Contactate con nosotros

INTERNACIONAL

Docentes colombianos van a al paro

Mundo Gremial

Publicado

|

Los docentes resolvieron el miércoles pasado ir a un paro general de 24hs para el 21 de febrero por el incumplimiento del gobierno del acuerdo alcanzado en junio de 2017

La Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (FECODE) resolvió llevar adelante un paro general de actividades de 24hs en todo el país, como consecuencia de los sistemáticos incumplimientos en los puntos acordados en junio de 2017 y que pusiera fin a una medida de fuerza que se extendió por 27 días y que tuviera un comienzo similar al presente.

Entre las razones que se escucharon en la sede sindical son: “las pésimas condiciones laborales de los educadores; ineficiencias en la prestación del servicio de salud para los docentes y sus familias, malos salarios, desacuerdos en la implementación de la jornada única, falta de recursos”, entre otras.

El Presidente del Sindicato Carlos Rivas adelantó que de no llegar a un acuerdo rápidamente con el Ministerio de Educación se convocaría a un paro general indefinido por lo que tendría lugar una situación idéntica a la del año pasado.

Entre los incumplimientos identificados por la Junta Nacional de FECODE se suma el mal servicio de salud, incumplimiento del Gobierno en la convocatoria de la tercera cohorte para ascensos y reubicación salarial de los maestros del decreto 1278, implementación de la Jornada única sin las garantías necesarias, no pago de las deudas por diversos conceptos y el no reconocimiento y pago de las primas regionales.

En tanto la Ministra de Educación Yaneth Giha expresó que los acuerdos sí se estaban cumpliendo y llamó al diálogo con el objetivo de frenar esa decisión que, según ella, afectará a los cerca de ocho millones de estudiantes que tiene el país y que apenas llevan ocho días de clases este miércoles.

Fuente:ElTiempo.com, ElPais.com.co/ Foto: eltiempo

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Seguir leyendo
Anuncio

INTERNACIONAL

Uruguay: Obreros de la construcción en campaña contra el acoso callejero

La campaña del Sindicato de Trabajadores de la Construcción cumple dos años con muy buenos resultados

Mundo Gremial

Publicado

|

La campaña lanzada por el Sindicato de Trabajadores de la Construcción (SUNCA) de Uruguay está a pocos días de cumplir dos años y el diario español El país se hizo eco del éxito alcanzado. Todo comenzó con la cobertura de una protesta del sector, durante la cobertura una de las periodistas sufrió todo tipo de comentarios de parte de los trabajadores.

A las horas esta periodista publicó en las redes sociales los padecimientos vividos y alcanzó una fuerte notoriedad y muestras de apoyo. En estas instancias el SUNCA publicó un pedido de disculpas y lanzó la campaña Uruguay sin acoso con las consignas “Mordete la lengua. El acoso es violencia” o “El trabajador digno no acosa”.

Laura Alberti, de 42 años es dirigente gremial y obrera del gremio de los ceramistas. “Nosotros tenemos una consigna clara: el acoso callejero es violencia. Entendemos que cuando uno increpa a una mujer se trata de acoso porque es una intromisión en su vida. Porque las mujeres no necesitan el piropo, no es algo que les aporte algo en su vida. Hay que hacerles entender que no me tienen que respetar porque podría ser una madre, una hermana o una tía, me tienen que respetar porque soy un ser de derechos”.

Alberti sigue de cerca la campaña llevando adelante charlas en las obras y cuenta que en los comienzos no fue fácil, “Nos costó mucho y tuvimos momentos de mucho rechazo. Los compañeros nos decían cosas como que la culpa la tiene ‘el inventor de la calza’ (o pantalón ajustado) o la culpa la tienen ustedes por vestirse así”, explica la responsable sindical.

