Edición n° 1370 - martes 21 de octubre de 2014
Información general
Monday 21 de February de 2011 - 10:50

El secretario general de SOIVA a nivel nacional, Horacio Valdez habló con Mundo Gremial

Contó sus experiencias dentro del Sindicato del Vidrio así como también los beneficios que ofrece para con sus afiliados.

Soiva

Secretario General de SOIVA

Mundo Gremial -¿Cuántos años tiene el sindicato y cómo se formó?

Horacio Valdez -El sindicato se formó el 11 de junio de 1944, estamos hace 66, 67 años. Se formó como se formaron todos los sindicatos en ese tiempo, juntándose compañeros, haciendo auto-convocatoria y viendo como conseguir la cuota social. Lo primeros dirigentes tuvieron que ir a cobrarla a la puerta de la fábrica e invitar a los compañeros a afiliarse a una asociación que tenía que ver, primero que nada con una representación de los trabajadores que tenga que ver con las condiciones de trabajo fundamentalmente, categorizar a los compañeros, salarios y discusión paritaria y empezar con el tema de la salud. Nosotros en el año 1955 empezamos a hacer un policlínico que hoy tiene vida con la ayuda del General Perón tenemos un edificio magnífico para los trabajadores del vidrio. Tomando siempre decisiones de cuerpo y siendo corporativo pero en el buen sentido. Y esto ha hecho que haya grandes dirigentes, esta organización tiene una trayectoria importantísima, este sindicato estuvo muy cerca del general Perón cuando estaba en la Secretaria de Trabajo y Previsión y en el primer gobierno de Perón nace el primer Ministerio de Trabajo y en consecuencia el primer Ministro de Trabajo, José María Freire nace de este sindicato. Era vidriero de la seccional Avellaneda cosa que para nosotros es un orgullo, poder demostrar en la historia de esta organización lo cerca que ha estado Evita, el general Perón, de hecho hemos tenido una participación política constante, no menos de 10 o 12 diputados han salido de esta organización, Concejales e Intendentes. Tenemos una rica historia desde la política y desde lo que tiene que ver con el sindicato, me parece que en la parte social está a la altura de las circunstancias.

MG -¿Cuánto hace que está como Secretario General en el sindicato?

HV -Hace diez años que estoy. No tuvo que ver con luchas políticas, no tuvo que ver con internas, sino que tuvo que ver con una herencia. Los trabajadores del vidrio muy pocas veces tenemos oposición, lo que tenemos es una idea de criterio y somos como una casta que se va sucediendo permanentemente. A mi Secretario General anterior, a quien respeté y quien aprecio y apreciaré, desafortunadamente falleció y heredé su lugar. En esta organización no se lucha tanto por el poder, todos tenemos la obligación de que cuando abandona uno el puesto el que lo suceda tiene que seguir haciendo las mismas cosas y no es una línea de llegada es una línea de partida permanentemente.

MG -¿Cuáles son las mejoras que se han conseguido?

HV -Yo puedo hablar de mi gestión porque vale. Decirte que tenemos un hotel que estaba cerrado hace cuatro o seis años, por la tercerización, los tiempos menemistas no le hicieron muy bien a las organizaciones sindicales, y haberlo remodelado, haberlo hecho nuevo, ponerlo en marcha y que hoy sea un orgullo para los trabajadores, es un orgullo para su Secretario General. Además en el mes de diciembre acabamos de inaugurar un campo recreativo, un camping en José C. Paz en ruta 8, la gente está muy contenta. Tenemos otro camping en Ranelagh, en un lugar privilegiado, tenemos pileta climatizada que hemos hecho nosotros también. Este es un gremio que trabaja permanentemente. También estamos re-estructurando nuestro edificio. Después tenemos una prestación de servicios importante, tenemos algunas particularidades como sindicato, cuando hacemos una ayuda escolar queremos darle todo lo que hace falta para que realmente esa ayuda le dure todo el año. En el área de salud somos una de las pocas organizaciones que permitimos que los trabajadores jubilados sigan permaneciendo dentro del sindicato, donde tiene una vida activa porque votan y porque todos los años los mandamos a Córdoba a los compañeros porque aquí hay turismo social, porque hay esparcimiento, porque te brindan salud, también el sindicato paga los sepelios. Por eso me alarmo cuando veo que alguien públicamente pide libertad sindical, ésta está en el corazón de cada uno de nosotros y en la urna que le ponen para votar. Hay quienes no pueden ganar en una urna, entonces consideran que no existe la libertad sindical.


HV -Yo creo que se apunta desde el modelo a la fragmentación del movimiento obrero que tenga que ver con un montón de sindicatos de la misma actividad y con un montón de CGTs donde nadie pueda defender un salario como debe defenderlo ni las condiciones laborales. Porque un trabajador del vidrio gana exactamente lo mismo desde Tierra del Fuego a la Quiaca, por categoría y después de acuerdo a la zona, de acuerdo a donde trabaja tiene diferenciación salarial y un tercerizado dentro de esta organización gana como un trabajador efectivo. Pero esto no es nuevo ni lo impusimos porque hubo un ejemplo en el país donde demostraban que trabajadores tercerizados ganaban menos. No, esto es histórico dentro de esta organización. Todo el que trabaja en la actividad está amparado por el convenio de los trabajadores del vidrio.

MG -¿De qué manera se da la comunicación entre los afiliados y el sindicato?

HV –Esto es una comunicación permanente, es una familia donde los delegados tiene la obligación de recorrer la fábrica todos lo días, porque todos los días suceden problemas en el sindicato. No es un lugar donde todos los días alguien te va a venir a felicitar, sino todo lo contrario, te van a cuestionar permanentemente si estuviste o no estuviste. La obligación de nosotros es venir temprano, los dirigentes tenemos que ver donde las cosas suceden. Las asambleas siempre son importantes pero las decisiones siempre son de los dirigentes. Esto de que las bases deciden, deciden algunas cosas, los que somos elegidos para dirigentes por lo menos en esta organización, dirigimos, accionamos y tenemos claro cuáles con nuestros intereses y los intereses de los que defendemos. En esta organización hay un estatuto que respetar, nosotros no nos oponemos a tener oposición. Las corrupciones estructurales han avanzado a todos los sectores donde lo más puntual pasaba por el movimiento obrero. Si no cambiamos los esquemas y le damos alguna garantía y algún crédito a los que están en el modelo de gestión, seguramente vamos a terminar en una anarquía y nosotros lo que decimos desde las organizaciones sindicales es que nos gusta el sindicato. Yo a esto le dejo la vida, yo fui Secretario General en el peor momento de esta organización y hoy tengo una organización, que si bien no es rica, no tiene pobreza. Y tengo una obra social que debía 14 millones de dólares y ya no los debe. Me parece que este modelo de gestión y este aceptar que los cambios se van dando sobre los propios cambios y los dirigentes tenemos que estar a la altura de la circunstancia, no es vano. Nadie podrá conducir una organización sindical con el pensamiento y la ideología de 20 años atrás.

MG -¿Dónde tienen la mayor concentración de afiliados?

HV -En Berazategui y Avellaneda tenemos la mayor concentración de afiliados.

MG -¿En qué situación están con el tema de las paritarias?

HV -El sindicato del vidrio lo más importante que tiene, existe política salarial desde que yo estoy al frente de esta organización, porque el no estar actualizado con respecto a lo salarial no solo perjudica a los trabajadores sino que también perjudica a la organización y ésta funciona a partir de la solidaridad. Para tener una organización fuerte y con una actitud, bastante comercial, si no tenés no valés nada. Entonces, los buenos salarios hacen que el 2% que pongan los trabajadores y el 3% que pongan los empresarios hagan un sindicato medianamente fuerte y equilibrado. Entonces en un país donde la inflación crece y crece,  donde más pega es en los sectores del trabajo. En la Argentina hay mucho para cuestionar. Los salarios nunca alcanzan, entonces se hacen horas extra y lamentablemente con un gobierno progre como se llaman ellos, en este país pagamos impuesto al trabajo, es una cosa de locos que un trabajador por trabajar más tenga que pagar impuesto a las ganancias. Cuando en definitiva el trabajador paga el 21% de todo lo que consume. A los trabajadores hay que motivarlos para que trabajen más y para que tengan. Me parece que hay que cambiar cosas, no me parece que nadie  tenga que  profundizar un modelo que excluye, que auspicia al que no trabaja a que no trabaje, que le miente a toda la sociedad creyendo que el cooperativismo es todo, y en definitiva no funciona, si no hay un accionista que ponga dinero no funciona. Entonces es mentira que tenemos el 8% de desocupación, tenemos más desocupación nada más que la banca el pueblo. En la Argentina uno tiene la obligación de trabajar, de ser competitivo y entre todos tenemos la obligación de ordenar nuestra casa primero para ordenar la casa de los vecinos después. Hay que ordenar el mercado interno hacernos competitivos y después ver hasta dónde podemos seguir, si podemos exportar o no. Mientras tanto tenemos que ir a pelear a la Secretaria de Comercio para impedir el ingreso de productos de China, del Sudeste asiático que nos hacen mal a los trabajadores porque en definitiva, perjudican a la industria nacional.
Nosotros estamos apostando a otras cosas, queremos tener trabajo, cobrar como corresponde, tener salarios dignos, para todos los trabajadores del país. Estamos en contra del impuesto al trabajo, y estamos en contra de no haber permitido que los jubilados no cobren el 82%.

Comentarios