Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

El bono, una sábana corta

El anuncio de Alberto Fernández generó tensiones en las provincias y entre los trabajadores del ámbito privado.

Publicado

|

Al anunciar Alberto Fernández un bono de 20.000 pesos para los trabajadores y trabajadoras de la administración publica nacional generó un malestar en catarata, tanto en el sector privado como en las provincias.

La situación es compleja para muchos espacios que quedaron descolocados con la medida del Gobierno nacional. Las razones son diversas, pero lo que sobresale es que desordena algo que no estaba en los planes.

Muchos sectores privados, de mayor rentabilidad, y ligados a la producción y la exportación, consiguen anualmente un bono que va desde los 20 mil pesos a los 300 mil, en algunos casos, como los portuarios, por ejemplo, o el de Techint anunciado en las últimas horas, de 292.000 pesos.

Pero son variados las economías privadas que atraviesan un presente delicado, como los comercios, la gastronomía y muchos servicios que recién se están recuperando, y que la medida del gobierno nacional, que en definitiva se financia de los privados, descoloca las negociaciones que se vienen llevando.

“Cuando Alberto toma esta medida tiene que mirar al conjunto de los trabajadores, porque los nuestros se preguntan porque a mí no”, marcó un dirigente sindical a Mundo Gremial, entendiendo que los estatales fueron los últimos en integrarse al trabajo presencial y los propios fueron esenciales, y no llegan a cobrar un bono.

En la provincia de Buenos Aires, el instructivo del bono de fin de año fue presentado en las últimas horas y, si bien fue bien recibido, generó tensión por la exclusión jubilados en el pago y porque el plus será computado en el pago del impuesto a las Ganancias.

Kicillof oficializó el bono de $20.000: a quiénes alcanza y cuándo se cobra

La pelea previa que dieron los sindicalistas estatales fue que el bono no sea considerado a cuenta de la revisión paritaria prevista para el mes próximo.

En algunas provincias, el panorama es aún más complejo. Los números no dan y un potencial bono está lejos de aproximarse al monto otorgado por Alberto Fernández.

Ahora bien, es importante remarcar que la paritaria nacional que UPCN de Andrés Rodríguez y ATE de Cachorro Godoy viene por debajo de la media del sector privado -40% revisión en enero- y que necesitaba un plus.

Lo que parece una buena medida para algún sector, es un desordenador para el gran conjunto de los trabajadores privados y públicos provinciales en un equilibrio difícil de sostener por los números inflacionarios. El gobierno podría evaluar una medida para el conjunto de los trabajadores y de las actividades.

Juan Manuel Morena, director de Mundo Gremial.

Aviso
Aviso
Aviso
Aviso


Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno