Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Conciliación Laboral SA

Por Raúl Ferrara (abogado laboralista y columnista de Mundo Gremial)

Mundo Gremial

Publicado

|

Hace pocas semanas el senador provincial de Cambiemos, Gabino Tapia, presentó un proyecto de ley para crear la Instancia de Conciliación Laboral Obligatoria (ICLO), destinada a la resolución de reclamos individuales y/o pluriindividuales que versen sobre conflictos de competencia de la Justicia del Trabajo de la Provincia, cuyo resultado, mirado desde el punto de vista del bien jurídico tutelado por el derecho laboral (el trabajador), no parece ser alentador.

Todos quienes nos relacionamos con el mundo del trabajo sabemos que el Derecho del Trabajo es, esencialmente, protectorio y dotado de un Orden Público Laboral que fija un piso mínimo de derechos irrenunciables. Ese principio tiene rango constitucional al expresar el art. 14 bis de la Carta Magna que las leyes “protegerán al trabajo en todas sus formas” y de ello se deriva que las leyes laborales fortalecen la posición del trabajador para equilibrar la desigual relación existente con su Empleador durante toda la relación contractual, y aún después de finalizada esta.

El conflicto de trabajo se desarrolla dentro de relaciones ordenadas jerárquicamente. Al empleador se le reconoce una potestad de mando y al trabajador un deber de obediencia. No es un conflicto entre iguales o entre quienes se miran como tales. La desigualdad de poderes es una cuestión estructural e inherente a la relación laboral e informa todo el conflicto laboral.

Si vamos a hablar de la conciliación en el ámbito laboral, también van a existir elementos que otorgaran características propias cuando se la aplica en esta materia.

El artículo 15 de la Ley de Contrato de Trabajo (Ley 20.774 y sus modificatorias), en su parte pertinente establece: “Los acuerdos transaccionales, conciliatorios o liberatorios solo serán válidos cuando se realicen con intervención de la autoridad judicial o administrativa, y mediare resolución fundada de cualquiera de éstas que acredite que mediante tales actos se ha alcanzado una justa composición de los derechos e intereses de las partes…”. Está claro que la norma establece que la participación en la instancia conciliatoria de la autoridad administrativa o judicial no es ni secundaria ni formal, si no muy por el contrario adopta un rol trascendental para garantizar al trabajador el entendimiento de los alcances del acto, su libertad de expresión, logrando de esta manera que no le queden dudas del significado real del acuerdo al que se ha arribado, liberándolo de cualquier tipo de presiones.

Hace casi 18 años el Dr. Rodolfo Aníbal González (Equipo Federal del Trabajo, “Ley 24.635: A cuatro años de la creación de SECLO”) expresaba que “El escenario judicial, ámbito donde antes se celebraban las audiencias o el del Ministerio de Trabajo, a pesar de su precariedad edilicia, infundía al trabajador un lógico sentimiento de protección; era el ámbito del Estado, al cual recurría para recibir la protección de sus derechos (…) Ya no hay bandera ni escudo en la puerta. Ni funcionarios en las oficinas. El reclamante concurre a un estudio jurídico privado. La eliminación de los símbolos tiene fundamental importancia tanto desde un aspecto psicológico como sociológico (…) el símbolo trae a la mente del sujeto receptor el concepto de la cosa significada.

El trabajador que acude para que se haga Justicia en su reivindicación, se encuentra de pronto en una reunión de abogados, donde “juega de visitante” y el empleador de “local”. La importancia de estas circunstancias la conoce cualquier estudiante de psicología. Todos nos damos cuenta, aplicando un mínimo de sentido común. El conciliador, por más buena voluntad que ponga en su gestión, no es un funcionario administrativo o judicial.

Ello se ve favorecido por las urgencias económicas de los reclamantes en época de crisis y desocupación. Se juega y especula con esta realidad ofertando sumas irrisorias. Se reiteran argumentos sobre la lentitud de la Justicia; el remanido y lamentable “más vale un mal arreglo que un buen juicio”, expresado por abogados que mancillan su profesión; la amenazante manifestación de una inminente cesación y desaparición de la empresa”.

Creemos juntamente con la Dra. Hilda E. Bustamante Ojeda (Revista de Derecho Laboral y Seguridad Social, 2008 A, pag. 232/233), “que resulta razonablemente criticable la delegación de la función conciliatoria en sujetos privados, cuya retribución depende en buena medida de que las partes lleguen efectivamente a un acuerdo con el riesgo de que no se arribe a una solución justa del conflicto”.

El éxito de una conciliación no se mide solo por el logro de un acuerdo, sino porque además sea un buen acuerdo.

Es cierto que existe una crítica que muchos juristas realizan y en la que basan la instauración de estas vías alternativas de solución de conflictos, en cuanto a que nuestros tribunales, con su estructura actual no pueden resolver los conflictos individuales con la celeridad que se merecen, haciendo notar que la duración promedio de un juicio laboral es de tres años y medio.

Ante tal afirmación nos preguntamos ¿y en el caso de que, en esta instancia previa a la interposición de la demanda, no se llegara a ningún acuerdo?, ¿Cuánto demoraría el juicio laboral?… ¿cuatro años tal vez? Y en tal caso ¿Dónde queda el carácter alimentario de las remuneraciones del trabajador? ¿Quién se beneficia al compeler al trabajador a una instancia previa?

Sin dudas es el empleador quién aumenta su poder negocial y minimiza con el paso del tiempo sus costos laborales. El trabajador… bien, gracias.

¿Cuál sería entonces la alternativa a ese sistema de mediación privatizada y obligatoria que proponen algunos sectores?

Por un lado, aquel que garantice debidamente la libertad y voluntariedad de sometimiento a la instancia previa por parte del trabajador pero que, a la vez, faculte a la autoridad administrativa del trabajo a compeler la asistencia del empleador. Vale decir, un sistema en el que la comparecencia del mismo sea obligatoria, pero sólo ello, en tanto a partir de ese momento la voluntad negocial y conciliatoria requiere del acuerdo de ambas partes.

Por el otro, su realización en un ámbito imparcial, en el que la autoridad administrativa tenga un rol activo y protagónico en la solución del diferendo y no una mera intervención como “controlador formal” de la actividad conciliatoria que realizan terceros en un ámbito ajeno al del propio Estado.

La Provincia de Buenos Aires, cuenta con los elementos tanto normativos como operativos para cumplir con esas dos premisas fundamentales para una solución efectiva de los conflictos individuales y pluriindividuales del trabajo mediante la conciliación.

Así, la Ley 13.757, en su art. 23 establece: “Le corresponde al Ministerio de Trabajo…: inc. 4- Intervenir en el tratamiento de los conflictos individuales o colectivos de trabajo públicos, provinciales o municipales y privados, ejerciendo facultades de conciliación y arbitraje con arreglo a las normas aplicables…”

Por su lado, la Ley 10.149 en su art. 3, dispone que tiene a su cargo el conocimiento de las cuestiones vinculadas con el trabajo en todas sus formas y especialmente: inc. a) Intervenir y decidir en la conciliación y arbitraje de las controversias individuales del trabajo y en los de instancia voluntaria; estableciendo a su vez en su art. 7 la obligatoriedad en la asistencia a la primera audiencia y el apercibimiento de ser conducido por la fuerza pública sin perjuicio de las sanciones que pudieran aplicarse (art. 8)

Tales atribuciones legales otorgan a la cartera laboral la entidad de verdadera casa de los trabajadores, encargada de velar por sus derechos y que los mismos no sean vulnerados.

En los aspectos operativos, el Ministerio de Trabajo provincial cuenta con cuarenta y seis (46) Delegaciones Regionales de Trabajo y Empleo y llegó a tener hasta hace poco tiempo otras tantas subdelegaciones distribuidas a lo largo y a lo ancho de la provincia estableciendo un cercano y estrecho vínculo con la población y el personal con experiencia para el abordaje de las mismas.

Salvo que la idea de la actual gestión sea el desmantelamiento de la administración laboral (hecho que se infiere del cierre de varias dependencias en estos 3 años) no se advierte la necesariedad de “privatizar” esta función del estado de trascendental importancia. El impulso oficialista a un proyecto de estas características en vez de potenciar y dotar de mejores recursos a un servicio que ya existe y que se autofinancia con las tasas retributivas que se abonan en cada acuerdo, trasuntan la voluntad política de generar un negocio privado sacrificando los principios del derecho del trabajo y, en definitiva, al trabajador y al sentido de justicia.

Somos una agencia de noticias sindicales. Nuestra misión es dar un espacio de encuentro e información a todos los sectores de la actividad, sin discriminar su capacidad y potencial

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Grabois: “Los pueblos no se suicidan, no iban a votar a quien nos llevó a la pobreza”

Descartó que vaya a ser ministro de Desarrollo Social si es que los Fernández acceden al poder. Y en lo gremial aseguró que seguirá batallando para que la CTEP se incorporé a la CGT como un sindicato más.

Pablo Maradei

Publicado

|

-Te pido tu lectura de las PASO
-Siento un orgullo muy grande por nuestro pueblo que demostró con el voto que no compraba los espejitos de colores de la ideología neoliberal. Y se da en un contexto en el que todos los factores de poder estaban alineados con las políticas de Macri y, sin embargo, hubo un contundente rechazo y repudio popular. Si uno se guiaba por las redes sociales y por Marcos Peña estábamos en Disneylandia y nosotros éramos todos sucios feos y malos.

-La gente vota con el bolsillo…
-Había un hostigamiento de la prensa oficialista al que planteaba públicamente su posición pero el que tiene el pulso del territorio, que se traduce en un catastrófico 40% de pobreza, sabe que los pueblos no se suicidan, que no iban a votar a quien nos llevó a esto. La economía popular crece a raíz de la expulsión de los trabajadores asalariados; en estos años el retroceso del trabajo privado generó que donde había un cartonero ahora hay dos y eso empeora las condiciones laborales de los dos.

-Hablando de territorio, me podrías dar una radiografía de lo que pasa en los barrios
– El acceso a los alimentos se ha dificultado muchísimo: tiene que ver con la esencia del modelo neoliberal. El Gobierno contuvo a la gente y contentó a los mercados. Los gobiernos populares deben contener a los mercados y contentar a la gente. El aprendizaje del modelo neoliberal es que excluye; no contiene porque es un Estado de descarte que después trata de contenerlos: esto no se puede sostener ilimitadamente en un basural existencial (refiere a los planes estatales). Nuestra perspectiva de la economía popular es de producción comunitaria, estamos para transformar la realidad y no contener las consecuencias del neoliberalismo. No hay perspectivas para ese 35% excluido del mercado laboral en el que tampoco hay beneficio con limosnas de Desarrollo Social. Lamentablemente nos toca pelear por eso: porque haya un plata para un plato de fideos en el almuerzo de los pibes.

-Luego de tu participación como asesor legal de Cristina Kirchner en Comodoro Py se barajaba tu nombre para ir de candidato, incluso hubo pintadas en el conurbano y en las que te promovían para gobernador, pero nada de eso pasó. ¿Qué pasó?
-Desde que se fundó Patria Grande que es el espacio político dije que no iba a ser candidato a nada. Yo siempre dije y tampoco voy a ser funcionario del próximo gobierno. Creo que doy mi apoyo a la Patria desde otro lado. La Política, con P mayúscula, no es la lucha por los espacios sino que es, evocando a Francisco, avanzar en procesos y no por espacios.

-¿Tampoco te interesa ser ministro de Desarrollo Social para darle otra impronta al tratamiento de la pobreza?
-No. No voy ser ministro de Desarrollo.

-Sigo con el tema judicial, ¿seguís asesorando a Cristina Kirchner? ¿Cómo crees que terminen la causas?
-Para que se entienda, lo mio fue un apoyo político, no soy su representante legal. El ataque judicial es una infamia, es lo mismo que le hacen a Lula en Brasil y a Correa, en Ecuador. Si pasa un proceso legal correcto e imparcial, Cristina Kirchner es absolutamente inocente de todo esto. Espero que se haga justicia y la dejen de molestar. Cuando yo definí acompañarla era porque la ofensiva contra ella era muy fuerte y quedó a la claras que la estaban persiguiendo por enfrentar a las corporaciones. En el Frente Patria Grande pudimos quebrar esto, principalmente porque somos dirigentes jóvenes que no teníamos participación en el kirchnerismo.

-En los albores de la actual conducción de la CGT presentaste papeles para que la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) fuera parte de la Central obrera. Con la partida de Juan Carlos Schmid ese apoyo interno y en esa línea se diluyó. El año que viene habrá renovación de autoridades: ¿seguirás con la posición de lograr la incorporación de la CTEP o lo das por perdido?
Nuestra perspectiva fue siempre la misma, la secretaría que propusimos de la Economía Popular fue un parche a lo que tendría que ser una solución de fondo: la clase trabajadora ha cambiado hace 40 años y tiene que haber una central única con distintas tendencias ideológicas y se tiene que incorporar, como un sindicato como es, la CTEP. Se tiene que aceptar como un gremio más, como está la UATRE que aglutina a los trabajadores rurales, la CTEP agrupa todas las actividades de la Economía Popular. Ya están todas las normas y los requisitos para que eso pase. Creemos que hay sectores de la CGT que se manifiestan a favor como son Schmid, Palazzo y Moyano. De hecho, Daer también se manifestaba a favor, pero decía también que había cuestiones internas que lo frenaban. Somos respetuosos de los tiempos, pero ya pasó mucho tiempo.

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Cruce entre el SOMU y el Gobierno por el legado de Herme Juárez

El sindicato no quiere la intervención porque entiende que habrá precarización laboral y despidos; desde el ministerio de Producción rechazan tales especulaciones por considerarlas falsas.

Pablo Maradei

Publicado

|

Empiezan a sobrevenir los primeros coletazos post caída del pope sindical santafesino Herme Juárez: el SOMU advierte sobre las posibles pérdidas de fuentes de trabajo y de precarización de sus trabajadores porque entiende que se viene la intervención del SUPA (Sindicato Unidos de Portuarios Argentinos) y con ella el avance sobre los derechos laborales. A su vez, entiende que la Cooperativa de Trabajadores Portuarios de San Martín, también propiedad del sindicalista y empresario, podría quedar bajo tutela judicial para luego “ser encomendada al sector empresario”.

Desde el SOMU no descartan empezar con medidas de fuerza. “No nos vamos a quedar con los brazos cruzados ante la intervención del sindicato, la cooperativa y las empresitas vinculadas a la actividad portuaria”, dispara Raúl Durdos, secretario general del SOMU. Explica: “Van a tratar de flexibilizar a los trabajadores y que queden en manos de empresarios de ellos; queremos que los trabajadores y nosotros le damos el apoyo a los trabajadores del puerto”. En lo particular, este gremio tiene 60 afiliados allí y una grilla similar de trabajadores que hacen los relevos pero que están bajo otras condiciones laborales.

Agrega Durdos: “Sabemos lo que son las intervenciones de este Gobierno; las hemos sufrido en carne propia”.

Desde el ministerio de Producción y Trabajo rechazan de plano tales especulaciones: “Todo eso es falso. En primer lugar, la situación del SUPA está en manos de la Justicia (NdeR: la causa la tiene el juez federal de Campana, Adrián González Charvay) y hay que aguardar a que el magistrado determine los pasos a seguir. En segundo lugar, esa información es errónea desde su concepción. Las autoridades que son designadas para la normalización de una organización gremial no pueden negociar colectivamente, por lo cual no se puede modificar un convenio colectivo por esa vía. Quienes llevan adelante la normalización de un gremio únicamente pueden negociar paritarias por su carácter alimentario”.

Esta semana, el secretario de Trabajo, Lucas Aparicio, recibirá a delegados de SUPA y no se descarta un viaje a Santa Fe. Así lo supo Mundo Gremial de parte de representantes gremiales que fueron citados.

Durdos aclara: “El SOMU no sale a defender a Herme Juárez, que su situación se dirima en la Justicia como debe ser ya que el que la tiene que pagar que las pague pero que no se metan con los trabajadores”.

Así las cosas, es inevitable ver un calco entre Herme Juárez y Omar Suárez, el ex secretario general del SOMU ahora preso en el penal de Ezeiza. En el caso del “Caballo”, el juez Rodolfo Canicoba Corral determinó la intervención de su gremio y de las múltiples empresas satélites. Una vez intervenido, Trabajo y Producción elevó al juez las propuestas del equipo interventor. Vale aclarar, que muchas de las experiencias de intervención terminaron en escándalo; especialmente la del SOMU.

Seguir Leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Luis Barrionuevo: “Macri ya no debe ser candidato”

El jefe de los Gastronómicos considera que si el Presidente se baja, Lavagna tendrá chances de llegar al balotaje. A su vez se mostró abierto a que la CGT debata una reforma laboral.

Pablo Maradei

Publicado

|

Luis Barrionuevo eligió, luego de las PASO, alejarse de los medios y es por eso que vemos que la vocería está en cabeza de su mujer Graciela Camaño. Sin embargo, aceptó un ida y vuelta con Mundo Gremial en sus oficinas del centro porteño. Este jueves y mientras dura la entrevista, afuera en la calle, marcando un clima de época de agite, marchan por avenida de Mayo los movimientos piqueteros reclamando más fondos para sus representados.

Le pido una lectura de las PASO

Esto se veía venir; creo que el único que no lo sabía era el Gobierno. Indudablemente como es costumbre, esto les pasa a los que viven de las encuestas que los vienen afanando desde hace mucho tiempo. Fue catastrófico; creo que estamos ante un nockaut. No hay posibilidad de que el Gobierno pueda reaccionar. El Gobierno tuvo cero en política y totalmente cero en economía porque nunca supieron el rumbo. Lo que ellos deberían haber aprendido ya lo dije: la mayoría de los CEO no conocen el barro, un barrio pobre; no conocen las Pymes ni los centros urbanos donde están los trabajadores.

¿Se tomaron medidas de alivio tardías?

Si lo único que hacés es recaudar con tarifazos y no le pones en el bolsillo dinero a la gente pasa lo que decía el General Perón: la víscera del trabajador es el bolsillo. Con esto te digo que la gente no come cemento; la gente te va a pedir la ruta, el puente y el cordón cuneta cuando la gente tiene trabajo y sus hijos estudian. Y a partir de ahí viene el progreso.

En cualquier caso la situación es grave…

Si no tenés trabajo y consumo es difícil que un país se desarrolle. Y nos endeudamos. La situación es grave y yo viví todo esto: si tenés crédito y perdiste el trabajo, te dejan de fiar. Acá no hay recaudación genuina. A este Gobierno lo venimos acompañando desde el movimiento obrero para que termine su mandato y lo demás es un problema de ellos. Este es un Tsunami al que nadie le dio manija. En 2015 se fue un Gobierno altamente corrupto que se cansó de contar plata delante del pueblo; pero el ejemplo no estuvo a la altura de este Gobierno y la gente está muy enojada. Principalmente la gente que lo había votado a Macri porque se siente defraudada.

¿Es el fin del PRO, Cambiemos y ahora Juntos por el Cambio?

En algún punto me hace acordar al ciclo Frepaso que luego se convirtió en la Alianza. No desdoblaron las elecciones y los tres están yendo juntos a la muerte política (en referencia a Macri, Vidal y Larreta). Y esto es parte de un egoísmo de Peña y Durán Barba. Yo ya lo dije: ellos manejan todo y lo hicieron equivocar mal. La soberbia fue demasiada perjudicial.

A qué Macri le cree ¿al del lunes o al del miércoles pidiendo perdón?

La reacción del Presidente del lunes fue la de un niño caprichoso y la real de él. Vamos a seguir por el mismo camino cuando te dicen que erraste: ese es el camino del hambre. Lo conozco hace muchos años; a Macri lo ayudamos para que sea presidente de Boca y luego jefe de la Ciudad y nunca le pedí nada; ni una entrada para ir a ver a Boca ya que estoy rodeado de gente de Boca. Creo que él tiene que razonar y saber qué hacer. Lo del miércoles, pidiendo perdón, fue más importante que las medidas económicas que tomó.

¿Cómo sigue esto hasta el 27 de octubre?

Ya no hay nada para hacer. Creo que las elecciones se deben hacer como corresponde. Lo que tiene que hacer Macri es tomar actitudes de grandeza; para apaciguar los ánimos: tiene que dar un paso al costado a nivel electoral. Macri ya no debe ser candidato; ese es mi consejo. El tiene que llegar al 11 de diciembre y entregar la banda presidencial a otro presidente que yo aspiro sea Roberto Lavagna.

Sin embargo, hoy en el CCK se mostró decidido a dar pelea…

Él no tiene que guiarse por el rumor; muchos lo rodearon por el calor del poder para hacer sus negocios y hoy te mandan a la parrilla: viví mucho de esto. Ya perdieron todo tipo de credibilidad por eso digo que los que lo azuzan para que siga son unos brutos y bestias. Conozco estos sinsabores y como lo viven en Olivos y en la Casa de Gobierno; y hoy están muy mal por más que digan ´Vamos a poner el alma y el corazón´. Poné lo que quieras, pero viví la realidad y esto es lo que le falta a Macri después de mucho tiempo.

Partiendo de la premisa que una traición en el peronismo no se le niega a nadie, ¿qué piensa de la partida de Pichetto al oficialismo y de Massa a kirchnerismo?

Lo grave es lo de Pichetto, que a la luz de los acontecimientos no agregó nada. Si vos querés restó. Lo de Massa quizá fue más astuto porque ahí hay peronismo: están los gobernadores, los intendentes, parte del movimiento obrero. Si vos me preguntás a mi por el kirchnerismo o por La Cámpora no estoy de acuerdo porque no tienen ninguna historia. Esta es una Cámpora rica. Para cerrar: Massa hizo su negociación para salvar a su gente subiéndose arriba del triunfo pero nadie sabe qué votos le aportó al triunfo.

En agosto del año que viene vencen los mandatos en la CGT, ¿cómo ve la posición del movimiento obrero con respecto a Macri y su rechazo al mismo y del otro lado a Cristina y los encontronazos que hubo durante sus presidencias?

No puedo adelantarme pero por la historia nuestra habrá discusión; ya se por unicato por varios secretarios generales. Siempre hubo muchos sectores dentro de la CGT. Recuerdo que cuando sale Rodolfo Daer estuvimos un día entero en Ferro en épocas de Ubaldini y Lorenzo. No salíamos del encierro de quién nos iba a representar hasta que se le ocurrió a Lorenzo y le preguntó a Daer. Allí estaba Morán, el secretario general del gremio, y Lorenzo le dijo: ´¿nos prestás a Rodolfo para que sea secretario general de la CGT? ´. Y Morán accedió; y de ahí que Daer fue durante muchos años secretario general.

A esta altura no se puede sostener que se cometieron errores; el Gobierno está convencido que ese es el camino y la síntesis de ese camino es llegar a una reforma laboral…

Nosotros no tenemos ningún problema en sentarnos y ver qué es lo que hay que reformar; no sé si por actividad o en general y la CGT tendrá que discutirla pero todos tenemos que actuar con transparencia. A la vez te digo que el Estado no tiene que ser suntuoso y dilapidar, tiene que achicarse porque hay miles que cobran sueldos exuberantes y no hacen nada. 7 millones de privados mantienen a 20 millones que viven del Estado. A eso le sumamos la corrupción en el Estado corrompido por empresarios que hoy vemos a 100 de ellos imputados, procesados y hasta presos. Por eso la culpa no la tenemos solo los sindicalistas; en la viña del señor siempre hay manzanas podridas. Sino mirá los medios que reciben las pautas de las grandes empresas y solo atacan al sindicalismo: siempre fue así.

Seguir Leyendo
Aviso

LAS MÁS LEIDAS

Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno