Edición n° 2349 - lunes 26 de junio de 2017
Análisis y opinión
Lunes 12 de junio de 2017 - 10:00

Gerardo Martínez expuso en la OIT: “Hay un ataque a los trabajadores”

El líder de la UOCRA disertó en la Conferencia Internacional del Trabajo en representación del movimiento obrero argentino.

Martínez en la 106° Conferencia Internacional del Trabajo

Martínez en la 106° Conferencia Internacional del Trabajo

El secretario de Relaciones Internacionales de la CGT, Gerardo Martínez, denunció que “los trabajadores estamos viviendo transformaciones negativas que implican un retroceso de nuestras legítimas aspiraciones hacia un desarrollo social e inclusivo”, en su exposición ante la 106º Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra, Suiza.

“Es una época de incertidumbre en toda su dimensión; conflictos armados, terrorismo internacional, catástrofes naturales generadas por el cambio climático”, aseguró el líder del gremio de la Construcción (UOCRA), quien agregó que “esta situación se agrava con el accionar especulativo de los mercados que provoca mayor concentración económica acentuando las brechas sociales. Los trabajadores no debemos pagar las consecuencias de un proceso de globalización que vuelve al mundo más injusto”.

Además, el delegado de los trabajadores argentinos subrayó que “los trabajadores sabemos que el mundo está en crisis, crisis que se profundiza en los países en vías de desarrollo donde se vuelve a dar prioridad al negocio financiero por sobre la economía real. Son los gobiernos quienes deben promover el desarrollo con igualdad de oportunidades. Existe un ataque a los derechos sociolaborales y una creciente desigualdad que requiere de la OIT un rol activo y una mayor inserción en el poderoso escenario de la economía global. Se debe encontrar soluciones para combatir la pobreza, el desempleo, especialmente el de los jóvenes, la esclavitud moderna y el trabajo infantil”.

A continuación, Martínez citó al papa Francisco: “Somos testigos del crecimiento de la pobreza en el mundo y de la brecha social que se hace cada vez más grande, pobres que son empobrecidos por otros, excluidos y marginados, a la vez que vemos espantados amplias regiones del mundo donde pobreza significa hambre y muerte”.

En tal sentido sostuvo: “No aceptamos un mundo donde las desigualdades se profundizan, aumenta la concentración de la riqueza y la única respuesta es la precarización de las condiciones laborales. Los migrantes y sus derechos, el empleo y el trabajo decente para la transición a la paz, y la reafirmación de la declaración sobre la justicia social son temas esenciales frente a los desafíos de la agenda del futuro del trabajo un futuro del trabajo que se enmarca en un proceso de cambio tecnológico e innovación y que traerá aparejado destrucción de muchos puestos de trabajo y creación de algunos nuevos al mismo tiempo”.

Manifestó que “la cuestión es quien se apropia de las innovaciones tecnológicas y cuál será la brecha de conocimiento entre regiones y países para lograr resultados positivos que promuevan la justicia social y la cultura del trabajo. En América latina observamos con preocupación que se profundizan los modelos de exclusión: se incrementa la desocupación o el trabajo es de mala calidad. El diálogo social sigue siendo débil e inexistente, en la mayoría de nuestros países; con una tendencia peligrosa hacia la criminalización de la protesta social que intenta restringir el derecho de huelga”.

El sindicalista planteó que “los gobiernos no están tomando medidas anticíclicas que revaloricen el papel del Estado, con políticas públicas que fomenten la economía real, el desarrollo productivo y el mercado interno”

Comentarios