Seguir leyendo

INTERNACIONAL

Trabajo forzoso: U$S 12.000 millones anuales de beneficios ilegales

Thais Faría, Oficial Técnica de Principios de Derechos Fundamentales en el Trabajo de América Latina remarcó los avances que está realizando la Argentina para combatir situaciones como la trata de personas y tráfico de migrantes

Mundo Gremial

Publicado

|

Thais Faría, Oficial Técnica de Principios de Derechos Fundamentales

Thais Faría, Oficial Técnica de Principios de Derechos Fundamentales en el Trabajo de América Latina, visitó Buenos Aires en el marco de la Reunión de la Red Iberoamericana de Fiscales Especializados en Trata de Personas y Tráfico de Migrantes, y remarcó los avances que está realizando la Argentina para combatir estas situaciones

La esclavitud moderna es una situación que afecta a todos los países del mundo. Según un estudio publicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a principios de este año, 40 millones de personas que permanecen sometidas a situaciones de trabajo y matrimonio forzoso. En todo el mundo, el fenómeno genera anualmente más de U$D 150.000 millones en beneficios ilegales. En América Latina y el Caribe, donde hay 1,9 millones de personas que sufren esta situación, la cifra es de 12.000 millones de dólares por año.

Desde su nacimiento, la OIT incorporó al trabajo forzoso como una de sus principales preocupaciones y uno de los ejes de su actividad. En su paso por Buenos Aires, Thais Faría, Oficial Técnica de Principios de Derechos Fundamentales en el Trabajo de América Latina, destacó la necesidad de una acción coordinada entre sindicatos, empleadores y el gobierno y la implementación de políticas integrales para combatir estas situaciones. A su vez, destacó las contribuciones que países como Argentina están llevando adelante para erradicar todas las formas de esclavitud moderna.

¿Cuál es el panorama y la magnitud del trabajo forzoso en América Latina?

“La última publicación de la OIT (Estimaciones mundiales de la esclavitud moderna de 2017) habla de 40 millones de personas en el mundo que están en una situación de esclavitud moderna. En las Américas hay cerca de 1.950.000 víctimas, entre las cuales 1,3 millones corresponden a trabajo forzoso y unas 700 mil a matrimonio forzoso. Si bien la cifra aún es alta, se puede ver una tendencia decreciente a lo largo de los años. Sin embargo, hay muchas dificultades para conseguir datos y el número de víctimas seguramente es mucho mayor”.

¿También existe el matrimonio forzoso en la región?

“Tenemos un 34 % de víctimas en esta situación. Es una realidad grave que debe mirarse con especial atención. Hay familias que cambian a la niña por plata o una casa nueva, un trueque. Se aproxima a la persona a una mercancía y ahí se produce el acto de esclavitud moderna. Es fundamental que, cuando se habla de trabajo forzoso, se tenga una mirada de género para lograr una fiscalía más equitativa. Algunos países tienen un 90 % de hombres que son rescatados del trabajo forzoso. Esto es así porque las mujeres se desempeñan dentro del trabajo doméstico o la explotación sexual y estas situaciones no son fáciles de fiscalizar”.

¿Cuáles son los desafíos de la región alrededor de la esclavitud moderna?

“Son muchos. En las Américas, la esclavitud moderna genera 12.000 millones de dólares al año de beneficios ilegales. Es dinero oriundo de un delito y eso contribuye a que todas las políticas de prevención y de combate sean aún más difíciles de implementar, porque involucra al crimen organizado. Pero el primer desafío para la región es que no tenemos datos muy próximos a la realidad. Generalmente, provienen de ministerios o de organismos judiciales. Esto varía de país a país y por eso es tan difícil tener un panorama regional”.

¿La prevención también es un desafío?

“Sin dudas. Muchas de las víctimas son jóvenes y, en estos casos, el trabajo forzoso se presenta como consecuencia de la precariedad de las condiciones laborales o como una carencia de posibilidades. Entonces, las políticas orientadas a proteger el empleo joven son muy importantes para prevenir el trabajo forzoso. De la misma manera, las políticas de inclusión son fundamentales. Porque cuando miramos las víctimas, se trata de personas que ya son excluidas de la sociedad por preconceptos o quizá porque pertenecen a grupos particulares, como por ejemplo: mujeres, afrodescendientes, indígenas. Si se fortalecen las políticas de inclusión, la posibilidad de que esas personas estén en situación de trabajo forzoso disminuye mucho”.

¿Qué importancia tiene la fiscalización?

“Fortalecer la inspección en todos los ámbitos es básico. Una buena práctica es la implementación de grupos móviles de fiscalización, como los que hay en Brasil y Perú. Se trata de pequeñas unidades en donde participan representantes de la policía, el ministerio fiscal y público y el poder judicial. Su tarea consiste en salir al campo para fiscalizar de manera conjunta. Siempre que se aplica una política fuerte y que se pone al tema del trabajo forzoso en el centro, el número de rescatados aumenta”.

¿Cuál es la situación de Argentina con respecto a este tema?

“Argentina ha hecho un avance muy grande en los últimos años. Primero, la ratificación del Protocolo 29 ha sido una decisión no solamente simbólica, sino que también cambió la actitud del gobierno con respecto a la trata de personas. Con esta acción, ha tomado la legislación internacional como parte de la legislación interna y ha reconocido al trabajo forzoso como un problema. Es un compromiso que el Estado asume internacionalmente sobre el tema”.

¿Hubo otras acciones relevantes?

“La IV Conferencia Mundial de Trabajo Infantil en noviembre de 2017, que se celebró por primera vez en Argentina, también fue un hito en la historia del país al respecto. No sólo se trataron temas de trabajo infantil, sino también de trabajo forzoso y trata de personas. Eso es un avance porque no se puede hablar de estos temas de manera separada, están interligados. Las políticas tienen que estar interrelacionadas para ser más eficientes”.

“También se publicó el Plan Nacional en Contra de la Trata de Personas y eso es un hecho súper importante para el país, porque va a ser una guía de las prioridades nacionales. Dentro de ese plan están contemplados los temas de la fiscalización, del banco de datos, de políticas de prevención. Creo que Argentina está avanzando muy rápidamente en el sentido de coordinar sus políticas de tener una prevención más eficaz respecto a este tema”.

¿Es necesaria una articulación entre los gobiernos, los sindicatos y los empleadores?

“Deben hacerlo. Es una cuestión que involucra a todas las personas. Pero tratándose de la OIT, sin dudas es un tema que requiere de diálogo social. No veo cómo se pueda hacer una política eficaz sin la participación de los trabajadores y los empleadores. En todas las discusiones deben estar involucrados los trabajadores, los empleadores y el gobierno para que sea una acción más articulada”.

¿Cómo afecta el trabajo forzoso a poblaciones vulnerables como las mujeres, los jóvenes, los niños y los trabajadores migrantes?

“Tenemos una sociedad que no es igualitaria. Siempre hay grupos con menos derechos que otros. Las constituciones de todos los países dicen que todos los ciudadanos tienen los mismos derechos, pero en la práctica no podemos garantizarlos. Existen muchos informes —incluso de la OIT— que dicen que durante las crisis económicas las personas más excluidas son las primeras en quedar afuera del mundo del trabajo. Es decir, los jóvenes, las mujeres y los migrantes son los primeros en sufrir en estos casos”.

“Las crisis afectan especialmente a los grupos vulnerables frente a la situación que llamamos atípica de trabajo. Es decir, aquellas que trabajan menos tiempo que el que desean, tienen un contrato de “cero horas”, porque son intermitentes u otras maneras de contrato en donde las personas tienen más riesgo de estar en una situación de vulnerabilidad. Son víctimas más frecuentes de trabajo forzoso, de trata de personas, de contrabando de inmigrantes, trabajo infantil. Si no tenemos una política de promoción de derechos acompañada de una política de prevención de trata, no es posible tener un resultado concreto. Hay que tener los dos: al mismo tiempo que estás combatiendo la trata, estás promoviendo derechos. Las personas están en situación de trabajo forzoso porque no hay posibilidad de tener un trabajo decente. Si hay promoción de empleo para todas las personas, no hay trabajo forzoso. Estamos un poco lejos de llegar a ese objetivo pero creo que podemos alcanzarlo”.

La OIT cumplirá cien años en 2019. ¿Cómo abordó históricamente al trabajo forzoso?

“En este momento estamos haciendo mucho hincapié en el pasado, repasando no solamente lo que la OIT hizo, sino también los avances que están sucediendo en el mundo con relación a los temas que son considerados principios de derechos fundamentales. Uno de los principales objetivos de OIT es el tema de prevención del trabajo forzoso. Este tema siempre ha sido centro de trabajo de la OIT porque es que tiene que ver con la protección de la dignidad del ser humano. La OIT ha sido creada bajo la premisa de que el trabajo no es una mercancía. Si el trabajo no lo es, la persona tampoco. Una de las grandes contribuciones de la OIT son las investigaciones, los informes globales sobre los temas de Trabajo Forzoso y Trata de Personas”.

¿Y de cara al futuro?

