trabajadores de la actividad.

¿Toma? ¿Ocupación? La noticia comenzó a circular por redes sociales pasadas las 10 de la mañana. Las visiones eran, al menos, dos: afiliados recuperan el gremio, por un lado; y violentos entraron por la fuerza al sindicato, por otro.

Cada versión nació de un sector del SOEME. La primera, de la recuperación, del liderado por exsecretario general Marcelo Balcedo -detenido con prisión domiciliaria en Uruguay-, y la restante, del ala conducida por Adrián Di Marco, que se consagró como nuevo titular del gremio en las elecciones de normalización dictadas por el juez federal Ernesto Kreplak.

Aquí la disputa. Desde el sector de Balcedo desconocen el acto electoral amparados por un fallo de la justicia laboral que declaró incompetente a Kreplak en cuestiones relacionadas al ámbito de trabajo.

Misma postura tomó la Corte Suprema ratificando la “incompetencia” del juez federal, dictada por la jueza del fuero laboral, Analía Vigano. Pero lo que desató la idea de “recuperar” el sindicato en el seno de Balcedo fue una decisión del ministerio de Trabajo de la Nación.

La cartera laboral, en una Providencia con fecha 28 de enero de 2020, no dio curso al pedido de certificación de autoridades presentado por Di Marco y definió suspender la tramitación hasta tanto la justicia laboral dirima la situación institucional del gremio.

Esta disposición ministerial fue entendida por los allegados a Balcedo como una declaración de acefalía del SOEME teniendo en cuenta el fin de la intervención establecida por Kreplak y la falta de certificación de autoridades a la lista que se proclamó ganadora en las elecciones realizadas en agosto pasado.

En consecuencia, y con el “gremio acéfalo”, los afiliados se acercaron a la sede del gremio en calle Salta al 500 para recuperar el control de la organización, “sacar a los intrusos” y reclamar a la justicia del trabajo una pronta resolución definitiva y el establecimiento de una nueva intervención para avanzar en una normalización.

Ante esta situación, Di Marco y los integrantes de su espacio denunciaron una toma violenta de la sede y responsabilizaron a Balcedo por los daños causados. Mientras que el propio extitular del gremio, hoy detenido en Uruguay, acusó a su contrincante gremial como el instigador de los hechos violentos.

El conflicto tendrá continuidad en las próximas semanas. Se espera una actuación de la justicia laboral ante el pedido de Balcedo de dar legitimidad a la comisión directiva vigente al momento de la intervención hace dos años.

Seguir leyendo
Aviso
Aviso
Aviso
Aviso
Aviso

LAS MÁS LEIDAS

Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno