Conéctate con nosotros

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Baradel: “Hay sectores sindicales que no estarán contentos con el proceso de unidad”

El secretario general de SUTEBA entiende que hay que avanzar en la unidad del movimiento obrero porque los sectores de poder, minoritarios y poderosos, presionarán al próximo gobierno para mantener las políticas económicas que los favorecieron durante la gestión de Mauricio Macri en detrimento del sector trabajador y popular.

Pablo Maradei

Publicado

|

Entelequía o realidad, este jueves la CTA de los Trabajadores, que conduce Hugo Yasky, aprobó avanzar en un proceso de reunificación con la CGT. En 1991, ante las políticas económicas neoliberales de Carlos Menem, dos gremios de peso, como son ATE y CTERA, se abrieron de la Central obrera y, en 1994, junto a otros sindicatos fundaron la CTA.

Del Plenario que se realizó en el microestadio de Lanús participó el candidato Alberto Fernández quien bendijo la avanzada: “Es un gesto enorme de madurez. En estos años de macrismo aprendimos todos. Un día aprendimos que divididos no teníamos futuro, que lo mejor que sabían hacer era dividirnos”.

Junto al candidato estaban Máximo Kirchner, y las candidatas a vicegobernadora bonaerense Verónica Magario, y a vicejefa de gobierno porteña, Gisela Marziotta. Por el lado sindical acompañaban Hugo y Pablo Moyano, Sergio Palazzo y Roberto Baradel, quien compartió una entrevista con Mundo Gremial.

-¿Qué tan viable ve que se avance en esta idea de volver a la CGT?
-Venimos de alguna manera resistiendo las políticas que venían perjudicando a los trabajadores. Llevamos adelante acciones en confluencia con la Corriente Federal, con el Frente para el Modelo Nacional y con la gran mayoría de las regionales de la CGT e inclusive orgánicamente con la CGT. Coincidimos en el marco de paros nacionales contra este Gobierno impidiendo la reforma laboral y la lucha en contra de los despidos. Las luchas en defensa de la universidad pública, las marchas federales. Esa confluencia nos dio la posibilidad de venir conversando todos estos años y pensar que la ansiedad de la construcción de un movimiento obrero más organizado y más fuerte es la decisión que tomamos hoy.

-Corre por mi cuenta y entiendo que es unir el agua con aceite. Pero ahora a la vista de las PASO vendrá un gobierno peronista y uno podría pensar en que la conflictividad iría a la baja. En este caso, ¿esta unión sería más política que sindical?
-No, no. Sería para defender las conquistas sociales.

-Insisto: ante un gobierno peronista ¿piensan que puede poner a debate la reforma laboral o pueda revertir derechos laborales?
-Yo creo al revés, que va a haber grandes presiones. Nos dejan un país con un endeudamiento brutal y una enorme deuda interna. Y yo creo que lo primero que hay que hacer es para la pobreza e indigencia. Han dañado a los trabajadores y a múltiples sectores como empresarios Pymes, pequeños productores, clubes, sociedades de fomento, clubes. Hoy estamos ante una situación muy compleja en la Argentina en la que hay un sector minoritario pero de gran capacidad económico junto a un sector externo que con el endeudamiento hace un negocio permanente que va a presionar muy fuerte para seguir aplicando estas políticas. Por eso necesitamos construir la correlación de fuerzas necesarias para que el gobierno no se vea extorsionado por estos sectores y pueda aplicar políticas proactivas y pueda aplicar políticas para generar consumo interno, fomentar políticas para producción.

-Mirando el proceso político post PASO, veo que los movimientos sociales meten presión callejera, Pablo Biró arrincona al candidato Alberto Fernández; y ahora ustedes con esta idea de juntarse con la CGT. ¿Le están diciendo a Alberto Fernández ´acá estamos´ como marcándole la cancha?
-Hay que escuchar atentamente a Alberto. Planteó el tema del trabajo, de la educación pública. Gran parte de su discurso giró en torno en poner de pie a la educación pública. Me parece que van en el mismo sentido de lo que venimos planteando todos estos años.

-Usted dice que nos dejan una situación muy compleja. ¿No considera que la situación de Argentina está en una situación compleja desde hace muchos años?
-No. Yo creo que la alternancia de gobiernos neoliberales en nuestro país, incluidas las dictaduras militares, nos dejan un país muy dañado y hay que llevar adelante procesos para recuperar la fuerza del trabajo, la producción, la salud y la educación. Este gobierno ha hecho mucho daño, pese a que dicen que hicieron gradualismo aunque no me quiero imaginar lo que hubiera sido de la otra forma. Hay que mirar nada más los números de 2014 y 2015 con las contradicciones que había en ese entonces con los números de ahora de pobreza e indigencia, endeudamiento externo, capacidad productiva y trabajo. Con eso nos damos cuenta que las políticas fueron en beneficio de muy pocos.

-¿De qué depende que la CGT los acepte? Tengo entendido por ejemplo que CTERA no fue excluida de la Central sino que dejó de pagar la cuota de afiliación. Pregunto en sentido amplio y sabiendo que la ortodoxia sindical, principalmente del sector de los Gordos, son refractarios a esto que hoy votaron: ¿volver depende de un acuerdo político o de ponerse al día con la cuota social?
-Implica un proceso político y no poner una cuota al día. Viene un proceso de discusión de política sindical, de unidad con diferentes sectores y cómo va a hacer ese proceso de unificación. En eso, y como mencionaste previamente, hay diferencias como el agua y el aceite; no tan grandes con muchos sectores sino con algunos sectores puntuales. Seguramente algunos no estarán muy contentos con este proceso de unificación pero la gran mayoría entendemos que hay que avanzar en este proceso. Nuestro país siempre tuvo sectores que defendieron los derechos de los trabajadores y otros que, lamentablemente, sus dirigentes han colaborado con procesos que le han hecho daño a los trabajadores para acomodarse en función no perder determinados espacios o que se podrían salvar solos.

-En el caso de que efectivamente gane el peronismo, Alberto Fernández viene hablando de un Consejo Económico Social. ¿Qué esperan que salga de ese ámbito del que participarán sindicatos y empresas?
-Primero hay que parar la caída; el tema del hambre es central. Le venimos reclamando a María Eugenia Vidal el tema de los comedores escolares, los cupos y los montos. Que un chico o una familia no tenga qué comer todos los días es un tema que hay que frenarlo. Nosotros creemos que hay que trabajar con medidas productivas para que generen empleo y no recortar salarios. Este gobierno generó un país absolutamente desigual, se la pasaron hablaron de inversiones externas y lo único que apareció de afuera fue el endeudamiento y la fuga de divisas. Algunos deben dejar de ganar lo que ganan, con que sea un poco menos, para que todos podamos vivir mejor para hacer una mejor distribución de la riqueza. También entendemos que mejorar el Mercosur sirve para salir adelante.

-En un pacto como el que especula de arranque Alberto Fernández, las partes ceden. ¿Qué está dispuesto a ceder el movimiento obrero?
-No queremos perder más. A partir de ahí queremos que un gobierno haga políticas que nos permitan desarrollarnos a todos. En ese sentido nos tenemos que escuchar y digamos todos qué necesidades tenemos por delante para llegar a puntos de acuerdo.

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Justicia penal a pedido

Francisco Dolmann, ex secretario general del INTI, consiguió su exoneración judicial a cambio de pagar 10.000 pesos y 96 horas de taras comunitarias que él mismo controlará si las cumple.

Pablo Maradei

Publicado

|

Foto: Fb Sol Pozzuto

El exceso de velocidad fue la segunda infracción que más cometieron los porteños al volante durante 2018 (aún no hay datos públicos de 2019) con 1.170.114 de actas labradas en la Ciudad de Buenos Aires: por esta contravención, que en caso de exceder los 140 km/h, el infractor debió pagar, en concepto de multa, entre 8.560 a 85.560 según la gravedad del hecho. Chiste (de qué otra forma se puede decir): el Tribunal Oral Federal de San Martín 4 fijó en $10.000 el resarcimiento económico que el ex secretario general del INTI y denunciado por actos de corrupción, Francisco Dolmann, debe pagar a los afiliados y damnificados a los cuales les retuvo, vía INTI, parte de su salario por compras y préstamos financieros otorgados por la mutual que comandaba. Las denuncias por apropiación indebida de fracciones salariales datan de 2001 y los afiliados a la mutual son varios centenares. Complementario (y por qué no un segundo chiste) el fallo lo benefició con una probation por la que tiene que cumplir tareas comunitarias por la nimia cantidad de 96 horas.

A cambio de las 10 luquitas y las 96 horas de trabajo comunitario (¿las cumplirá?), el TOF de San Martín junto al fiscal aceptaron, a pedido de las defensas de Dolmann y de Aldo Panzzita, el otro imputado, extinguir la acción penal dejando ni siquiera antecedente por el cual el dirigente sindical fue a la Justicia. ¿Justicia?

En un parte del escrito (foja 3) se indica que tanto al denunciante Marcio Prieto como a otra damnificada, Ana Gómez, “no han percibido en carácter de devolución las sumas que le fueron deducidas de sus salarios por presuntos créditos que ellos habían tomado y que al decir del requerimiento fiscal ascendieron a las sumas aproximadas de 15.000 y 5.400 pesos”. Pensar que la causa se inició hace años por lo que esos valores, múltiples devaluaciones de por medio, era un verdadero monto de dinero. Hoy se arregló todo por 10.000 pesos.

Más comedia del escrito judicial: en la página 6 los letrados exoneran al Patronato de Liberados de controlar que verdaderamente Dolmann y Panzzita cumplan cada uno con las 96 horas de tarea comunitaria indicando que “los aquí inculpados informen mensualmente, por cualquier medio, el cumplimiento de las tareas comunitarias impuestas”.

Pero hay más: Dolmann, en definitiva, al pagar los 10.000 pesos y comprometerse a cumplir la probation avala que en efecto estafó a los trabajadores. Maravillas sindicales: un secretario general que se dice defender a los trabajadores se hace cargo de ir en contra de los trabajadores.

Para intentar poner un poco de racionalidad a todo esto, Mundo Gremial consultó a un abogado penalista y a un juez para entender cómo funciona la deteriorada justicia penal: “Es cierto que el fuero penal fija penas simbólicas o nominales, pero también es cierto que esto es un delirio”. Completó: “El fuero civil es el que establece los verdaderos montos indemnizatorios hacia las personas que sufrieron la estafa pero esto es una joda por la magnitud de los delitos”.

Paréntesis: existe una corriente abolicionista dentro del derecho penal bajo el rótulo derecho penal mínimo que propone cambiar las sanciones penales por otro tipo de sanciones tipo civiles o reparatorias pero se supone que aplica para fallas menores y no para tamaña imputación.

Repasando la historia, las voces de involucrados en el expediente en calidad de damnificados (el denunciante es Marcio Prieto quien está en un estado de salud muy delicado) contaron a Mundo Gremial que “muchos trabajadores afiliados utilizaban la proveeduría de la mutual, pero cuando el INTI liquidaba los haberes descontaban lo que Dolmann y su gente les pasaba con un Excel que no se condecía con lo que se había comprado”. El ex secretario de ATE Nacional INTI, que estuvo 21 años al frente del gremio, perdió a fines de 2018 las elecciones frente a la Lista Naranja, resultado electoral que fue avalado por la Justicia luego de que Dolmann no reconociera su derrota.

Si usted es un ciudadano común claro está que todos estos beneficios no los tendría ya sea si le ponen una multa o estafara a alguien. Y si le dan elegir tenga en cuenta el ánimo recaudatorio del Gobierno de la Ciudad: de la multa no zafa nadie.

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

El desafío de construir liderazgos sindicales efectivos en el siglo XXI

Por Elina Escudero – Quiero Saber (Columnista de Mundo Gremial)

Mundo Gremial

Publicado

|

¿Por qué una persona, en cualquier lugar de trabajo, en el ámbito público o en el privado, decide unirse a un sindicato y representar a sus compañeros de trabajo? ¿No sería más fácil renunciar? Si no te gusta, te vas. Entonces uno se va y la obra vuelve a empezar. Viejas escenas, nuevos actores.

La comedia se repite tantas veces como uno lo permita. Pero, ¿qué pasa cuando alguien decide desobedecer el guion?

Es allí donde NACE el o la delegada.

Un representante gremial es alguien como cualquiera de nosotros, víctima de las mismas injusticias, que un día decidió probar una alternativa diferente e hizo algo al respecto.

La injusticia en cualquier parte, es una amenaza para la justicia en todas partes (Martin Luther King). Este es el entendimiento que la delegada o el delegado posee una vez que trascendió los problemas, los atravesó y salió de ellos renovado y fortalecido. Pero después, la realidad de las cosas vuelve a acechar y el delegado tiene que sortear, tanto la hostilidad de los jefes como la indiferencia y la desconfianza de sus propios compañeros de trabajo. Y duele. Es un momento de inflexión donde muchas experiencias quedan truncas.

¿Cómo sortear estos obstáculos de los que los manuales de delegados no hablan?

En este nuevo siglo que viaja a mil kilómetros por hora hacia un futuro que llegó hace rato, las personas y sus habilidades, determinarán las posibilidades de que las organizaciones se hagan más dinámicas para integrar los cambios sociales o se resignen a correr detrás de ellos. En todo caso, la sociedad avanza y arrasa con los mecanismos tradicionales de representación: los sindicatos, los partidos políticos y el Estado.

El escenario actual requiere la construcción de un nuevo paradigma donde las organizaciones se fortalezcan a través de las personas y sus liderazgos. Nuevas prácticas, realizadas de manera consciente, pueden ayudar con esta misión.

Empezando por entender que liderar es predicar con el ejemplo, aunque la frase sea del siglo pasado. La retomamos para definir un liderazgo sindical efectivo. Si decimos que el o la representante gremial es quien mostrará el camino a los demás, ayudarlo a vivir una vida coherente entre lo que piensa, siente y hace, debería ser una preocupación fundamental de las organizaciones sindicales.

Otra de las prácticas que pueden ayudar es escuchar más que hablar. Personalmente, he visto en cada asamblea, reunión o plenario, desaprovechar esta valiosísima oportunidad de nutrir a la organización, conociendo en profundidad las aspiraciones de cada una y cada uno de sus integrantes. En cambio, siguen reproduciendo viejas prácticas en el acercamiento “uno a uno”, utilizándolo para “bajar línea” acerca de lo que piensan ellos o los dirigentes de su organización, en lugar de escuchar, indagar y registrar todo lo que se discute para luego, poder hablar a cada público en su propio idioma ¿Acaso no es esta la promesa sobre la que se construye la fama del tan de moda “big data”?

Si por el contrario, estas oportunidades fueran aprovechadas trabajando en una escucha activa de las bases, al momento en que la o el representante sindical decida ir por más y desafiar a los trabajadores a realizar alguna acción (marchar, concurrir a una asamblea, hacer huelga), el terreno se encontraría lo suficientemente fértil como para que aflore en cada uno, en cada una, el sentimiento de que actuar es lo que hay que hacer, independientemente del resultado, porque habremos creado un significado personal e intransferible para esa acción. Entonces, si el sentido de la acción es individual, aunque el objetivo sea colectivo, la manera personal en la que cada uno decida llevar adelante esa acción debe ser elegida libremente.

Las personas tienen que poder sentir que su participación, sea pequeña o grande, es elegida. Y la organización tendrá la responsabilidad de registrar todos los niveles de participación para reconocer siempre a quienes decidan implicarse, del primero al último, a fin de hacerlos sentir parte y de esta manera, afianzar la relación de confianza que construye la legitimidad de las organizaciones y de sus autoridades.

En un país donde 8 de cada 10 argentinos cree que los sindicalistas son corruptos, recuperar la confianza parece prioritario aunque inalcanzable. Pero todo es imposible hasta que se hace. El camino está ahí, sólo hay que iluminarlo.

Seguir leyendo

ANÁLISIS Y OPINIÓN

Informe OIT: Los desempleados podrían aumentar en 2,5 millones en 2020

Así lo estimó el organismo tripartito en su informe «Perspectivas sociales y del empleo en el mundo–Tendencias 2020». También indicó que la falta de empleo afecta a casi 500 millones de personas en el mundo.

Mundo Gremial

Publicado

|

El nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) «Perspectivas sociales y del empleo en el mundo–Tendencias 2020» aseguró que “la insuficiencia de empleos remunerados afecta a casi 500 millones de personas en el orbe”.

Al mismo tiempo, sostuvo que “la ausencia de trabajo decente, asociada al aumento de la desocupación y la persistencia de las desigualdades, dificulta la posibilidad de construir una vida mejor”.

“Esa realidad dificulta la construcción de una vida mejor”, indicó el informe del organismo laboral tripartito, que explicó que casi 500 millones de personas trabajan menos horas remuneradas de las que desearían o no tienen suficiente acceso al empleo asalariado.

El estudio reseñó que “el número de desempleados debería aumentar en 2,5 millones en 2020” y que “la desocupación mundial se mantuvo relativamente estable los últimos nueve años, aunque la desaceleración del crecimiento económico significa que mientras en el orbe la fuerza laboral se incrementa no se crean suficientes nuevos puestos de empleo”.

“De esa forma, no es posible absorber a quienes desean incorporarse al mercado laboral. Para millones de personas es cada vez más difícil construir vidas mejores”, afirmó el director general de la OIT, el exsindicalista británico Guy Ryder.

Ryder señaló que “la persistencia y amplitud de la exclusión y las desigualdades laborales impide hallar un empleo decente y forjar un futuro mejor, lo que constituye una conclusión extremadamente preocupante y tiene repercusiones graves y alarmantes para la cohesión social”, dijo.

El desajuste entre la oferta y la demanda de mano de obra se extiende más allá del desempleo a una amplia subutilización de esa mano de obra y, además del número mundial de desocupados (188 millones), 165 millones no tiene suficiente trabajo remunerado y 120 millones o abandonaron la búsqueda activa o no tiene acceso, indicó.

Más de 470 millones de personas están afectadas, en tanto el estudio analizó también las desigualdades del mercado laboral y, a partir de nuevos datos y estimaciones, evidenció que “las diferencias de ingresos son superiores, en especial en países en desarrollo”.

A nivel mundial, el sector del ingreso nacional que se destina a mano de obra (y no a otros factores de producción) disminuyó entre 2004 y 2017 de 54 a 51 por ciento, y esa caída económica significativa fue más acentuada en Europa, Asia Central y las Américas.

Informe OIT 2020 – Los Desempleados Podrían Aumentar en 2,5 Millones en 2020 by Mundo Gremial on Scribd

“La pobreza de los trabajadores, moderada o extrema, debería incrementar en 2020-21 en esos países en desarrollo, lo que tornaría más difícil concretar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 1 sobre su erradicación en el planeta en 2030. Hoy, ese flagelo (ganar menos de 3,20 dólares diarios en términos de paridad del poder adquisitivo) afecta a más de 630 millones, uno de cada cinco personas de la población económicamente activa”, puntualizó.

Otras desigualdades significativas – definidas por sexo, edad y ubicación geográfica – son factores pertinaces de los mercados laborales, lo que limita las oportunidades profesionales individuales y el crecimiento económico general, en tanto 267 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años “no trabaja ni estudia ni recibe formación y soporta malas condiciones laborales, lo que no es compatible con la inclusión o el desarrollo”, señaló.

Stefan Kühn, principal autor del estudio, indicó que “el fortalecimiento de las restricciones comerciales puede tener graves repercusiones, directas o indirectas, sobre el empleo”, y que “el ritmo y la forma del crecimiento económico entorpece los esfuerzos para reducir la pobreza y mejorar las condiciones de trabajo en los países de bajos ingresos”.

“Es preciso modificar el tipo de crecimiento para estimular las actividades de mayor valor agregado a través de la transformación estructural, la modernización tecnológica y la diversificación de la producción. La subutilización de la mano de obra o los empleos de baja calidad implica que las economías pierdan beneficios potenciales de talento”, afirmó

Seguir leyendo
Aviso

LAS MÁS LEIDAS

Copyright © 2018 MUNDO GREMAIL. Desing by | dosveintiuno