“Para el futuro y para el presente, la OIT ha implementado una iniciativa llamada Alianza 8.7 que es oriunda de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. Esta alianza es un llamado a todos los países para que el tema se ponga en el centro de las discusiones políticas y que se hagan políticas con disposiciones concretas, para que el futuro no sea más una realidad que tenga a personas en situación de trabajo forzoso”.

EN NÚMEROS

  •  40,3 millones de personas están sometidas a la esclavitud moderna en todo el mundo. Esta cifra incluye 24,9 millones en trabajo forzoso y 15,4 millones en matrimonio forzoso.
  •  En el mundo hay 5,4 víctimas de la esclavitud moderna por cada 1.000 personas.
  •  1 de cada 4 víctimas de la esclavitud moderna son niños.
  •  De los 24,9 millones de personas atrapadas en el trabajo forzoso, 16 millones son explotadas en el sector privado, por ejemplo, en el trabajo doméstico, la industria de la construcción o la agricultura; 4,8 millones de personas son víctimas de la explotación sexual forzosa; y 4 millones de personas se encuentran en situación de trabajo forzoso impuesto por el Estado.
  •  El trabajo forzoso afecta en forma desproporcionada a las mujeres y niñas, que representan el 99 por ciento de las víctimas en la industria sexual comercial y el 58 por ciento en otros sectores

Seguir leyendo

INTERNACIONAL

Nuevo tratado de libre comercio entre EEUU, México y Canadá con beneficios y perjuicios para trabajadores mexicanos

El denominado AEUMC (Acuerdo Estados Unidos, México, Canadá) sería firmado el 29 de noviembre en Buenos Aires durante el G20.

Mundo Gremial

Publicado

|

A pocas horas de finalizar el plazo fijado para lograr un acuerdo sobre las nuevas condiciones del TLCA los países miembros anunciaron un acuerdo final para regir el comercio entre EEUU, Canadá y México por los próximos 16 años con actualizaciones permanentes cada seis meses.

El nuevo tratado sepultó la vieja denominación a pedido del presidente norteamericano ya que en la retorica que lo llevó hasta la Casa Blanca el tratado fue la ruina de su país. La discusión llevó dos años de trabajo con reuniones en los tres países. En última instancia hubo con un ultimátum de Trump a Canadá.

Primero hubo un acuerdo bilateral entre EEUU y México al que fue invitado a sumarse Canadá o retirarse las mesas de negociación. El acuerdo consta de 34 capítulos y deberá ratificarse por los respectivos parlamentos en un plazo de 60 días para entrar en vigencia a partir de 2019.

En relación a los trabajadores de la industria automotriz mexicana, deben tener un salario en que la hora no podrá bajar de los 16 dólares. Actualmente son pocos los trabajadores que reciben esta cifra, los técnicos suelen ganar entre 5 y 7 dólares.

Así también el nuevo acuerdo favorece la creación de sindicatos y eleva los estándares de seguridad de los transportistas que cruzan a diario la frontera. Uno de los sectores perjudicados es el de la agricultura de menor escala, ya en el TLCAN el ingreso del maíz redujo la mano de obra en el sector a partir de cuadruplicarse las exportaciones norteamericanas y el precio del producto mexicano se desplomó lo que marcó una tendencia que se sostiene ininterrumpidamente.

El nuevo tratado no prevé ningún cambio por lo que continuarán los beneficios para los productores estadounidenses y perjuicios para los mexicanos.

Canadá por su parte abrirá parte del mercado lácteo de Canadá a los agricultores de Estados Unidos. En el TLCAN Canadá limitó cuánta leche, queso y otros productos lácteos podían entrar a Estados Unidos. En el nuevo acuerdo Canadá ampliará para Estados Unidos. Aumentando el acceso al mercado de productos lácteos, aves de corral y huevos estadounidenses. A cambio, Estados Unidos permitirá que más lácteos canadienses, maní y productos de maní, y una cantidad limitada de azúcar.

El sector automotriz es el más importante y se esperan cambios significativos del nuevo acuerdo. En relación a los efectos que Trump calificó como ruinosos representaron que las inversiones estadounidenses en Mexico pasaran de 15.000 millones de dólares a 100.000 millones y el déficit de 1.700 millones de dólares se transformara en un superávit de 54.000 millones.

Seguir leyendo
Anuncio

LAS MÁS LEIDAS